Smallfoot

SmallfootLo que más me molesta de las películas de animación en los Países Bajos, es que ahora prácticamente todas son en TresDé y solo ponen la opción de verlas como Dios espera que las veamos en sus dos dimensiones de toda la vida en holandés, con lo que sistemáticamente me tengo que poner las putas gafas con estas pelis, algo que odio casi tanto o quizás más que a truscoluña y a puerkagón, el follador de putas rumanas. Así que me tuve que poner las dichosas gafas para ir a ver Smallfoot, película que se estrenó en España este mes con el mismo título y el subtítulo de truscoluña no es nación.

Un julay pelúo se obsesiona con un julay imberbe pero sin chimpún

Pallá’rriba pa’l quinto coño hay una especie de mundo secreto que al parecer nuestros satélites no han detectado y en el mismo viven los Yetis o algo parecido. Después de un accidente de avión en el que uno de ellos ve a un humano, el colega se medio suicida pero sin morir, baja a un poblacho de montaña y allí secuestra a un humano del que se encariña y que cuando está con los Yetis también como que les coge aprecio y cariño pese a ser periodista. O algo así.

Bueno, reconozco que me lo pasé muy bien, es una de esas películas familiares bien hechas con la que te ríes y te diviertes y con un tema sencillo y agradable. Por supuesto se les va el baifo en algunos momentos y la parte mística con las rocas como que me la sudaba pero el conjunto en sí mismo es completo y divertido. La relación de Percy con Migo es lo mejor de la historia, los vemos como se hacen amigos y como siempre tratan de cuidar al otro. La dinámica entre ellos está muy bien lograda y seguramente eso es lo que convierte a la película en una de las sorpresas de este año. Por supuesto tenían que empotrar un final feliz a cualquier precio y lo hicieron, aunque yo habría acabado en un tono más obscuro y asegurándome que los chiquillos vuelvan a casa con unas bellísimas pesadillas. La película es capaz de mantener a los niños en sus asientos, algo que no siempre sucede con este tipo de cine. Se me olvida comentar que eligieron el camino musical y que durante toda la película, a la gente le dan unos yu-yus extraños y de repente se ponen a cantar, algo que en este caso le da un punto más de diversión a veces y en otras la desplaza hacia el universo de las películas cursis. La voz del Yeti protagonista es la de Channing Tatum, aunque no creo que nadie que la vea en español pueda apreciar porque estará doblada. La Yeti femenina es Zendaya.

Esto es cine para ir con los niños y ya seas un miembro del Clan de los Orcos o un sub-intelectual con GafaPasta, ambos bandos se lo pasarán igual de bien.

Una respuesta a “Smallfoot”

  1. Anda, que sorpresa!!!
    Pensé que era un callo recalentao… 🙂
    Y tu que sabes, a lo mejor, el cagón, es impotente total… 🙂
    Salud

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.