Retazos de mi realidad

Para mí no existen las semanas normales. Todas son especiales por uno o varios motivos. La semana pasada había quedado un día con El chino y otros amigos para ir a cenar al Café Cartouche. La comida fue perfecta pero nos decepcionó que estén violando la ley y permitan que la gente fume en el interior del local. Como no soy vengativo y creo que hay que ayudarlos a rectificar, los vamos a denunciar para que les hagan una inspección y les pongan una multa. La Ley es la Ley y hay que cumplirla y más cuando nos protege de los hijosdeputa fumadores de mierda, una especie que despreciamos cada vez más gente. La guerra en su contra la vamos a ganar, los hemos expulsado del transporte público, del entorno laboral y ahora lo haremos de bares y restaurantes. No me queda la menor duda.

Otro día quedé con El Niño para ir al cine y cenar juntos. Se nos hizo tarde con las copas y demás y se quedó a dormir en el Chumino y para que no me critique y diga que no cuido a mis invitados le endiñé doce magdalenas de las que se comió tantas como pudo y el resto se las llevó para acabárselas durante el día.

Tuvimos una misión secreta en uno de los paseos habituales a la hora de almorzar. Mi amigo el Moreno recibió un soplo y nos fuimos en misión especial a un lugar que preferimos mantener en secreto en Hilversum. Allí tuvimos que creer cuando lo vieron nuestros ojos. Una familia de búhos chicos vive en una calle de la ciudad. Alucinamos en colores. Nos partimos el lomo a buscar los animales en los sitios más escondidos y a veces los tenemos casi en la puerta del trabajo. Al día siguiente volvimos pertrechados de todo el equipo para una sesión fotográfica de hora y media con los búhos. Hice cientos de fotos de las que elegiré un pequeño número y algún día las pondré por aquí. Ahora que sabemos en dónde pasan el día esperando que anochezca los visitaremos a menudo. Lo de los búhos fue realmente mágico, son preciosos.

Con lo anterior ya era una semana completa pero hubo más. Mi amigo el Rubio me invitó a invitarlo a cenar e irnos de copas otro día. Nos fuimos al Oudaen, otro de esos lugares a los que voy una y otra vez. Desde allí continuamos la noche bebiendo Guinness en el pub Florin de Utrecht. Hacía años que no íbamos por allí, concretamente desde el día que ganamos un premio en un concurso, una historia que creo no haber contado nunca por aquí. Por suerte mi jefa trabajaba desde su casa al día siguiente y no notó la resaca horrorosa que yo tenía.

Ese fin de semana estuve en Amsterdam para irme de compras y ver un par de películas. En esta época la ciudad está preciosa. Coincidió con la cabalgata de bienvenida a Sinterklaas, que recién había llegado el día anterior a los Países Bajos desde España. Se quedará con nosotros hasta pasado el cinco de diciembre, día en el que los niños que no se han portado mal reciben regalos. Si no fuera tan despistado y hubiera sabido lo de la cabalgata me habría llevado la cámara para hacer unas fotos.

Finalmente también hubo tiempo para cocinar. Me apetecía probar cosas nuevas e incorporarlas a mi pequeño libro de recetas de cocina. La veréis en las próximas semanas. Una de ellas fue la deliciosa Erwtensoep, una sopa de guisantes muy típica del invierno en Holanda. También preparé un estofado con cerveza Guinness del que me he enamorado. La receta la saqué del nuevo libro de Jamie Oliver el cual me llegó durante la semana. Mis vecinos se pasaron por mi casa cuando estaba cocinando y alucinaron con los olores que salían de mi cocina. Les di unas cuantas magdalenas ya que durante la semana preparé cuarenta y ocho.

Así que en una semana normal hice un montón de fotos, vi a los amigos, estuve en el cine cuatro veces y cociné comidas deliciosas. No me extraña que no me quede casi tiempo para escribir algo para la bitácora.

