Star Wars: El despertar de la fuerza – Star Wars: The Force Awakens

Resulta imposible escribir sobre la película sin que se te escape algo, como que al final muere Darth Vader que resulta ser el padre de Luke Skywalker así que yo te recomendaría no continuar leyendo si quieres llegar a la película como chocho de monja. Si este fuera una mierda de blog de esos que se presentan a las competiciones de bitácoras porque sintiera una necesidad imperiosa de tener el reconocimiento de pollabobas y fracasados, no tendríamos la rica historia que hay en el mejor blog sin premios en castellano y no podríamos mirar anotaciones del año 2005 y posteriores hablando de Star Wars Episodio IV: Una nueva esperanza, Star Wars Episodio V: El imperio contraataca, Star Wars Episodio VI: El retorno del Jedi, la TRILOGÍA original y de gratis total también tenemos la segunda trilogía que precuela a la primera con Star Wars Episodio I: La Amenaza Fantasma, Star Wars Episodio II: El Ataque de los Clones y acabamos con Star Wars Episodio III: La venganza de los Sith – Star Wars Episode III: Revenge of the Sith. Si hay alguno que todavía no se ha dado cuenta que soy fans, si necesita un testigo para que le den la paga de acarajotao y bosmongolo, me pueden avisar que yo firmo y doy fe de sus carencias. Primero vimos el episodio 4, seguido del 5 y el 6, retrocedimos al 1, 2 y 3 y ahora, treinta y ocho años después de que comenzara, volvemos al universo mágico de STAR WARS con Star Wars: The Force Awaken, película que en España se estrena con el título de Star Wars: El despertar de la fuerza.

Y Dios recreó a los julays

Deja de leer si no quieres saber de qué va todo. Básicamente tenemos otra vez la cuarta película con toques de la quinta. Ahora el reverso tenebroso no está al mando pero siguen siendo igual de rastreros y a sus líderes les encanta ponerse una máscara como la de Darth Vader. Uno de los soldados vestidos de blanco que resulta que es negro no le mola nada el trabajo y decide desertar, ayudando a un piloto rebelde a escapar. Se van a un planeta en el que el piloto muere y el soldado se junta con una pava que tiene un androide que todo el mundo quiere. Escapan de allí como buenamente pueden, a la pava la captura el malo con máscara y ya tenemos un nuevo triángulo amoroso con una chama que tendrá que elegir entre melenudo blanco con movidas familiares o negro acarajotado pero feliz como perdiz. El resto es historia galáctica.

La primera vez lloré en el comienzo de pura emoción pero la segunda vez que la vi aguanté como un machito. Regresamos al universo original con una película que es un calco de las primeras, que sigue la misma estructura y en la que todo nos suena a conocido porque realmente lo es. Por volver, vuelven hasta varios de los protagonistas originales, aunque los vamos viendo dosificados, uno a uno, flipando en el momento en el que aparecen, riendo con ellos como enanos y recuperando la ingenuidad y la alegría de las películas originales, llenas de tramas tontas con momentos de chiripa en el que casualmente y contra todas las leyes de la estadística, lo que es imposible que suceda está realmente pasando. Harrison Ford borda de nuevo a Han Solo, es el puto amo de la pantalla y cada uno de sus minutos vale su peso en platino con diamantes. El nuevo robot es fabuloso y de los nuevos personajes, Rey, interpretado por Daisy Ridley es la mejor con diferencia, seguida de Oscar Isaac que también lo hace muy bien y el chamo John Boyega me pareció algo soso. la música es fabulosa, fantástica, increíble, preciosa y cuando más la notas es cuando sientes que te falta algo porque la escena se ha quedado en silencio. La película nos ahorra los estúpidos Orígenes, esa moda actual de perder una hora contándonos la vida y milagro de los personajes antes de que empiece la historia. Aquí caemos directamente en un momento de la acción y solo el tiempo y la constancia nos permitirán descubrir a los personajes, un concepto que de siempre ha estado en el cine y que se perdió cuando llegó la Marvel con su tsunami de películas de superhéroes mediocres y amariconados. La película dura algo más de dos horas que se pasan volando y nos deja con ganas de muchísimo más. Hay mil y un detalles sutiles que solo se pueden descubrir tras verla varias veces, razón por la cual ya he ido dos veces al cine y la semana que viene iré otras dos veces más. El TresDé no aporta nada pero al menos no oscurece las imágenes. La película fue convertida al TresDé, no fue rodada con cámaras especiales y como siempre, los algoritmos que usan para la conversión dejan mucho que desear y tienden a centrarse en los personajes y dejan el fondo más plano que las tetas de una anoréxica.

Hay muchísimo más que se puede decir y que seguramente diré en alguna otra anotación. Absolutamente obligatoria para todos los miembros del Clan de los Orcos con sus hembras y hasta sus cachorros. Igualmente, de visionado obligatorio para sub-intelectuales de GafaPasta. Esta es una que hay que ir a ver.

2 respuesta a “Star Wars: El despertar de la fuerza – Star Wars: The Force Awakens”

  1. Hoy daban la primera peli de la “Guerra de las Galaxias” capitulo 1 después de comer en la hinco, a las 22 dan el capitulo 2. Por tu culpa la vi, y manda cojones, me gustó esta vez, así que veré la otra a las 22, nada mas para que lo sepas. 🙂
    Salud

Comentarios cerrados.