Puntos y comas para esta pequeña pausa

No recuerdo un regreso de vacaciones con tanto stress como éste. Entre que aún tengo a mis padres en mi casa, que en mi empresa estamos en los meses en los que todo se va al carajo y hay que reorganizarnos y despedir gente una vez más para volver a intentarlo y que estamos todos los días por encima de los veinte grados y esta es la temporada alta de visitas y reuniones, no doy abasto.

Estos días también he aprovechado para realizar la migración desde mi viejo PC con Ubuntu a mi maravilloso y absolutamente increíble Mac Mini con Mac OSX Leopard. Ya está todo apañado y la verdad es que no entiendo como he podido vivir hasta ahora sin esto. Para aquellos pollabobas que se llenan la boca de mierda alabando los productos de la ventana podrida, desearles que se pudran en el infierno. Como usuario que solo quiere usar su ordenador de la forma más eficiente posible sin tener que instalar mil millones de cosas y sin tener que protegerme de todo lo habido y por haber, tener un Mac es lo mejor que te puede suceder. Ahora mis dos equipos se ven, se hablan, se comparten música y todo tipo de contenido multimedia de una forma transparente y sin que yo haya tenido que hacer nada o instalar algún programa extraño y buscar el crack correspondiente que suele venir acompañado de unos cuantos virus. Todo funciona, sin más.

Aún no he hecho la copia de seguridad de mis fotos de la vacaciones y es algo que haré sin falta en las próximas veinticuatro horas. Volví a Holanda con seis gigas de fotos, muchas de ellas hechas con mi nuevo y flamante objetivo de ojo de pescado (Fisheye). Ya contaré las cosas que he comprado y el estado actual de mi familia fotográfica, la cual se ha visto incrementada con este objetivo, otro extensor (extender) y una mochila que me hace la vida mucho más fácil cuando viajo con la cámara y todo lo demás y que además ha sido fabricada usando más de un cincuenta por ciento de productos reciclados.

Esta mañana, mientras trataba de hacer ml cosas distintas en mi trabajo, me llegó una inspiración divina y decidí mirar billetes para ir a Gran Canaria. Normalmente los Last Minute se ponen a la venta con un par de días de antelación así que no tenía mucha fe y cuando me encontré con que puedo ir y volver en las fechas que quiero por menos de doscientos euros casi me desmayo. Compré el billete sin dudarlo un solo instante y solicité las vacaciones a mi jefe. Estaré en Gran Canaria para la fiesta de San Juan, como todos los años. Lo más increíble es que después de todo este trajín viajero, aún me quedan veinte días laborables para gastar en la segunda mitad del año, con lo que volveré a los Estados Unidos o haré algún otro viaje exótico.

El gran evento de esta semana en la que volví de Nueva York y me compré el billete para mis próximas vacaciones ha sido el esperado y deseado césped para una parte de mi jardín. Ahora cuando lo veo aún no me lo creo. Tengo dos áreas con césped en los cien metros cuadrados de jardín y en la nueva espero colocar una hamaca y disfrutar de unas siestas de escándalo mientras los pájaros cantan a mi alrededor. Mi padre me lo dijo mirándome con orgullo. Mi jardín ha tomado forma y se parece a lo que yo imaginé cuando compré la casa. He quitado algunos pinos navideños, he eliminado algunas matas que no me gustaban y he plantado otras y ahora se pueden ver los cambios. Mis árboles lucen lustrosos, el césped resplandece con su verde tan intenso y aunque los tulipanes ya se han ido, las hortensias están a punto de lanzar sus hermosos colores hacia el cielo. Habrá algo más de trabajo en el jardín a finales del verano y quizás arregle la parte delantera de la casa porque en ese lado sí que no tengo ni tiempo ni ganas de trabajar en el pequeño jardín que hay.

Recapitulando, tengo césped nuevo, he vuelto de Nueva York, en dos semanas voy a Gran Canaria y tengo un Mac Mini nuevo. Uno de mis amigos holandeses me lo dice siempre en inglés: Life is so simple!

6 opiniones en “Puntos y comas para esta pequeña pausa”

  1. Tú lo has dicho: Life is so simple!Recomiendo a todo dios que se haga con un Mac Mini. En la empresa, después de alabarlo a diestro y siniestro, ya son cuatro los que se han hecho con uno. Y yo sigo esperando mi iMac para finiquitar la existencia de mi oldPc. O para darle un uso más apropiado.

  2. ¿Cómo se llama mismo el hotel que te quedaste en Roma? Tom y yo no estaremos para San Juan snif snif volvemos de Zaragoza el 1 de julio! Muchos besos y enhorabuena por el MiniMac, debo decir que tengo una cierta envidia sana jejejejeje

  3. Me alegro que hayais vuelto bien. Parece que la crisis Americana no os ha afectado. Estuve en La Roka hace unas semanas y vi a plus y a otros amigos comunes. el tiempo en Mayo es perfecto: Un tiempo de 23 grados con suave brisa marina, la playa para ti y unos guiris, y el pepe chiringo con sus bocadillos rebosantess de calorias y colesterol; si, life is so simple…sometimes!… sigh!

  4. saulo, la gente que los critica normalmente tienen ceja única y todavía usan la línea de comando para hacer la mitad de las tareas en los otros sistemas operativos.

    Patricia, entonces nos veremos al final del verano porque está clarísimo que ustedes no quieren venir a visitarme.

    M, la crisis americana nos ha afectado de todo lo que compramos a precio de risa. Espero ver a plus y al resto en mi visita. Por ahora tengo ya confirmada la hoguera de San Juán, porque este año no iré a las Canteras.

  5. Te confirmo mi asistencia en San Juan aunque eso de bañarme a las 12 me lo estoy pensando seriamente…
    La cita con M fue corta pero dulce aunque yo estaba “muelta” como siempre en estas últimas semanas…ya no doy para más. Necesito unas vacaciones.

  6. ¡Genial! El agua de la medianoche está buenísima y si hay mucha parroquia y todos ponen su chorrito de agüita, se pone muy calentita y perfecta para el baño. ¿Tú que brujería haces? ¿Entierras un huevo, tiras una rosa o te da por la fruta?

Comentarios cerrados.