Recuérdame – Remember Me

Recuérdame - Remember MeMe he pasado toda la semana intentando convencer a mi amigo el Niño para que fuera conmigo al cine a ver una película que llevaba las etiquetas de drama y romántica bien visibles. Todos los días me ha repetido hasta la saciedad que preferiría que lo obliguen a ver doce horas seguidas del canal internacional de TVE antes que sentarse en un cine durante dos horas para ver Remember Me y finalmente no se vino. Lo siento mucho por él porque Recuérdame es una buena película que cuenta una historia preciosa.

Un julay consentido se encoña de una piba que está como para clavarla en el catre y dejarla ahí para siempre y al mismo tiempo trata de detener la descomposición de su familia disfuncional y traumatizada

Comenzamos la película con dos dramas. Por un lado vemos a una niña que presencia como unos ladrones matan a su madre mientras esperaba el metro en Nueva York y por otro vemos a una familia que va a la tumba de uno de sus seres queridos para celebrar el aniversario. Pronto ambas historias se cruzarán cuando dos jóvenes se enamoran sin querer, ambos con el corazón parcheado y bien lleno de cicatrices y por extraño que parezca, hay una enorme fuerza gravitacional que los llevará a hacer que lo suyo funcione. Mientras, sus pequeños mundos, aquellos de los que vienen, se deshacen poco a poco y ambos intentarán detener esa hecatombe y salvar aquello que se pueda. Al final, como siempre, el amor lo puede todo pero a veces el precio a pagar es sencillamente muy alto.

Robert Pattinson nos sorprende con una pequeña historia de amor y drama que lo aleja bastante del papel de vampiro rechulo al que nos tiene acostumbrados. De repente lo vemos como un joven sensible, perdido, asustado, enamorado, que ama a su familia y trata de mantenerla unida, que comienza una venganza que acabará como una gran historia de amor y que en todo momento resulta muy creíble. Esa es la gran sorpresa de esta película, saber que puede actuar, que si nos muestra ternura, la podemos ver al otro lado de la pantalla y que puede tener mucha química si a su lado está la compañera adecuada. La historia se va desenvolviendo por el camino ese que sabemos que lleva hacia las lágrimas y aunque nos lo olemos y lo vemos venir, el suceso que marca el final de la historia nos pilla por sorpresa y nos da una patada allí en donde más duele y nos deja noqueados, despertando al mismo tiempo un montón de recuerdos que todos llevamos dentro y que están ahí esperando a que destapemos el frasco en el que los guardamos.

Me sorprendió reconocer un montón de rincones de Nueva York por los que he pasado y casi sentir ese extraño hormigueo que te recorre cuando caminas por allí y sabes que estás en la capital del universo conocido. También me gustó el dejarme llevar en esa montaña rusa emocional que sustenta la película y en la que las emociones más básicas son muy importantes. Aunque a algunos les chirríen los dientes y se persignen aterrados, no me importa que se sepa que me lo pasé muy bien y que salí del cine con la sensación de haber visto un muy buen espectáculo y de eso es de lo que se trataba.

No es el tipo de cine al que vas con los amigotes pero sí algo más íntimo para ic con tu pareja, sin grandes pretensiones y sabiendo de antemano que es un drama romántico y que en estos, las risas y el buen rollito no abundan. Aún así yo te diría que vayas a verla.

08/10

Una respuesta a “Recuérdame – Remember Me”

Comentarios cerrados.