Supervivientes de la OLA de CALÓ tan dañina

Lo de las últimas semanas en los Países Bajos ha sido para no mear gota pero no por impedimento físico sino porque se te evapora de la caló tan grande que hemos tenido, algo difícil de contar y aún más difícil de creer. El mes de julio aún gasta sus últimos segundos y ya se sabe que ha sido el más soleado desde 1906 que se miden estas cosas, además ha sido el más seco de la historia del universo neerlandés, superando al terrible julio de 1921 en el que llovió solo 16 milímetros de agüita y en este año han sido ONCE milímetros, que no dan ni para un chupito . Además hemos sufrido y padecido TRESCIENTAS TREINTA Y DOS horas de sol, que si lo divides por veinticuatro te salen más de dieciocho días de veinticuatro horas con el sol petando a base de bien.

Con todo este drama, la prioridad más absoluta fue, es y será salvar el jardín, ya que mientras que la mayoría prefiere que se les seque, yo he optado por gastarme unos leuros en agua y además, darle sus vasitos de agua a mis PIMIENTOS , que tengo nueve plantas creciendo y que algún día serán la alegría de la huerta:

Mis pimientos de Padrón

Tengo dos jardineras con tres plantas de pimientos de Padrón cada una y en la foto anterior vemos una de ellas y en la siguiente vemos la otra. Están espléndidos y ya tienen flores y pronto tendrán pimientos y yo me emocionaré hasta las lágrimas que no tengo porque se me secaron con la caló. Mis tres plantitas están en una pared colgadas, les da el sol algunas horas del día, pero no todo el día, con lo que espero que los pimientos no me salgan de esos de la-puta-la-madre.

Más pimientos de Padron

A una compañera de mi trabajo le regalé cuatro plantas y se fue de vacaciones una semana y ahora que ha vuelto me ha confirmado que se le murieron, se le secaron como momias. Además de las seis plantas de pimientos de Padrón, esa compañera me regaló tres de pimientos Shishito, la versión japonesa, muy similares, aunque menos rugosos, pero de igual tamaño y hasta los cocinan más o menos de la misma manera lo cual sirve para demostrar lo pequeñito que es el mundo. Esos tres pimientos, no sé si no les gusta la tierra o están traumatizados con el clima, pero no lucen tan bonitos:

Plantas de pimientos shishito

No tienen tantas flores como los otros pero vamos, que esta semana seguimos a casi treinta grados y es posible que la planta se anime, que no será por agua, que todos los días les doy un vasito de agua a cada una, además de las regadas del jardín, que son cada dos o tres días dependiendo de la caló.

Mis uvas siguen engordando

La que tiene toda mi atención es la parra y volvemos a mirar uno de los racimos, que siguen acumulando el agua con la que riego, están bien al solito para que se pongan dulces y yo me veo creando una mermelada que será épica y legendaria y es posible y hasta probable que incluso un sirope de uvas blancas.

Esto es el verano, caló dañina y alegrías en el jardín.

Una respuesta a “Supervivientes de la OLA de CALÓ tan dañina”

  1. Aquí ya nos entró la ola de caló, pero estamos acostumbrados, para mañana hasta el Domingo mas de 40º y lo peor son las mínimas de 20 y 23º, a mi no me afecta demasiado, en el campo al ponerse el sol refresca hasta casi las mínimas y se puede dormir sin problemas, pero en la ciudad es que se asan sin remisión, no tienen mas remedio que tener el aire prendido las 24 horas del dia…
    Salud

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.