Singel 39

Esta es la última película holandesa que he visto antes de irme de vacaciones y esperaba mucho de ella porque supuestamente es una comedia, aunque al que hizo el trailer se le debió olvidar el concepto porque no se ve mucha cosa cómica en el mismo. Casualmente el protagonista es el mismo julay de una de las películas que comenté ayer, Waldemar Torenstra, con lo que aprovechan que está en el candelabro para lanzar todo lo que tienen de él y así engoar a la gente y que vaya a verlas. La película se titula Singel 39 y ni de coña se estrenará jamás en España, ni siquiera usando el título ocn la traducción literal de truscoluña no es nación.

Una julay a punto de caducarse se encoña del vecino julandrón

Una pava que supuestamente es cardióloga, está muy centrada en el trabajo. Cuando alquila el bajo de su keli a un artista julandrón, como que se hacen amigos y el chamo ese lo que quiere es tener un hijo y para ello usa una App en el teléfono que lo pone en contacto con hembras que quieren un hijo pero no quieren una relación intensa con el padre. La vecina se pondrá como celosa porque se encapricha con tener un hijo con el mariquita, que definitivamente la aprecia pero a la hora de que lo enculen, prefiere rabo-rabote con sus venas y todo.

Lo de comedia tuvo que ser un error al escribir el tema del que rellenó la página en IMDb porque he visto dramas con más momentos cómicos. Esto es más bien una especie de popurrí en el que nos venden las nuevas familias o las nuevas configuraciones, con un tipo que le gusta mucho el salchichón pero que como no puede cagar hijos, quiere procrear uno dando un vaso de lefa a una pava que se lo inyecta en el potorro y así la empreña y después ambos son padres. Entre medias, es un artista y trabaja con gente que tienen problemas de integración social o así. Cuando el tipo elige una candidata, la amiga médica se encela toda como una mula y tiene envidia de la más cochina y parece que ahora lo que quiere es ser madre del hijo del julandrón o algo así, pero no le dice nada o quizás se lo dice y acaba pirándose a Barcelona para trabajar en un hospital allí solo que echa de menos al mariquita y cuando compartían braguitas o así. Ah y tenemos final feliz. La película en sí tiene un guión chorra, actuaciones más bien mediocres y particularmente mala por parte de Lies Visschedijk, que es la chama y Waldemar Torenstra no da el pego como mariquita, si hasta se ve claramente que como la otra se descuide y le de la espalda, se la empeta hasta los pelos de los güevos y le provoca una amigdalitis. En fin, que se les fue el baifo y aún así, hicieron una peli de dos horas.

Gracias a todos los santos en el purgatorio, esto jamás se estrenará en España y ni los miembros del Clan de los Orcos ni los sub-intelectuales con GafaPasta se tendrán que preocupar por evitarla.

Una respuesta a “Singel 39”

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.