Qué ganas de encochinarme

Qué ganas de encochinarme

En una de las visitas a lugares para enseñarnos cosillas y mayormente vendernos otras, que era la verdadera misión del tema, estuvimos en una fábrica de obleas de arroz y en un lado tenían unos establos. En uno estaban tumbadas todas las cerdas madres, encochinadas y exquisitamente limpias. En la otra estaban sus retoños, preciosos y tratando de sobrevivir a la intensa caló del lugar que les debe haber quitado las ganas de moverse. Esto me recordó que lo que tenemos en común todas las grandes civilizaciones del universo conocido es nuestro supremo amor por los cochinos y si queremos delimitar claramente el EJE DEL MAL, solo hay que mirar los países en los que no comen esta carne para saber que allí habría que pasar rodillo y no dejar cabeza pegada a cuello. Nuestro amor por el producto que generan estos animales es infinito, tan grande que hemos tenido que añadir palabras a nuestro idioma que definen de una forma gráficamente clara lo que sentimos. Nos ENCOCHINAMOS al darnos un atracón y ese verbo hasta tiene otro significado, ensuciarte, aunque yo sigo prefiriendo el que se le da en las islas Canarias relativo a comer cantidades industriales de algo que te ha gustado tanto que no has podido dejar de comer. No hay carne más rica que la de cochino, preparada de cualquier forma o manera, igual que los mejores embutidos también vienen de ellos. Salvo por Malasia e Indonesia, en el resto de Asia te puedes encochinar a base de bien y en los dos países mentados la envidia les corroe tanto que hacen una especie de bacon de vaca que si hay que definir científicamente, solo se puede decir que es una puta mierda del copón. Lo único bueno que se puede decir del joputa que actualmente es el presidente de gringolandia es la cara de cerdo que tiene.

Cuando esto aparezca en la bitácora yo ya llevaré varios días en Gran Canaria y creedme, me habré encochinado a conciencia.

4 opiniones en “Qué ganas de encochinarme”

  1. Si, te estarás encochinando y además, disfrutando de 30º que encargué especialmente para ti y que tuvieras un adelanto de veranito…jajaja 🙂
    Aunque hoy os ha ido un regalito del desierto africano en forma de polvo en suspensión que hasta aquí afortunadamente no ha llegado, pero la playita lo resuelve todo, y los posibles avistamientos plareros siempre son posibles…jajaja 🙂
    Salud

  2. Del cerdo hasta los andares! Hoy en mi casa toca jamón asado, que me sale de muerte aunque esté mal que lo diga yo. A encochinarse.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *