Protegiéndonos

Voy a comenzar de una manera tangencial y hablando de algo que puede parecer totalmente distinto pero que sí que es lo mismo y es igual. La puerta de mi casa tiene una cerradura especial, con no-se-cuantos anclajes y una llave que probablemente abra hasta las puertas del infierno. Hay tres copias de esa llave y si necesitara hacer otra, tengo que pasar por un proceso burocrático y pagar unos cien leuros, lo cual garantiza la seguridad en mi casa. Las ventanas de mi casa son de cristales especiales y tienen todas las bendiciones de la policía. Puedo incluso dejar una ventana un poco abierta sin que entren a robar. El resultado de todo esto es que mi casa tiene cierto nivel de seguridad, he hecho lo posible por garantizar la máxima seguridad y jamás se me ocurriría por ejemplo tener una cerradura comprada en un chino por dos leuros y con treinta copias de la llave repartidas por el barrio o dejar una ventana abierta con un gancho e irme a trabajar. La seguridad es muy importante y si en tu casa no te sientes seguro, pinta mal la cosa.

Ahora demos un salto hacia el mundo cibernético y entremos en nuestra nueva casa, Internet. En este lugar hay ladrones y rateros aún en más cantidad que en el mundo real, te pueden atacar desde cualquier lugar del mundo ya que no hay las limitaciones físicas del universo físico y sin embargo la gente parece que no se lo toma en serio. La llave única que abre todos los lugares es sencillamente un suicidio. Si tienes una sola contraseña para todos los lugares estás loco. Si usas contraseñas fáciles y de pocos caracteres, estás loco. Si crees que las diferentes multinacionales que funcionan como mafias legales dentro de Internet no buscan acaparar toda la información que pueden de ti, estás loco.

Yo estoy registrado en setenta y cinco lugares de Internet. Puede que alguno más que no recuerde. Es decir, necesito setenta y cinco llaves para abrir esas puertas y que en el mundo virtual llamamos contraseñas. Piensa como sería si tuvieras que salir a la calle con un llavero que tiene tantas llaves. Marcarías más paquete que Nacho Vidal. Ya dije pero repito que tener una contraseña para esos setenta y cinco lugares es una estupidez que debería estar castigada con pena de cárcel. ¿Hay soluciones para este problema? . Las hay y son varias pero yo me centraré en la mía particular. Yo tengo un sistema doble, redundante. Para aquellos menos agraciados os recuerdo el significado más importante de la palabra redundancia: Cierta repetición de la información contenida en un mensaje, que permite, a pesar de la pérdida de una parte de este, reconstruir su contenido. Es decir, si mi sistema principal falla, sigo siendo capaz de recuperarlo todo (o casi todo). Sería el equivalente a tener una segunda llave.

KeePass 2

KeePass 2, originally uploaded by sulaco_rm.

Mi sistema redundante es el KeePass, un gestor de contraseñas seguro y gratuito creado con software libre. Es una caja de seguridad en la que encierro las setenta y cinco contraseñas que necesito y a la que solo se puede acceder si conoces la contraseña de este lugar. Su base de datos está encriptada usando los mejores y más seguros algoritmos de encripción y si alguien tiene acceso a ella, le tomaría demasiado tiempo y esfuerzo conseguir la información, con lo que incrementas tu seguridad. Tiene programas que funcionan en prácticamente todas las plataformas. Yo uso el de Güindous y el de Mac en los ordenadores de mi casa y el trabajo y el MiniKeePass en mi iPhone y iPad.

MiniKeePass

MiniKeePass, originally uploaded by sulaco_rm.

Tanto las versiones del iPhone y del iPad como las que tengo en los dos ordenadores usan la misma base de datos. La muevo entre ellos a través de Dropbox, uno de mis armarios en la famosa Nube. La llave que abre esta base de datos es una contraseña de alrededor de veinte caracteres, muy segura y algo que yo puedo recordar pero que nadie más podría dar con ella. Este sistema es muy bueno pero tiene un solo problema. Si quieres usar algún plugin para conectarlo a tu navegador favorito y usarlo, siempre tienes que tener abierta la aplicación que accede a la base de datos.

Mi sistema principal es el LastPass. Uso la versión gratuita y para mí es más que suficiente. Es una caja fuerte en la Nube, un lugar en el que tengo guardados esas setenta y cinco llaves y al que solo se puede acceder entrando una contraseña distinta a la del KeePass y también de unas veinte letras. LastPass tiene plugins para todos los navegadores y al comenzar a usarlos me aparece una ventana y me pide mi contraseña para conectarme a mi base de datos. Además, tiene acceso automático con lo que cuando quiero leer mi correo o entrar en alguna de mis cuentas, al abrir el enlace el plugin se encarga de entrar el nombre y la contraseña.

