SexCamp

El drama de mi vida se escribe con renglones torcidos y tinta pegajosa. Retrocediendo unos días, la semana pasada el Moreno me preguntó si tenía algo que hacer el domingo 28. Le dije que no y me comentó que lo reservara porque ese día iríamos a un sexCamp. Me quedé muerto, helado, sin saber que decir y después de unos segundos que me parecieron décadas me puse a brincar y saltar de alegría y me marché de su despacho gritando y cantando porque voy a ir a un sexCamp. Que alegría más grande por Dios. Salvo a mi madre se lo conté a todo el mundo. El 28 tengo un sexCamp. Yo ni sabía que en Holanda estas cosas eran normales pero ha merecido la pena esperar seis años para que me inviten a uno. Me encantan las tradiciones locales y prometí dejar el pabellón español muy alto.

Cuando me recuperé del shock y después de llamar a mis ochenta mejores amigos para darles la buena nueva (os quiero a todos), dejé volar mi imaginación, todos sabemos que bien escasa y corrupta. Me veía allí con una chocha del quince y tres tíos dándole por todos los agujeros del cuerpo mientras de fondo suena el Dale, Don, dale y otra rubia guapísima nos pone el piporro en la boca para que se lo comamos. Aquello superaba cualquier expectativa que me pueda haber creado sobre este país. Por fin iba a descubrir la verdadera Holanda, el reino del porro y el puterío. Mi amigo el Moreno se convirtió en mi héroe del día. Y ni te cuento su mujer porque una tía que deja a su marido hacer esas cosas es una tía de puta madre, toda una señora.

Al día siguiente llego al trabajo con la sonrisa tonta en la cara y me voy al despacho del colega y me dice que no me olvide de llevar ropa de deportes. En unos instantes monté la operación chandal para adquirir una de esas prendas. Cuando salí del instituto pensé que nunca más volvería a usarlos pero se ve que me equivoqué y que Dios me tenía una sorpresa reservada para mi futuro. Yo iba cantando y bailando por todos lados, contento porque el 28 voy a un sexCamp. El Moreno me dijo que quizás teníamos que entrenar unos días antes para trabajar bien en equipo. Yo asentía sinceramente y con devoción. Está clarísimo. Es muy difícil sincronizarte con otro tío para que nos corramos los dos en la cara de una viciosilla simultáneamente. Lo vemos en las películas pero en el mundo real vete a saber y entiendo que tendremos que practicar. Me asaltaba la duda sobre quien sería la receptora de nuestras prácticas porque su mujer me cae muy bien y no me veo dándole cachetazos con el rabo y tirándole del pelo para que se la trague toda. No termino de verme, no. Estas pequeñas dudas me asaltaban continuamente y pensé que quizás sería mejor hacer una lista con todas ellas para no olvidarlas y poder preguntarle.

El sábado por la tarde, cuando estábamos delante de un escenario con música tecno se nos acercó un friki a hablar conmigo. Yo hace milenios que dejé de asombrarme porque como dice un colega soy como un imán que los atrae y todos vienen siempre hacia mí cuando me ven. Es algo que tengo asumido. El friki nos entró diciendo una frase en holandés que venía a significar demasiado bueno para ser real y después de eso cambió de tema y nos dio un curso para realizar la follada perfecta a una hembra neerlandesa. Según aquel hombre, a las de este país les gusta que se las follen mientras ellas están a cuatro patas, atacando desde atrás y sujetándoles el moño con fuerza. Cuanto más fuerte lo hagas, más gritará ella: más fuerte, más fuerte y tendrás que ensañarte más y más y golpearle las nalgas para que giman y gocen mientras hacen el amor. Después de darle un par de vueltas en mi cabezón decidí que era cosa buena y si a ellas les gusta así, pues quien voy a ser yo para negarme y si me tengo que sacrificar, lo hago. Aún recuerdo ar Dani, ese maestro de las artes amatorias de Málaga haciendo el inconfundible gesto de follarse una botella de whisky y esta semana he estado homenajeándolo por la oficina imitándolo. Entraba en cualquier despacho, agarraba una botella de agua y venga, a darle viajes. He sido la viva imagen de la felicidad. Hasta hoy.

Ayer me compré mi chandal nuevo y esta mañana fui a comentárselo al Moreno. Por supuesto iba con mi botella de agua y le di unos cuantos viajes con una mano alzada en plan vaquero de rodeo. El hombre me miraba medio espantado y me preguntó por la causa de este repentino desquiciamiento. Yo le dije que es mi forma de expresar esa alegría inmensa que me embarga por ir a un sexCamp. ?l me dijo que no era para tanto, que allí solo bebemos como cosacos y nos reventamos con los otros seis de nuestro equipo para ganar la mayor cantidad de juegos posibles. Me sonó un poco raro pero en fin, si hay que competir se compite. Yo no creo que esto del sexo sea como para incentivar la competitividad pero si se tiene que hacer, se hace. Le pregunté por el tipo de juegos y me dijo que tiraríamos de una cuerda, carreras en sacos y similares.

