Puritanismo con linchamientos mediáticos

Desde hace unos meses hay un tsunami de puritanismo y de juicios paralelos que comenzó en los Estados Unidos y que se está extendiendo por todo el mundo. Que conste que estoy en contra de aquellos y aquellas que usan sus posiciones de poder para abusar de otras personas pero creo que esto se ha ido de las manos y en la actualidad es una cacería de brujas en las que cuando una persona señala, una jauría, normalmente en las redes sociales, se lanzan a atacar y condenar sin importarles un carajo nada más, de re-escribir la historia y borrar a esos que ellos no ven aptos. Lo más terrible es que entre los acusadores hay pecados tan grandes o más que aquellos a los que acusan pero como tienen a las hienas de su lado, pues a nadie le importa.

Los casos que han salido a la luz no son nuevos y conocidos milagrosamente en estos días. LLevo años viendo en las páginas de rumores relacionadas con el cine como estos nombre y otros muchos y entre esos muchos el de cierta tipa que dio un discurso y que quiere ser presidenta y quizás debería esconderse para tapar la mierda que oculta, que no es que ella sea desde un punto de vista moral mucho mejor que aquellos a los que señala. Hay un montón de casos más, que jamás saldrán y también hay un montón de gente, actores y actrices, que no dirán nada porque han llegado al lugar en el que están con el coño y el culo por delante, chupando lo que les metían en la boca y haciendo lo que tenían que hacer para triunfar y pasar sobre otros, entre los que están muchos de los que se quejan porque no tuvieron lo que hay que tener. En ciertos entornos las cosas son así, o quizás en todos.

Con dieciséis años, tuve una tremenda agarrada con mi profesor de filosofía. La razón, que estaba hasta los güevos que una pelleja descerebrada y que perfectamente podría cobrar una paga por retardada tuviera en todos y cada uno de los exámenes de esa asignatura, mi nota. Sus méritos, dos tetas que no se molestaba en tapar y que le ponía al profesor en la cara, un tipo del que se sabía que se la pegaba a su hembra hasta con los agujeros de los donuts. Cuando me quejé, en voz bien alta y en la clase, frente al resto de los alumnos, buscó su venganza y al terminar el último año intentó impedir que me pusieran una matrícula de honor y por lo que me contaron otros profesores, la bronca en el claustro fue épica porque allí todo el mundo sabía de lo que cojeaba aquel gilipollas. En la universidad, conocí no una, ni dos, ni tres, sino un montón de estudiantes universitarias que otorgaban favores a algunos profesores y aprobaban asignaturas y algunas hasta tenían notas espectaculares. Todos sabíamos quienes eran y a quienes ofrecían sus servicios, que para mi ahí el culpable no era el profesor sino ambos, con ella como culpable en primer grado. En mi vida laboral, mi jefe español despreciaba a una ingeniera por ser mujer, pese a ser la mejor del equipo y cada vez que ella se daba la vuelta y se iba, a él le faltaban nanosegundos para hacer un gesto que indicaba que era una chupapollas. A ella se lo dije y respecto a él, cuando dejé la empresa para emigrar y el tipo intentó cubrirme con toda su mierda, que robaba a manos llenas, aporté tal cantidad de pruebas que fue despedido a los tres meses. En Holanda no he visto en la empresa en la que trabajo ningún tipo de acoso pero sí que se que han habido cuernos épicos, con broncas e incluso peleas a hostias. También sé y él sabe que yo lo se que cierto jefillo se ha pulido a un rosario de secretarias y se las pulió porque ellas lo quisieron y a ninguna le preocupó lo más mínimo que fuera un hombre casado y con niños pequeños.

Comenzamos como bestias y seguimos siéndolo y me pregunto si todos esos y esas que ahora gritan y piden poco menos que se destruya la obra de artistas fabulosos harían lo mismo si la bestia despreciable es el señor que inventa la cura de algún cáncer, o la del señor que crea una vacuna que termina con alguna enfermedad terrible. Sí, es lo mismo y por más que lo nieguen lo saben. Esta ola de puritanismo con linchamientos públicos se pasará, pero a saber si nos recuperamos del daño que está causando y aún le queda por hacer.

Una respuesta a “Puritanismo con linchamientos mediáticos”

  1. Muy de acuerdo contigo, las modas de estas cosas vienen por oleadas, se va una y sin que se termine del todo con la moda de la última, viene otra, muchas justificadas, quizá la mayoría, pero que se desvirtúa su esencia en el camino, la violencia de genero, el machismo, la xenofobia, la homofobia, la pederastia, la pedofilia, los independentistas 🙂 truscolanes, en fin, una lista interminable, parece que se descubre de repente que existen y como hordas sedientas de sangre se lanzan con cuchillo en los dientes a por lo que pillen, y como dices, el fondo de la verdad les importa una mierda, el caso es estar ahí, en la moda y destruyendo…
    Salud

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.