Salmón cocido con gambas y cuscús

Desde pequeñito, el pescado nunca ha sido lo mío. Probablemente todo comenzó cuando me clavé una espina en la garganta comiendo croquetas de pescado, a partir de ese momento desarrollé una gran alergia por esos animales y he procurado mantenerlos lejos de mi dieta. Con los años he intentado ser más flexible y de cuando en cuando como salmón, particularmente ahumado y si se tercia filetes de atún. En los Países Bajos no hay mucho en donde elegir y definitivamente, salvo por los longorones o los boquerones, yo no levanto una ceja si en la mesa hay pescado servido.

Dejando a un lado mis prejuicios, decidí darle una oportunidad a una receta de Jamie Oliver y el resultado fue increíble. Forma parte de su último libro y su campaña Pásalo, así que espero que al menos dos de los lectores se decidan a probarla. Esta se convertirá en una de mis cenas habituales, particularmente cuando tenga poco tiempo ya que desde el momento en que comenzáis hasta que está lista para hacerle la foto y ponerla en la mesa no pasan más de quince minutos. Las cantidades son para preparar una comida para dos personas.

Los ingredientes: 150 gramos de cuscús, 2 limones, 2 dientes de ajo, 1 pimiento chili rojo, albahaca, 2 filetes de unos 150 gramos de salmón (se puede sustituir por otro pescado blanco) limpio y sin espinas, 200 gramos de langostinos pelados, 400 gramos de tomate picado (una lata), 2 puñados de guisantes congelados, 1 cucharadita de semillas de comino, media cucharadita de canela, aceite de oliva, sal y pimienta.

La implementación: Se pone el cuscús en una fuente honda y se añade un par de cucharadas de aceite. Se parten los limones por la mitad y se añade el zumo de las dos mitades de uno de ellos al cuscús. Se le pone una pizca de sal y pimienta y se añade agua hirviendo justo hasta cubrirlo (a veces en el paquete os dirá la cantidad exacta). Se cubre con un paño de cocina y se deja para que el cuscús se haga en unos diez minutos.

Mientras tanto, se pone una sartén grande a fuego medio. Se pelan y cortan finamente los dientes de ajo. Se pica bien fino el pimiento chili rojo. Si no lo queréis muy picante le podéis quitar las semillas. Se separan de los tallos las hojas de albahaca y picáis las más grandes, reservando algunas de las pequeñas para el final. Se añade al sartén un par de chorros de aceite de oliva y echáis el ajo, el pimiento chili, la albahaca, el comino y la canela. Lo removéis bien y ponéis los filetes de pescado sobre esta mezcla. Se añaden los langostinos, los guisantes y el tomate picado (mejor si es de lata). Rociáis por encima el zumo de las dos mitades de limón que faltaban, se tapa y se pone a hervir bajando después el fuego. En total lo cocináis ocho minutos o hasta que el pescado esté hecho. Si es necesario, ajustad el punto de sal y pimienta.

Cuando esté hecho, poned en cada plato una base de cuscús y sobre la misma añadid el pescado, con langostinos y la salsa. Adornad con las hojas de albahaca que reservasteis. Está increíble, sabroso y muy sencillo de preparar. Todo un descubrimiento que dejará boquiabierto a quien quiera que cene o almuerce con vosotros y que no se lo creerá cuando os vea prepararlo en poco más de quince minutos.

Si quieres ver otras recetas que he cocinado puedes ir al índice de Mi pequeño libro de recetas de cocina y allí tienes la lista completa

Technorati Tags:

6 opiniones en “Salmón cocido con gambas y cuscús”

  1. El aspecto es mas que apetecible, y eso que el salmón no es santo de mi devoción. Qué raro que tampoco te llenen mucho el ojo los pescados, porque un buen sargo al horno con sus patatitas panadera, su cebolla, su pimiento está pa morirse.

  2. El besugo al horno, es insuperable…
    Pero ese salmón tiene buena pinta, yo le añadiría, lo digo en serio, un par de huevos fritos…
    Salud

  3. Menos alguna especia tengo todos los ingredientes. Desde ya te digo que la próxima semana lo cocina siguiendo paso a paso esta receta.

    Sobre lo de la raspa de pescado. A mi padre también le pasó y mi madre la guardó en una gasa y la llevaba cual relicario en el bolso. Menudas Navidades que pasamos enseñándosela a todo quisqui…

  4. Jc, seguiré evitando el sargo en el futuro más inmediato.
    Genín, lo mismo con los besugos, aunque los he pescado en infinidad de ocasiones. Los huevos fritos serían un sacrilegio, ya era comida suficiente. Lo completé con flan de huevo de postre.
    oria, suerte preparándola.

Comentarios cerrados.