13 opiniones en “Retazos de mi realidad”

  1. Mis colegas del trabajo me llevaron a comer a un cafe para celebrar mi ultima semana alli, y alucinamos al ver que de repente un monton de gente comenzo a fumar, cuando le dijimos al encargado del local se nos echo a reir en la cara y nos dijo que en su bar todo el mundo fumaba si queria y que si nos daba la gana le podiamos ir a denunciar, no sin antes recordarnos que en Holanda esa ley nunca se va a aplicar y que en todo el pais se sigue fumando en los bares, restaurantes, etc etc etc. Me sorprendio mucho, sobre todo porque cuando estuve en Italia el primer año que impusieron la ley antitabaco y alli no habia nadie que pensara irrespetar la ley, en España se respeta en los sitios donde no se fuma, por lo menos a los que yo he ido. Me sorprendio mucho la verdad. Besitos Sulaco, no pensaba comentartelo porque crei que quizas no me creerias pero ya veo que lo experimentaste.

  2. mmm…en England lo han conseguido en los pubs. Yo no me lo creia hasta que lo vi. Han puesto en las puertas unas cajas metalicas cuadradas con agujeros sobre soportes (cachis! no les hice foto) y puedes ver a la gente fumando bajo la lluvia junto a ellas (las cajas)…sigh!

  3. Yo estuve en Irlanda a pocos meses de haber aprobado la ley antitabaco. Se imaginan un pub Irlandés sin humo. Pues si, nadita de humo, la gente fuera fumando. Una delicia.

    Lástima que en España los socialistas se acobardaran y rebajaran la ley y permitieran fumar en restaurantes y demás locales. Espero que algún día hagan lo que tiene que hacer.

  4. La letra con sangre y multas entra. Durante el verano no les importaba porque la gente se sentaba en las terrazas a fumar pero ahora se les hace duro. Pena de muerte y ejecuciones en las plazas para los fumadores y verás como lo dejan.
    Mi seguro médico te castiga con un sobrecargo brutal si fumas o has fumado en algún periodo de tu vida.
    La ley española es una puta mierda, lo que hicieron fue dar licencia para fumar.

  5. Ya veremos, ojalá que sí, pero a mi el tipo donde fuimos y me dijo que le denunciara me acojonó. Ya veremos. Besitos, por cierto me gusta mas la otra foto que ponias tuya.

  6. Te lo dijo porque ahora las multas son de risa. Espera que le metan 50.000 euros o le cierren el bar un mes y veremos si piensa lo mismo. Son los bares que acatan la ley los que han pedido al gobierno que endurezca los castigos y aumente las inspecciones.

  7. Un buen amigo me insistía que allí en Holanda no la tendrían tan fácil porque la industria del tabaco mueve mucho dinero y no les conviene. Espero que al final acaten la ley. Besitos para ti.

  8. Por otra parte, es una forma de comer gratis. Un compañero de trabajo fue a un local en el que estaban fumando. Se quejó al dueño al acabar de comer y este lo mandó a tomar por culo. Le dijo que no pagaba y que podía llamar a la policía, lo cual no hizo porque entonces le meten una multa así que se marcharon tan contentos sin pagar.

    El lunes hicieron redada y están poniendo multas a destajo. Ahora están hablando de multar también a los fumadores que están en el local porque infringen la ley. Veremos como les sienta.

    Ah, y para los infractores yo ya estoy usando este formulario para denunciarlos.

  9. Olé por tu amigo! Me parece una idea cojonuda: Tú pasas de la ley, yo también. Ahora a ver quién de los dos llama a la policía.
    Pero la verdad, no sé yo si en España esto funcionaría… porque hay cada camarero (sobre todo cuando es el dueño del bar)… jajajaja que bien podría sacar un palo de detrás de la barra!

  10. Pues me extraña lo de tú seguro médico. Al fin y al cabo fueron los Holandeses, si no recuerdo mal, los que hicieron un estudio diciendo que los fumadores le salen más baratos a los seguros médicos. La razon está clara, al morir antes, consumen menos recursos en general, al fin y al cabo cuando eres mayor tu uso del médico se dispara. Asi los fumadores consumen algo más cuando jóvenes, pero los no fumadores muuucho más cuando viejos.

  11. Bueno, nosotros lo intentamos pero el dueño tenia las proporciones de un frigorifico y sus amigos del lugar tambien, a ver quien se les enfrenta, eso de las multas es lo mismo que hicieron los italianos, multas para el dueño y para el que fuma, es lo normal. Poco a poco. Besos.

  12. Waiting, usa el formulario y dale por culo al del bar. Que le manden la inspección y que comience a aprender por el camino duro.

Comentarios cerrados.