LastPass

LastPass, originally uploaded by sulaco_rm.

En Firefox lo veo como un pequeño candado que cuando está abierto quiere decir que tengo acceso a mi caja fuerte y cuando está cerrado no lo permite. Una de las cosas curiosas que tiene el LastPass es que te permite realizar controles de la seguridad de todas tus contraseñas y así detectar puntos débiles. El último, realizado esta mañana ya que en los últimos tres meses he añadido y cambiado algunas contraseñas, tuvo el siguiente resultado:

Resultados LastPass

Resultados LastPass, originally uploaded by sulaco_rm.

Tengo dos contraseñas débiles que corresponden a sitios en los que solo te permiten usar un número de cuatro dígitos y la contraseña en blanco es para acceder a mi banco ya que usan un sistema muy sofisticado y que requiere de tu tarjeta de crédito y el chip que contiene en combinación con un lector de tarjetas con teclado numérico conocido como el RABOpass.

Concluyendo, tanto mi casa en Holanda como mi casa en Internet están protegidas. Ya sé que predico en el desierto pero allá tú.

7 respuesta a “Protegiéndonos”

  1. Yo siempre hago caso de tus consejos, sinceramente siempre son muy sensatos, y salvada sea la edad, como es natural, navego por tus mismas ondas de pensamiento, pero he de reconocer que en esto de la informática yo solo tengo conocimientos a nivel de un modesto usuario, “self made” y mas bien ignorante en estas lides, he tomado muy buena nota de lo que dices, con lo que estoy muy de acuerdo, lo que pasa que no tengo ni idea de como llegar a esos programas de los que hablas.
    Salud

  2. Muy bueno lo de la seguridad, por curiosidad, ¿has intentado sacar una copia de la llave de tu casa aquí? concretamente en 1º de Mayo. Hasta ahora me han duplicado todas la llaves, hasta esas en las que dicen que solo te las puede duplicar el fabricante y cobrandote una pasta.

  3. Con 3 copias siempre he tenido suficiente. Una para mí, una para la mucama y otra para mi vecino y cuando ha venido alguien a visitarme, mi vecino les abre la puerta y les da su llave … lo que tengo claro es que el día que alguna visita me pierda la llave … o me paga los cien leuros o le pongo dos velas negras y se va a cagá.

  4. Uf, 75 contraseñas para 75 sitios. ¿Eres espía o agente del FBI tipo Bourne? Seguro que en Suiza tienes una caja de seguridad. Yo para una docena de sitios utilizo 4 contraseñas, 3 de ellas de primer nivel, es decir, 1 de ellas asocidada a 1 sólo sitio, y la cuarta para foros y demás. Cierto es que no soy usuario de la banca on-line.

    Y los cristales de las ventanas aprobados por la polícia, ¿que son? ¿manparas antibalas de los bancos de 20 mm de espesor? Tendrás buenas bisagras con lo que pesan … 😉

  5. En ese grupo hay cinco o seis compañías aéreas, 4 cuentas de correo en sitios distintos, cuatro o cinco buscadores de hoteles y billetes de avión y que si el tumblr, distorsiones, amazon, tripadvisor, proveedor de internet, el de telefonía móvil y esto y aquello, llego a los 75 fácilmente. Solo abriendo el navegador tengo 4 pestañas con 4 sitios a los que me conecto …

    Son cristales dobles con el máximo aislamiento posible. En Holanda la policía puede revisar tu casa y si pasas sus pruebas, darte un certificado de seguridad. A la hora de venderla, eso le da valor a la casa y a la hora de pagar el seguro de la vivienda, cualquier aseguradora te da al menos un 10% de descuento y algunas un 15% o más. Mis ventanas no tienen bisagras en la planta baja porque no se abren. Son enormes y para ventilación hay una rejilla. En la planta alta sí se pueden abrir, tanto hacia adentro en vertical como en horizontal.

  6. Me ha interesado mucho eso de las ventanas. La empresa que te las puso, ¿tiene distribuidor en España?… Lo pregunto, porque estoy pensando en cambiar las ventanas de casa. Yo tengo rejas, en todas ellas, y me deprime muchísimo.

  7. huitten, lo dudo. Es una pequeña empresa de la zona. En Holanda las rejas solo se usan en las prisiones pero en España con la de ladrones que salen en la prensa, las rejas son totalmente necesarias.

Comentarios cerrados.