Saté de pollo con salsa de cacahuetes – saté ajam

Uno de mis platos favoritos de la cocina holandesa es en realidad un plato indonesio y malayo que se adoptó en esta tierra y que tiene mucho sabor. Casi siempre lo como en casa de mis amigos o cuando salgo por ahí a cenar y nunca me había preocupado en incorporarlo a mi recetario. Eso cambiará hoy. En Holanda se consiguen todos los ingredientes sin ningún problema en cualquier supermercado pero imagino que en España algunos de ellos requerirán una visita al supermercado asiático favorito o el uso de alternativas. El saté ajam son pinchitos de pollo marinado y en este caso los complemento con una salsa de cacahuetes. Los pinchos que se usan son de madera y en ellos solo se pone carne y no como en los pinchos morunos españoles en los que también añadimos verduras. El mismo plato también se puede hacer con carne de cerdo (saté babi), carne de cabra (saté kambing) o gambas (saté udang), aunque el más popular es el de pollo (saté ajam o ayam). Como hay que marinar la carne, lo mejor es empezar al menos una hora antes y si es posible, poner la carne a marinar por la mañana ya que no toma más de un par de minutos la preparación. En esta receta explicaré por separado como hacer el saté de pollo y la salsa de cacahuetes, con listas de ingredientes separadas. Las cantidades están calculadas para cuatro personas.

Saté ajam:

Los ingredientes: medio kilo de pechuga de pollo troceada en bloques de unos dos centímetros, 1 cebolla picada muy fina, 3 cucharadas de Ketjap Manis (salsa de soja dulce), 1 cucharada de zumo de limón, 1 cucharada de Sambal Oelek que es una salsa hecha con pimientos picantes y que se puede substituir por algo más de media cucharadita de pimienta de cayena bien picada, 1 cucharadita y media de ajo en polvo y palitos de madera para los pinchos.

La implementación: Ponemos en un bol la salsa de soja dulce, la cebolla muy picada, el zumo de limón, la salsa Sambal Oelek y el ajo en polvo y lo mezclamos todo bien. Añadimos los trozos de pollo y lo marinamos al menos una hora (aunque lo ideal es tenerlo cinco o seis horas). En paralelo y para evitar que se quemen, sumergimos en agua los palitos para los pinchos. Cuando lo vayamos a cocinar, encendemos el grill a máxima potencia y ponemos en cada pincho tres o cuatro trozos de pollo y los depositamos en una bandeja de horno, haciéndolos durante siete minutos al grill.

Salsa de cacahuetes:

Los ingredientes: 5 cucharadas de mantequilla de cacahuete, 1 latita de puré de tomate, 3 cucharadas de Ketjap Manis (salsa de soja dulce), 2 cucharaditas de Sambal Oelek (o media cucharadita de pimienta de cayena picada), 100 ml de agua y 1 cucharada de vinagre.

La implementación: Como la salsa se prepara en cinco minutos, lo mejor es hacerla cuando pongas los pinchitos al grill. Ponemos a fuego bajo un caldero pequeño y añadimos las cinco cucharadas de mantequilla de maní, el puré de tomate, el agua, las 3 cucharadas de Ketjap Manis, las 2 cucharaditas de Sambal Oelek y la cucharada de vinagre. Revolvemos continuamente y la salsa se irá espesando según se mezclen todos los ingredientes. En unos minutos estará lista. Si no tenéis Sambal Ketjap Manis, le podéis añadir una cucharada bien colmada de azúcar de caña.

Como veis, las dos cosas son muy sencillas de preparar y si previamente has marinado el pollo en unos minutos tendrás un plato muy sabroso en la mesa. Acompañar de arroz blanco y si lo conseguís, con Keropok, el cual en Holanda se conoce como kroepoek y se vende en todos los supermercados. Como se prepara rápido y es una golosina, puede valer para tapear o abrir estómago antes de la cena.

Si quieres ver otras recetas que he cocinado puedes ir al índice de Mi pequeño libro de recetas de cocina y allí tienes la lista completa

2 opiniones en “Saté de pollo con salsa de cacahuetes – saté ajam”

Comentarios cerrados.