Segundo día en Londres con vuelta nocturna en el London Eye

El relato comenzó en Primer día paseando por Londres

El segundo día en Londres comenzó con la tropa insinuando que estaban cansados. También llovía. En otoño e invierno el cambio de la guardia en el palacio de Buckinham es cada dos días y caía el sábado. El plan para la mañana era ir por allí y verlo. También decidimos cambiar desde el metro, que es muy chulo y todo lo que tu quieras pero jodido porque te pasas el día subiendo y bajando cientos de escalones cada vez que hay que cambiar de línea y optamos por movernos con guaguas, las rojas esas de dos pisos que encima, si te sientas arriba en la parte de delante, es como ir en una guagua turística. Con un viaje en dos líneas llegamos a los alrededores del palacio de Buckinham con tiempo suficiente para ver el cambio de guardia. Allí había una multitud. Llovía a cántaros. De repente los policías comenzaron a decir a todo quisqui que por culpa del mal tiempo se suspendía, un drama tremendo e incomprensible para todos los seres humanos allí presentes. Nos quedamos un rato más y vimos llegar la guardia pero con ponchos y se fueron por una puerta sin esperar. Optamos, visto el drama acuático, por tomar una nueva guagua e ir al British Museum, un paraíso para los que buscan protegerse del agua y además ver un montón de tesoros de lugares exóticos y de lo poco que queda en el universo de la zona de Siria gracias a los hijosdeputa-terroristas-islámicos que están arrasando la zona.

Este museo es fabuloso y si optas por ver las cosas más importantes e ignorar el resto, es muy agradable, aparte de tener un patio interior cubierto genial. Para cuando salimos de allí, había dejado de llover y era la hora de papear, así que nos fuimos a la pequeña Chinatown y nos encochinamos a base de bien en el Dumplings Legend.

Apple Market en Covent Garden

Estando en la barriada, nos acercamos a Covent Garden, estuvimos por el mercado y los alrededores. Toda esa parte de la ciudad de Londres es la más bonita, sin mucha parafernalia pero muy interesante. Estuvimos un rato largo por allí y después, como comenzaba a oscurecer, nos fuimos a la zona del Támesis para verla de noche.

El Big Ben, el Támesis y más de noche

Siendo sábado, el lugar estaba petadísimo de turistas que como nosotros, iban en mareas de un lado a otro por allí. A propósito, el vídeo anterior también está aquí. Como teníamos los cuponcitos de descuentos y queríamos vivir una experiencia terrorífica y de pura acción, compramos entradas para subir en el London Eye, la noria esa enorme que casi no se mueve y que tarda una media hora en dar una vuelta. Primero te ponen una pequeña película y después te unes a las hordas hasta que te toca subir, aunque no tuvimos que esperar más de diez minutos o así.

Londres por la noche desde el London Eye

Está claro que si el mejor blog sin premios en castellano estuviera petado de premios y con cienes y cienes de comentaristas, primaría el COPIAR+PEGAR y no habría cabido para contenido único e irrepetible como el vídeo anterior hecho desde dentro de una de las cabinas del London Eye y que también está disponible aquí. Está chachi lo de la noria pero es eternamente lento y si le pusieran un pelín más de velocidad y se pudiera dar la vuelta en diez minutos, se agradecería un montón.

Paseamos un poco más por la zona hasta que encontramos con la guagua que nos llevaba de regreso a la estación desde la que podíamos pillar el tren a nuestra keli y así, más o menos relajado acabó el segundo día.

El relato termina en La Torre de Londres y regreso a Holanda

Una respuesta a “Segundo día en Londres con vuelta nocturna en el London Eye”

Comentarios cerrados.