Rij met je hart

Rij met je hart

Rij met je hart, originally uploaded by sulaco_rm.

Hace ya tres semanas que comenzaron las clases en la zona central de los Países Bajos y esa lo han hecho en la zona norte. Creo que aún queda esta semana y la de vacaciones para los del sur del país pero igual estoy equivocado. Aquí se divide todo el territorio en tres zonas y se reparten el verano, comenzando cada una las vacaciones con dos semanas de diferencia sobre la siguiente y teniendo seis y solo seis semanas de vacaciones para los niños. Al repartirlas de esa forma se aseguran que la gente tenga más posibilidades de encontrar vuelos, que las operaciones salida y llegada se repartan y sean menos dramáticas y mil ventajas más que no vamos a enumerar. Lo mismo sucede en las vacaciones de otoño, la semana blanca y las de primavera, con cada una de las tres zonas en las que se ha dividido el territorio teniendo sus vacaciones por separado. Al vivir en Utrecht y trabajar en Hilversum, primero desapareció el tráfico en Utrecht y dos semanas más tarde fue en mi lugar de trabajo y cuando comenzaron las clases, el tráfico y la locura habitual de las mañanas, primero fue en Utrecht y finalmente esta semana en Hilversum. Este verano he recorrido los veinticuatro kilómetros y medio que separan mi casa del trabajo en bicicleta muchísimos días y al regresar los niños al cole, regresaron los carteles junto a los colegios para recordar a la gente que por allí se ha de conducir con cuidado. Dentro del corazón tenemos el mensaje: conduce con el corazón y por fuera avisan que los colegios YA han comenzado las clases, lo cual significa que durante la entrada y la salida de los niños, por ese lugar circularán cientos de bicicletas con chiquillos que se mueven aleatoriamente y de manera alocada y son los conductores los que han de extremar las precauciones al máximo.

Mi barrio, como muchos otros lugares por aquí, está diseñado con calles que tienen continuos recovecos, se ensanchan y estrechan, tuercen y se retuercen sin sentido aparente y lo hacen solo para asegurarse que los vehículos a motor no puedan superar los treinta kilómetros por hora y todo ese laberinto se complica aún más cuando te acercas a los colegios ya que el objetivo es que la gente llegue a los mismos andando o en bicicleta ya que aquí, no hay micros ni autobuses para llevar a los niños. Las escuelas han de estar cerca de las casas, como se hizo desde siempre y los niños han de poder ir y regresar a las mismas por sus propios medios. A veces cuando escucho a una amiga contarme como sus hijas tardan casi tres cuartos de hora en llegar al cole en Gran Canaria lo flipo, esas chiquillas tendrían una hora y media más al día para divertirse únicamente si sus padres las apuntaran en una escuela cercana a su casa.

3 opiniones en “Rij met je hart”

  1. Aish la vuelta al cole…. que recuerdos…. que emoción…. QUE PASTA GANSA…. mejor no pensar en esto último.
    Tienes muchísima razón en lo de mandar a los niños a un colegio cercano, la culpa la tenemos los padres totalmente, si vives en un barrio (que se supone que te gusta y por eso escogiste vivir ahí) por qué no te gustan sus colegios y haces perder a tus hijos X tiempo en ir a otro centro? Nos escudamos en la calidad de la educación que reciben, en el ambiente escolar, en las instalaciones incluso…. muchas veces creo que nosotros mismos nos complicamos la vida innecesariamente.

  2. Si todos los colegios ofrecieran una educación homogénea y de similar calidad no tendría justificación mandarlos a uno del quinto pino, pero mi parienta trabaja en educación y a veces me cuenta cada cosa de ciertos centros que preferiría que un hijo perdiera tiempo en el bus antes que mandarlos allí.

Comentarios cerrados.