Siete deseos – Wish Upon

Wish UponMira tú por donde que por culpa de seguir el orden en el que veo las películas va a resultar que este fin de semana es terrorífico-pal-coño, aunque puedo jurar y quizás jure que las dos que faltan no serán de este género, lo que no quiere decir que el nivel suba. Obviamente, siendo una película de terror tenía que ir al cine a verla, es todo un ejercicio religioso que no puedo evitar así que el mismito día que se estrenó fui a la primera sesión y éramos dos julays en la sala, con lo que nadie te ve perder la dignidad cuando gritas como cerdo en matadero y te acurrucas si resulta que es un peliculón de terror, que no fue el caso. La película se titula Wish Upon y ésta sí que llegó a España la semana pasada con el título de Siete deseos.

A una julay su padre el rey del síndrome de Diogenes le da una caja y monta un pitote

Una pava vive con su padre, que tras quedarse viudo le entró por ejercitar su síndrome de Diogenes y se pasa el día recogiendo basura. La chama es torturado por las zorrillas que controlan el instituto y tiene sus amigas friki. Su padre le regala como una caja china o algo así y resulta que cuando pides un deseo, te lo concede pero como que te putea un poquito y por allí te da y por aquí te quita. La pava se venga de las zorrillas del insti pero después, cuanto más trata de enderezar las cosas, más se tuercen y eso que la ayuda un compañero del instituto, el chino Kudeiro, que se la quiere empetar hasta los pelos de su micro-huevos.

Esto es una fritanga de películas de terror ya conocidas tratando de comenzar una nueva saga. Recuerda mucho a Final Destination por la inquina del mal con una sola persona que tiene que apechugar para sobrevivir. Lo mezclaron con un par de cosillas más pero en su base, es un cine que siempre nos suena familiar porque es más de lo mismo. Tenemos un elenco de jovencitos desconocidos que tendrán que ir muriendo poco a poco para que no decaiga el ritmo de desangramiento. Eso lo cuajaron pero se les olvidaron los sustos y esas muertes a lo Final Destination en las que todos sabemos que la persona morirá porque todos los elementos se están volviendo contra ella cansan. No hay sustos, no vas a gritar ni a cerrar los ojos y en muchos momentos te parecerá sosa y aburrida. Da un poquito de pena que Ryan Phillippe haya acabado en algo así pero supongo que el chamo también necesita un cheque para pagarse los menús en la hamburguesería. Salí del cine y al instante la había olvidado, que es casi lo peor que le puede pasar a una película.

Esto es tan soso que no creo que despierte el interés de los miembros del Clan de los Orcos y tengo clarísimo que ni de coña es el tipo de cine que gusta a los sub-intelectuales con GafaPasta.

03/10

Una respuesta a “Siete deseos – Wish Upon”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.