¡Alto ahí! aquí hay algo que no me cuadra. Le pregunté si no íbamos a un sexCamp, a una orgía en grupo en la que nos lo pasaríamos cañón reventando guarrillas y me dijo que no, que íbamos a un sexCamp. Eso quiero de decir yo le respondí parafraseando al Chino. Me dice, tú comprender no a mí, yo decir a sexCamp a ti que vamos y yo que empiezo a olerme algo raro porque parece que no nos entendemos, así que le digo que me lo escriba en el tablón para ver esas mágicas palabras juntas. El hombre fue allí y puso: ZesKamp.

¿Y que coño es un ZesKamp? le pregunto. Me dice que un ZesKamp es una competición de seis pruebas entre diferentes equipos, una especie de acto social que se hace con los vecinos una vez al año para comadrear un poco y que cunda el buen rollo. Ay Dios que palo más grande que me llevé. Yo que me veía en plan bacanal romana y al final voy a tener que hacer un montón de ejercicio compitiendo contra una manada de paredes rubias de estas de dos metros que seguro que me hacen pupita.

El trauma aún me dura. No creo que me recupere en mucho tiempo. Mi gran follada del próximo veintiocho se ha transformado en un evento vecinal. Se acabó el menear la cadera y llevar la botella por todos lados. Porca miseria

Technorati Tags:

15 opiniones en “SexCamp”

  1. ¡¡¡¡TIO!!! ¡¡¡¡Va a ser como volver a las clases de gimnasia del instituto pero sin colarse en las duchas de las chicas!!! ja, ja, ja, me parto.

  2. Al menos tócale las tetas a las walkirias esas, pero con disimulo no te vayan a romper una pierna…o algo peor.

  3. entre las fotos de flores y las anotaciones de putas y follar…
    llevas una temporada entrenidisima, incoherente, pero entretenida 😀
    para cuando los posts aquellos de que hablamos? la trilogia?

  4. Plus, espero que las walkirias no sean de esas fuertotas. No sé por qué, tengo la esperanza de tener una pareja de lesbianas en mi equipo 😉
    bleuge, yo tampoco me creo la racha. Por la mañana una de cal y por la tarde una de arena. El mundo está distorsionado. Tarde o temprano se me acabará la inspiración porque esto no puede seguir así siempre. Sigo teniendo en mente la trilogía, pero no me sale de dentro 🙁
    Dani, yo tampoco.

  5. Bah lesbianas, gays o heteros, te imagino entre un grupo de seres humanos rubios/as de 1,80 para arriba y con más de 100 kilos de peso jugando a deportes de contacto.

  6. Yo también me veo luchando con una tía de metro noventa y ciento veinte kilos con la cabeza metida entre ssu tetas, pujando y lamiéndole el sudor del canalillo mientras ella me aplasta como quien mata una cucaracha y mil personas se ríen de mi.
    Ya tenemos camisetas para el evento y nos las han dado todas talla XXL. La camiseta dice por delante Feel the Force así que la cosa va a estar caliente.

  7. Jo, Suli, lo siento. Te has quedado como un niño al que le han cambiado la fiesta de cumpleaños en el Telepizza por una de panchitos, aceitunas y Vivo-Cola en casa de la abuela.
    Otra vez será. O no.

  8. Lo mejor de todo, desde hacía mucho tiempo que no veía TU LENGUAJE ORIGINAL. Me he divertido muchísimo.
    En fín, será porque yo tampoco he estado en un SEXCAMP. A decir verdad, tampoco practico deporte en grupo desde hace por lo menos 2 años.
    No te preocupes, la úlcera no viene por estas cosas.

  9. Jeje, yo no se, pero cada vez que me pongo a leer un blog del sulaco me parto de risa. Creo que es una persona que expone el pensamiento de la raza humana, sexo masculino, y me siento identificado con todas las sensaciones que experimenta y las descripciones que realiza. :_)

  10. Hector y Viktor, que gracias … supongo. Solo me quedan dos semanas para ir al Zeskamp y cada día estoy más aterrado. Ya me han explicado una de las pruebas y o pierdo peso, o aquello va a ser un drama. Al menos tendré para contar cosas durante una semana o quizás más.

  11. Suuuuuuuuulaaacoooo!, BI?N.
    Suuuuuuuuulaaacoooo!, BI?N.
    Por ánimos que no sea, ¿cómo llevas lo de la pérdida de peso?
    ¿Sábes ya el modelito que vas a lucir?
    ¿Tienes más datos de las pruebas?
    ¿Tienes fotos de los componentes de tu equipo?

Comentarios cerrados.