Provocando un géiser en las montañas de fuego

Ayer veíamos el comienzo del chorro de vapor de agua que se produce cuando echan un cubo de agua en las anomalías geotérmicas y hoy tenemos el chorro de vapor a plena potencia. En el restaurante que hay junto a este lugar, cocinan la comida usando el calor generado por el volcán, una barbacoa permanente que les debe permitir ahorrarse un pastón en gas y electricidad. A propósito, el precio de la entrada, al menos cuando estuvimos nosotros, era de ocho euros.

En la visita a Timanfaya, aprendes que la zona surge tras las erupciones que hubo en los siglos XVIII y XIX (X:10, V:5, I:1 ó -1 para aquellos versados en numerología y que quieran traducir estas cifras ocultas en números mundanos). A trece metros de profundidad se registran temperaturas de hasta seiscientos diez grados …