Siete Pecados y el drama de los chalecos salvavidas

El relato comenzó en El salto a Dubai que comienza las vacaciones

Mi último día completo en Coron era el del Coron Island Ultimate Tour, una especie de combinación de los tour A y B. Como es la norma, me levanté temprano y hasta subí a desayunar sobre las siete menos veinte. Después tenía tiempo ya que tenía que estar en el lugar en el que pagué a las ocho y media. Salí sobre las ocho y cuarto y allí tuvimos que esperar un rato mientras llegaban todos y después nos llevaron en tricycle al embarcadero, igual de caótico que un año atrás. Hay una pava que parece que lo controla todo pero nunca se sabe. Los barcos hacen líneas en el mar y según el tour que hagas, tendrás que saltar de unos a otros. En mi caso, íbamos en El Segundo barco con lo que solo salté al primero y entre ese y el segund pero la gente que iba a hacer el tour B tenían que saltar hasta el cuarto. Después tuvimos que esperar a que el guardacostas permitiera la sanidad y todas las chalanas salieron como un enjambre, dividiéndose en tres grupos. Nuestra primera parada era en las Islas de Coral (en tagalo), una especie de arrecife lleno de corales. Nos tiramos al agua y a mirarlos. Desde allí fuimos nadando hasta la playa CYC, El Segundo lugar. Particularmente, la playa me pareció una mierda del copón, pero claro, he visto tantas preciosas que mi estándar está muy pero que muy alto. Después de unos cuarenta minutos seguimos para Skeleton Wreck, el pecio de un pesquero chino. Está muy castigado por el mar y tiene mucho pescado y coral pero no se puede ver bien porque está como a unos cinco o seis metros de profundidad. Estuvimos allí casi tres cuartos de hora y dese allí seguimos a Sunset Beach, sitio en el que parábamos hora y media para tomar el sol y también almorzar. Hice algunas fotos de la playa y espués me tiré en la orilla a absorber mis últimas horas de sol. 

Después del almuerzo seguimos hacia Twin Lagoon, los lagos gemelos, que son uno que se usa como aparcamiento de la marabunta de barcos y el otro al que se accede o po una escalera o por un agujero en las rocas. Hay una diferencia fundamental entre mi visita del año pasado y esta. Antes te podías bañar como te saliera de los mondongos y recorrer todo el lago. Ahora han delimitado la zona en la que se puede nadar y se ha vuelto obligatorio el nadar con chaleco salvavidas. Eso apesta y cuando le pregunté a uno de los chicos del barco me dijo que en abril, dos JOSDELAGRANPUTA-truscolana, dos extranjeros, medio borrachos, decidieron hacer free diving en uno de los lagos y bajar a veinticinco metros. MURIERON. Por eso ahora es obligatorio el uso de chaleco salvavidas, el free diving está terminantemente prohibido y yo espero y deseo que esos dos cabrones estén ardiendo en el infierno y que ya hayan troceado sus cuerpos y los hayan cocinado en algún restaurante chino barato. La estupidez de algunos es infinita y esto demuestra la sabiduraía de la madre naturaleza al eliminar esos trozos de código genético defectuosos, asquerosos y repugnantes. 

Desde Alí fuimos al lago Kayangan, ese que hay que subir y bajar por la montaña y que en la parte de arriba tiene una vista idílica. En el año que ha pasado desde mi visita, ahora el chaleco salvavidas es obligatorio, la zona de nadar se ha acotado y además, han echado cemento a punta pala y construido una escalera, en lugar del salto de rocas saque había el año pasado y que si te descuidabas te escoñabas. Me tuve que llevar el chaleco para subir a hacer las fotos pero pasé de bañarme. Lo del chaleco es una mierda. En su lugar, regresé al mirador para hacer más fotos y después bajé al nivel de los barcos para ver si habían puntos fotográficos escondidos por allí. 

Nuestra última parada fue en Siete Pecados (en tagalo), siete islotes pequeñitos que han convertido en parque marítimo y que esconden el mejor arrecife que he visto en las Filipinas. No entiendo por qué no lo incluyen en ninguno de los otros cuatro tours. El año pasado me lo perdí. Flipé en un arrecife increíble, con una cantidad de coral dantesca y queasy estar la marea baja todo quedaba muy cerca. Estuvimos allí como cuarenta minutos. 

Vinimos regresando al puerto a las cinco de la tarde. Después, fui a la pensión, me duché, contraté el transporte para el aeropuerto del día siguiente y me fui a cenar al Lolo Nonoy Foood Station. Al regresar me metí en una tienda que me recomendaron las chicas del Fun & Sun y me compré dos camisetas. 

Las fotos y el vídeo de lo que sucedio este día están en la anotación Buceando en las islas de Coral, Siete pecados y el pecio Skeleton y visitando el lago Kayangan y el relato continúa en De Coron al infierno de Manila

5 opiniones en “Siete Pecados y el drama de los chalecos salvavidas”

  1. Que gilipollez asquerosa lo de los mugrientos -me imagino-chalecos, se ve que los turistas les dan mucha pasta y no quieren que se les acaben… 🙂
    Salud

  2. Los tengo en una bolsa waterproof gorda esperando que me mandes tu dirección para enviártelos, que eso con dos litros de agua te haces unos calditos del quince.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *