Solomillo en salsa

Sigo rescatando recetas que he encontrado mientras navegaba en la red y han acabado formando parte de mi repertorio. En esta ocasión le toca a otra receta de solomillos de cerdo, de los que no me canso nunca y que puedo comer de cualquier forma. Es muy sencilla de preparar y muy sabrosa, particularmente la salsa que preparamos para acompañar este plato. La cantidad es como para tres o cuatro personas aunque depende del tamaño de los solomillos y de lo hambrientos que estén los comensales.

Los Ingredientes: 2 solomillos de cerdo, 2 cebollas, 1 vaso de vino blanco seco, 2 cucharadas de pimentón dulce, 1 cucharadita de salsa Worcestershire, 2 cucharadas de nata, aceite de oliva, sal y pimienta.

La implementación: Se pelan y cortan las cebollas en aros y se fríen en un sartén con aceite de oliva a fuego bajo para que se vayan haciendo poco a poco. Cuando estén medio cocinadas se añaden las dos cucharadas de pimentón dulce y se salpimenta. Añadir el vaso de vino blanco y la cucharadita de salsa Worcestershire, la cual os sugiero que no llenéis mucho porque es una salsa bastante fuerte. cocinar durante diez minutos a fuego lento. Añadir la nata líquida y darle un hervor.

Cortar los solomillos en medallones algo gruesos, salpimentar y freír por ambos lados en una sartén con unas gotas de aceite de oliva. Cuando tengas todos los medallones fritos, añadir el jugo de la sartén a la salsa y mezclar bien. Se reparten los solomillos en los platos y se riega con la salsa. Un acompañamiento perfecto para este plato pueden ser papas al horno o arroz blanco y asegúrate de tener también pan para mojar en la salsa porque está deliciosa.

Ya ves que no es nada complicado y el resultado es increíble porque la salsa marca la diferencia con otros solomillos que puedas haber comido.

Si quieres ver otras recetas que he cocinado puedes ir al índice de Mi pequeño libro de recetas de cocina y allí tienes la lista completa

Una respuesta a “Solomillo en salsa”

Comentarios cerrados.