Rare Exports, un cuento gamberro de Navidad – Rare Exports: A Christmas Tale

Rare Exports, un cuento gamberro de Navidad - Rare Exports: A Christmas TaleAl llegar a Gran Canaria miré la cartelera y crucé los dedos esperando que hubieran un montón de películas españolas pero me llevé un palo ya que no había nada. De entre lo poco exótico e interesante que sobrevivió a las películas navideñas me llamó la atención una especie de película de terror finlandesa sobre el chamo ese conocido como Santa Claus, uno de esas historias exóticas y que saltan de festival en festival. En Holanda al parecer salió directamente en DVD y aquí en España le han dado una oportunidad y ha llegado a los cines, al menos a las filmotecas. Se trata de la película Rare Exports: A Christmas Tale la cual sufrió una pequeña mutación en la traducción y acabó como Rare Exports, un cuento gamberro de Navidad.

Un niño julay se ensaña con el hijoputa de Santa Claus y casi que le tunea el puto trineo

Un chiquillo finlandés que vive poco menos que en el fin del mundo es testigo de como unos científicos están tratando de desenterrar algo de una montaña y al parecer se trata del verdader Santa Claus. Después de una investigación en un par de libros de su casa descubre que el hombre es más malo que un expresidente de gobierno y tendrá que convencer a su padre y otros vecinos para luchar contra él y destruirlo.

La película tiene un guión muy original y la historia, pese a ser increíble, resulta fascinante. El lugar se ve frío de cojones y la gente parece tan básica como los Orcos de Vecindario, capital de Mordor. Por razones que se me escapan metieron algo de politiqueo barato que no termina de cuajar pero cuando el director se olvida de esas cagadas y se vuelve a centrar, la cosa gana un montón. Hay unas cuantas escenas gore que seguro que le ponen mal cuerpo a muchos que todavía creen en la navidad. Pese a todo, la historia te deja un cierto sabor agridulce ya que no parecen saber como rematar los mejores momentos y en ocasiones se les va la mano con las volatadas. Es un experimento curioso pero poco más. El niño protagonista no parece muy buen actor y se le ve demasiado limitado (o eso, o tiene sangre de los Borbones) y lo mismo se puede decir de los otros chiquillos.

Dudo mucho que sea el tipo de cine que buscan los miembros de alto rango del Clan de los Orcos, salvo que les gusten los bocados exóticos. Sin ser un peliculón, tampoco es que sea una mierda.

06/10