Rompetechos

[b]Hora:[/b] [i]6.45 de la mañana[/i]
[b]Lugar:[/b] [i]Havenstraat, Hilversum, Países Bajos[/i]
[color=0000ff]Un superhéroe lucha contra las fuerzas del mal. Con mucho supersudor los va arrinconando. Ya sólo quedan un grupo de irreductibles que se refugian en la calle Génova, protegidos por la cortina fabricada con pelos del bigote de aznarín de la Mancha. La dichosa cortina repele los superpoderes del superhéroe. La batalla es encarnizada. Los malos atacan con sus mejores armas: desidia, mentira, engaño …. el superhombre se defiende como puede. Ya ha hecho uso de la última estampita superpoderosa: Carmen de Mairena. Está a punto de sucumbir ante el mal cuando …. ….[/color]
Un golpe súbito y brusco me saca de la pesadilla. El sistema de control del equilibrio se reinicia y me da un mareo al levantarme en la cama tan súbitamente. Me vuelvo a recostar. Otro golpe. Vibra la casita de madera en la que vivo.
Otro golpe. Algo va mal. Hay alguien en el techo golpeando mi tejado. Oigo voces. Golpe. Golpe. Golpe. La casa entera se estremece.
Siguen dando golpes. Me acostumbro al nuevo sonido y trato de dormirme otra vez. Pasa el tiempo y estoy entrando de nuevo en los reinos oníricos …. …
Una música estruendosa suena en mi casa. Me despierto sobresaltado de nuevo. Ahora, además de la gente que camina por mi tejado y lo golpea parece haber un intruso en la casa escuchando música Pop a todo volumen. Me levanto. Miro en el baño, en el dormitorio y cuando voy al salón-cocina el ruido aumenta.
Me acerco a la cocina y el sonido parece venir de la campana de la cocina.
¡Hijos de puta! Han puesto la radio al lado de la salida de la campana en el tejado. Por la forma en la que está diseñada se ha convertido en un altavoz natural que amplifica el ruido.
Esto es sólo el comienzo. Van a tardar por lo menos dos semanas en cambiar el tejado de mi casa. Se avecinan tiempos oscuros …