Puñeteando en el curro

Ayer hablaba por éste el mejor blog sin premios en castellano del Árbol triste de Navidad y esta mañana en la oficina opté por tomar cartas en el asunto y comenzar una cruzada de esas que solo se pueden ganar y que de gratis te aportan el odio infinito de los de recursos inhumanos. Estaba con la basca tomando un café y comencé a reprocharles la lástima tan grande que da el triste-árbol de Navidad que tenemos y todo el mundo comenzó a calentarse y cabrearse. Al final los convencí para comenzar una rebelión y convertir el árbol de Navidad de nuestra planta en una obra de arte pero de esas que son obras de hel arte. En paralelo me ofrecí a meter en el sistema un incidente a mi nombre para los de gestión del edificio que casualmente son los de recursos inhumanos y al volver a mi sitio, la hice y le mandé copia a todo el mundo en mi planta. Mi incidente fue algo como si dijéramos:

Queridos y desestimados Recursos inHumanos:

El árbol de Navidad que hay la zona de papeo y relajamiento de la tercera planta no se merecía la pena de muerte para acabar en ese lugar sin ninguna decoración navideña. Si ustedes, con su gracia infinita y su poder supremo sobre nosotros los meros mortales asalariados no quieren gastarse un leuro o quizás dos en cosas para decorarlo, al menos informen a la gente que trabaja en esta planta e invítenlos a traer adornos pagados de su propio bolsillo y con ese dinero que han ganado con tan poco sudor y que seamos nosotros los que le demos el espíritu ese navideño y de chimpun que no tiene.

¡Un poquito de por favor! y anulen la norma esa estúpida y maligna que pusieron impidiéndonos decorar la planta. De no ser así y con sus supremos poderes, SALVEN la vida de un árbol y ahorrennos el vivir de cuerpo presente la agonía de esta pobre planta que tuvo la mala suerte de estar en el lugar equivocado en el momento tan poco oportuno en el que ustedes fueron a comprarlo.

Con grandes postraciones y lamiéndoles las uñas más negras de los pies, se despide de ustedes adorados torturadores un servidor sin ilusión ni fantasía.

El Elegido

Por supuesto al incidente le puse de título Árbol de Navidad Triste y en la escala de prioridades, que tiene cuatro niveles, baja, normal, alta y CRÍTICA, le asigné la categoría CRÍTICA.

El pantallazo con mi incidente lo distribuí y hay un rumor maligno e insidioso por toda la oficina por lo que he hecho y conatos de rebelión en la segunda planta e incluso en la primera, que es donde están los de recursos inHumanos. Hoy por la tarde teníamos la reunión mensual con los empleados, de obligatoria asistencia y por supuesto me he escaqueado y la he boicoteado y algunos colegas seleccionados cuidadosamente, en caso que la gerencia haga alguna referencia informarán que yo me he quedado en el velatorio del árbol triste de Navidad de mi planta y que por eso no he podido asistir.

A la polaca directora de los recursos más inhumanos la voy a dejar lista para que vuelva a casa por Navidad con una cantidad suficiente de mala leche.

5 opiniones en “Puñeteando en el curro”

  1. Coño, a eso se llama tocar los juegos con las manos frías.

    Pagaría por ver la cara de los de recursos inhumanos al leerlo.

  2. Solo por el intento de hacer el final de la vida de ese pobre arbolito un poco más digno ,te voy a asignar un gallifante.
    La semana que viene ni me meto contigo. Te lo has ganado.
    Y la maldad intrínseca del correo….. ufffffff esa sornita que estoy segura que le pusiste al correo real…………. ME ENCANTA.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *