Recepcionista en el Club de las 500

recepcionista

Como sucede todos los días, aquí casi nadie le da la importancia que tiene al hecho increíble y asombroso de tener cada día una o dos anotaciones originales y con un contenido fabuloso, increíble y asombroso. Por ejemplo, en abril del año 2005 mientras otro se dejaban las yemas de los dedos pulsando las teclas de copiar+pegar y se autodeclaraban blogueros, yo me salía por la tangente y narraba en Omán sexta parte – Sur y de vuelta a Moscate mi alucinante viaje a Omán, conocida tierra en la que se incuban candidatos a terroristas-musulmanes que después nos querrán hacer pupita de la mala. En la factoría de gas a la que fui a trabajar me costó un montón pero finalmente conseguí hacerle una foto a la recepcionista emburkada sin taparse la cara y de negro riguroso. Esa foto estaba en el relato del viaje y hoy consigue su propia anotación ya que tras más de una década, hoy le damos la bienvenida al Club de las 500.

2 opiniones en “Recepcionista en el Club de las 500”

Comentarios cerrados.