Stronger

StrongerLa película de hoy es otra que fui a ver a Amsterdam porque pese a que pusieron el trailer en los cines de Utrecht, como que se estrenó de tapadillo en un reducido número de salas y no nos tocó ninguna ni en la pedrea. La razón puede que sea que a principios de este mismito año ya vimos Día de patriotas – Patriots Day que viene a ser más de lo mismo, solo que en aquella se centraban en la búsqueda y aniquilación de los hijos de la gran zorra musulmana que cometieron el atentado y aquí el foco es otro. En cualquier caso, quería verla y aprovecho para comentar hoy Stronger que al parecer no tiene ni fecha de estreno ni título, aunque este está super-pintado que será ESPAÑA ES MÁS FUERTE, joderos mieldosos truscolanes, con y sin zorras rumanas o en su versión reducida, truscoluña nunca fue nación.

Un julay gilipollas acaba sin patas y a lo loco por culpa de dos joputas terroristas-musulmanes-de-MIERDA

Esto es un drama de esos dramotes, que desde el comienzo nos encamina hacia lo peor y que después se pasan el tiempo revolcándose en los lodos de lo malo. Empezamos con el protagonista, el chamo que pierde las piernas y que de una manera generosa y bondadosa se le puede definir como un puto-perdedor. Tiene una madre, un padre, unos tíos y amigos que son gentuza de la peor, vamos, de los que se creen repúblicas o algo así. Es una miasma despreciable en la que este chamo se siente tan a gustito. Su novia o ex-novia es una pava que parece más normal pero que debe tener una adicción secreta por su cipote, porque vamos, la chica los odia a todos tanto o más que yo y el director pero ella sigue volviendo con el chamo. Cuando se entera que perdió las piernas, se encoña de nuevo con él y traga sapos con la zorra de la madre, un bicho venenoso de la peor fauna y que usa al hijo para hacerse famosa y codearse con gente que jamás la mirarían en cualquier otro universo. El chamo sin patas, que es tonto del culo, como que dejará que todos lo mangoneen mientras la pobre pava se terminará hartando y encima le hizo un bombo y se pira de la casa cansada de limpiar mierda del chamo en el retrete. O algo así.

La película sorprende porque no ahorra ni un miligramo de crueldad con la familia del chamo. Los pone que si han visto la película y tienen al menos una neurona, se deben haber escondido en un agujero y no volverán a salir jamás. Tampoco deja muy bien al chamo sin pezuñas, lo retrata como un ser obviamente inferior y que cada vez que respira, está quitándole el aire a alguien que lo necesita más. Está interpretado por Jake Gyllenhaal, el cual borda el papel y sigue demostrando que es uno de los mejores actores de su generación. Tatiana Maslany también está de fábula como la pava acarajotada que debe ser adicta a cierto nabo. El mayor defecto de la historia es el tramo de la vida del chamo con su madre tras el atentado, que se hace muy largo y es más y más y más y más de lo mismo. Ahí podrían haber pillado una tijera y cortado diez o quince minutillos y la dinámica de la película habría ganado un montón. Al ser una película gringa hay dosis masivas de patriotismo y cada vez que mataban a un terrorista, la gente lo celebraba como si hubiesen ganado la final del mundial, algo que puedo comprender y hasta identificarme porque si un guardia civil le pega un tiro en la nuca a cierto deshonorable, la moña que me cojo será de tal calibre que el coma etílico lo tengo más que garantizado. En fin, que pese al bache, es una película bastante buena y definitivamente interesante.

No es cine para los miembros del Clan de los Orcos que se pueden sentir muy aludidos y ofendidos al ver a sus madres y familiares en la pantalla sin maquillaje. Es el tipo de cine al que acuden y disfrutan los sub-intelectuales con GafaPasta.

08/10

Una respuesta a “Stronger”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *