La ida y la vuelta a Gran Canaria en julio

La terrible ola de calor que no nos da tregua y que lleva sobre los Países Bajos desde tiempos inmemoriales ha terminado afectando todas nuestras vidas y por eso, aunque hoy se cumplen casi tres semanas desde que regresé de Gran Canaria, no he hablado de ese viaje, bueno, no solo es el calor tan horrendo que me impide sentarme a escribir, es también que como no estaba seguro si la diñó tú-sabes-quién, pues estaba esperando por si me ahorraba hacer los vídeos, que es muy latoso. Aprovechando un viernes tranquilo en la oficina por fin me he puesto y he logrado sacar adelante una anotación gráfica que va a resultar épica y legendaria y que demuestra por trillonésima vez que este es el mejor blog sin premios en castellano y un lugar en donde la calidad brilla por su presencia tanto como por su ausencia. Los vídeos los he preparado las dos noches anteriores en mi casa y me faltaba componerlo todo en una única anotación que dominará a todas las demás. Mis vacaciones veraniegas en Gran Canaria comenzaron con una alegría porque la aerolínea elegida para el viaje es Transavia, la cual parece que no está metida en los fregados de Ryanair o en la desfachatez y la desvergüenza de Vueling. Volaba desde Amsterdam, de sábado a domingo y opté por gastarme unos veinte leuros más en el billete para tener la ida y la vuelta en horario cristiano, es decir, mi avión salía de Amsterdam a las dos y media de la tarde y me permitía ir al aeropuerto por la mañana sin problmeas. Elegí ir en guagua a la estación de tren de Utrecht porque con las obras alrededor de la misma, no me arriesgo a dejar la bici toda la semana. En el aeropuerto, pasé el control de inseguridad sin problemas y después busqué mi avión. Salimos en hora y para complacer a ese-que-no-mento, pillé asiento de ventana pero del lado izquierdo del avión. Desde mi ventana, lo que se veía es un avión de Vueling que seguramente estaba retrasado desde que crucificaron a Jesucristo y los pasajeros ya los habían momificado:

Avión vueling en Amsterdam

Es lo que tiene arriesgarte a volar con las líneas aéreas agitanadas, que te dan por culo a base de bien. El viaje fue perfecto y hay un vídeo espectacular que contiene el despegue y el aterrizaje. En la primera parte, el despegue, fuimos de nuevo a la Polderbaan, en el quinto coño y esta vez iba del otro lado del avión (hace poco estaba sentado en la parte derecha) con lo que ya hemos visto la ruta desde ambos lados. El despegue es precioso, sin nubes y el aterrizaje en Gran Canaria es épico y al estar en la parte izquierda del avión se puede ver la isla perfectamente. Este vídeo, que no me extrañaría nada que nominen a muchísimos Oscars, está acompañado de la canción From Now On del musical El gran showman – The Greatest Showman. Como siempre, si el vídeo no está debajo del párrafo, lo podéis ver AQUÍ:

De lo que sucedió en Gran Canaria diré poco porque es información encriptada y para la que es necesario ensuciarse pero que sepáis que un día fui a bucear y habrán vídeos del fondo del agua del mar. Saltamos ocho días hacia el futuro de este pasado y llegamos al día en el que regresaba, que era domingo y de nuevo y gracias a aquellos veinte leuros de más, pillé el vuelo de las once de las diez y media de la mañana en lugar del de la noche que llega a Amsterdam de madrugada. Pasé el control de inseguridad del aeropuerto con mi mochila petada de comida y embarcamos en hora. NO solo hice un vídeo, en paralelo, gracias a que tengo un Androitotorota de doscientos leuros, hice fotos mientras grababa el vídeo, ya que mi Androitotorota permite esa proeza tan grande y de nuevo, me senté en el lado izquierdo del avión y tenemos UN MONTÓN de fotos espectaculares con diferentes lugares de la costa noreste de Gran Canaria. En primer lugar vemos la playa de Salinetas:

Playa de Salinetas

Desde allí nuestro avión siguió volando y se puede ver en la siguiente foto de nuevo la playa de Salinetas y a su derecha la Playa de Melenara, lugar al que suelo pasear por las tardes desde la Garita y en donde quedo mucho con los amigos para cenar:

Playas de Salinetas y de Melenara

Al lado de Melenara está el muelle de Taliarte y allí la facultad del Ciencias del Mar tiene un edificio grande y hasta laboratorios con unas piscinas en las que recuperan tortugas y otras bestias marinas, aunque puedo jurar y juro que no se realizan labores de protección de los asquerosos truscolanes, bestias que se merecen la muerte. En la siguiente foto vemos el muelle:

Muelle de Taliarte

Finalmente, cuando el avión comenzaba a alejarse de la isla redonda, de Gran Canaria, tenemos una foto de las playa del Hombre y de la Garita, ambas de fabulosa arena negra y entre ellas, la urbanización de Hoya Pozuelo en donde tiene la keli mi madre. En la playa de la Garita he pasado miles de horas de mi vida al sol:

Playas del Hombre y de la Garita

Todas las fotos anteriores las hice mientras grababa el vídeo del despegue que está al final de esta anotación y en el que he añadido mensajes encriptados con los nombres de las playas y que seguro que el único que mira los vídeos los verá. Seguimos hacia el norte, a una velocidad mayor de la esperada por los vientos en la colita que tanto gustito nos daban y gracias a la malvada ola de caló, no había nubes y el aterrizaje fue épico e hice un montón de fotos antes de comenzar a grabar el vídeo. Las fotos que vienen a continuación cubren los últimos quince minutos del vuelo. No hice fotos sobre Bélgica por el asco tan grande que me da ese país desde que es nido y refugio de josdeputas-terroristas, traidores, dictadorzuelos y golpistas. La primera imagen ya es territorio neerlandés, al norte de la ciudad de Brujas y es el estuario del río Escalda, el cual lleva hasta el puerto de Amberes. La ciudad en el lado derecho del río es Flesinga:

Estuario del río Escalda y ciudad de Flesinga

El avión continuó bordeando los Países Bajos y la siguiente foto es de una de las mayores obras de ingeniería de la humanidad, el Delta Park Neeltje Jans, la barrera que protege a los Países Bajos del mar del norte y que se puede abrir y cerrar a voluntad. La excursión que hice a ese lugar con mis padres es una de las que más hemos disfrutado y un recuerdo que está grabado en mi memoria para siempre:

Delta Park Neeltje Jans

Un poco más al norte tenemos otra vista espectacular, el Haringvliet, esos brazos de tierra, como flecos, que se forman en el estuario del río Rin, que por esa zona le da a la costa un aspecto precioso:

Vista del Haringvliet

Siguiendo el vuelo, llegamos a la entrada desde el mar del Norte al puerto de Rotterdam, puerto de más de cuarenta kilómetros de largo, el más grande de Europa y que nace de otro de los ramales del río Rin en su estuario. En el lado derecho de esa mega-entrada a Rotterdam está Hoek van Holland, literalmente la esquina de Holanda:

Entrada al puerto de Rotterdam desde el mar del Norte

Algo más al norte pasamos por encima de la playa de la ciudad de la Haya, Scheveningen, nombre imposible de pronunciar para los cristianos. En la foto se puede ver De Pier, esa estructura que se adentra en el mar y que entre otras dos cosas, tiene una noria y un pabellón. A esa playa se llega en tranvía desde la Haya y en el camino y cerca de la misma está Madurodam, el parque ese de Holanda en miniatura que tanto gusta a los turistas:

De Pier y Scheveningen

Ya estábamos llegando al aeropuerto y el último trocito del país que fotografié (o que he elegido para esta excelsa selección) es la ciudad (o villorrio) de Katwijk aan Zee, lugar en el que no he estado pero al que le tengo una manía tremenda por dos motivos. Uno, que el antiguo director de recursos INhumanos de mi empresa, un jodelagranputa del copón, tenía de apellido el nombre de la ciudad y segundo, que el significado de Katwijk es poblacho de gatos y yo odio y me dan asco y alergia esas bestias repugnantes, con lo que jamás pondré el pie en una ciudad que debe tener una infestación de alimañas similar a la truscolana:

Katwijk aan Zee

Después de eso aterrizamos. En el vídeo, que vemos lo que hay después de Katwijk hasta el aeropuerto, también tenemos el despegue de Gran Canaria. Es fabuloso y fantástico a la par que maravilloso y solo se merecía una canción, así que usé el clásico I Wanna Dance With Somebody (Who Loves Me) de la divina y recordada jacosa Whitney Houston. Esta es una de esas canciones que solo y y dos más reconocemos que es maravillosa pero que cuando la gente la escucha al salir de marcha, se ponen como motos, es que parecen familia de la niña del exorcista y pierden la vergüenza bailando con esta música. El vídeo, si no lo véis por ahí debajo, está AQUÍ:

Y tras aterrizar, pillé el tren a Utrecht la guagua a mi keli y concluyó mi visita a Gran Canaria veraniega.

2 AFC Ajax – SK Sturm Graz 0

El mejor blog sin premios en castellano es una amalgama de morralla de la mala y de la peor que da unos giros totalmente inconsistentes y en el que hoy se puede hablar de esto y mañana de aquello. Uno de esos temas que parecen no pegar ni con cola pero que acaban por aquí son partidos internacionales del AFC Ajax, a los que acudía mucho en el pasado pero que llevábamos exactamente tres años sin ir porque el equipo ha pasado por una fase malísima y vendieron todo lo bueno que tenían. El regreso de los hijos pródigos también se ha debido a que nos hicieron una oferta que nadie con un milílitro de sangre agitanada puede rechazar, dos partidos en los que de antemano no se conocían los equipos a los que nos enfrentábamos por la módica cantidad de veintisiete leuros, trece leuros y pico por partido. En algún momento de nuestras vidas recién pasadas supimos que el primer contrincante o enemigo sería el SK Sturm Graz de Austria y dependiendo de lo que suceda en el partido de ida y en el de vuelta, el segundo será otro equipo para acceder a la Champions League o vamos de rebajas a la UEFA Europa League.

El partido ha coincidido con El infierno holandés es naranja y nos temíamos todo lo peor y más, ya que un estadio es una masa de hormigón que se caldea que no veas. Como hemos hecho desde siempre para estos eventos, quedamos antes para cenar juntos y elegimos el templo de las costillas, el epicentro del universo culinario de esa exquisitez, el Café Cartouche en Hilversum y en el mismo, por primera vez en la historia, en su terraza exterior sucedió algo increíble. Lo normal es que haya hostias y puñaladas traperas por conseguir una de las mesas que tiene en la calle cuando hay buen tiempo pero en el libro del cambio climático, treinta y cuatro grados no es buen tiempo y las hostias eran por conseguir mesa en el interior, con ese delicioso aire acondicionado. Nuestra comida, por supuesto, fueron costillas:

Costillas en el Café Cartouche

La foto ilustra un concepto que desconocen en muchos restaurantes. Lo que tú pides en el menú son COSTILLAS y eso es lo que te ponen en el plato, no te lo petan con cosas que no has pedido. En recipientes separados te mandan papas fritas y una ensalada que siempre devolvemos sin tocarla indicando al cocinero que se abstenga de enviarnos comida de cabras.

Después del papeo nos fuimos al sur de Amsterdam y regresamos al estadio Amsterdam ArenA, que ahora se llama Johan Cruijff Arena y si alguno tiene curiosidad de cuánto la ha cagado a lo largo de su vida pronunciando ese nombre, pueden comprobar la pronunciación correcta AQUÍ. Íbamos con tiempo así que desde Hilversum tomamos la ruta escénica en coche, ya que el colega con el que voy al fútbol es culocochista como ciertos comentaristas. Al llegar fuimos a un supermercado asiático al por mayor y allí me permitieron comprar Kaya Pandan Coco Spread, la base maravillosa de las tostadas kaya a las que estoy más enganchado que una pelleja a su teléfono móvil. Después de agenciarme la merka y de dejarla en mi mochila en el coche, enfilamos la ruta del estadio junto a cienes de millones de espectadores.

Johan Cruijff Arena

Como siempre, entramos pronto y buscamos nuestros asientos y creo que esta es la primera vez que veo un partido del lado de los abonos del estadio, ya que normalmente me siento en las gradas del lado que se ve en la foto. Elegimos el segundo anillo porque chico, los de la tele si me pongo en el primero no dejan de enfocarme y me agobio. En la foto anterior tenemos un panorama del estadio un tiempo antes de que comenzara el partido. Al final se llenó y en el resto de fotos y vídeos lo veréis más petado.

La ceremonia del meneo de banderas

El momento más emocionante y maravilloso es cuando se hace el chou de las banderas, espectáculo estremecedor que sucede un poquito antes de la conexión televisiva y de que los equipos vuelvan a entrar en el estadio, ya que anteriormente ya los hemos visto. Ese momento mágico lo podéis ver en el vídeo anterior.

La foto al comienzo

Nunca entenderé esa obsesión por hacerse la foto juntos, yo al enemigo no le doy ni agua chirria y jamás de los jamases me haría fotos con el enemigo, pero en la imagen anterior los podemos ver arrejuntados. Esta es la primera vez en la historia del legendario y ciertamente épico mejor blog sin premios en castellano en la que podemos ver los equipos del lado del paquete y no del lado del orto.

Los seguidores del enemigo

El enemigo también trajo su público, que los ubican en una zona separada y que previamente se llena con chinches, piojos y ladillas y así los vemos que estaban desquiciados meneándose con tanta picazón y como que agitaban sábanas blancas rindiéndose o algo así, y a algún Dios le pido que os de la inteligencia para saber lo que hay que hacer si queréis ver el vídeo anterior.

Depspués del primer gol

El primer gol del Ajax llegó a los quince minutos y en la foto anterior tenemos el comienzo del juego tras la celebración y la gran alegría. Como la portería del contrario estaba en el lado opuesto y en esa mitad el juego mayormente sucedió por allí, no hice vídeos (o no los vamos a ver, que es más correcto).

Primera jugada de peligro tras el comienzo de la segunda parte

Tras el descanso, el portero del enemigo estaba a tiro de peo y nada más comenzar la segunda parte tuvimos una jugada de esas en las que se acercan y aproveché y documenté el evento en el vídeo anterior.

Segundo gol por penalti contra el Graz

Hubo un estremecedor penalti contra un santo varón del Ajax y el árbitro, que era español, pitó penalti y además dijo por la megafonía que truscoluña no es nación. El vídeo anterior es la secuencia de disparo del penalti y el gol que le sucedió, con la histeria que siempre se dispara en esos momentos tan poco dados a la reflexión y la meditación.

Sacando un córner

No hubo más goles, pese a que lo intentaron por pasiva y por evasiva pero nos quedamos con el vídeo anterior en el que un jugador del Ajax saca un córner y después sigue el juego.

Paseíllo de agradecimiento de los jugadores del Ajax

Cuando acabó el partido, como siempre, los jugadores hicieron el paseíllo al campo de agradecimiento y en el estremecedor vídeo sobre estas letras se puede ver el instante en el que se acercan a nuestra zona, o a los que quedábamos, que muchos salen por patas según pita el final el árbitro. Por detrás de la portería es la zona de los minusválidos, aunque los que tenían las sillas de rueda más espectaculares ya se habían ido. Entre ellos también había un niño en una cama de hospital que en la mitad del partido se bajó de la cama y se puso a jugar con un balón y después se volvió a subir a la cama para la segunda parte.

Salimos del estadio, regresamos al coche, que está a unos veinte minutos andando y desde allí, regreso a mi casa, en donde me dejó el colega antes de seguir para la suya. Este primer partido fue un gran éxito y ahora tendremos un segundo partido en un par de semanas, para el que todos los espectadores tenemos las entradas y todos estaremos sentados en las mismas posiciones. Como a nadie le gustan los cambios, también iremos al Cartouche y comeremos el mismo plato de costillas, o no el mismo ya que técnicamente ese lo habremos procesado y jiñado mucho tiempo antes, pero vamos, que de las cinco opciones de costillas que tienen, no vamos a pedir una de las cuatro versiones inferiores. No vamos a montarnos el cuento de la lechera así que no haré cábalas sobre el futuro en el otoño.

Un nuevo regreso navideño

Todos los años se repite la misma matraquilla. Yo me compro el billete para ir a Gran Canaria miles de millones de segundos antes y espero pacientemente a que me llegue la hora y cuando sucede, pues apechugo y me pongo en ruta. Este año, por primera vez en la historia del universo conocido, el Elegido, o the Chosen One, de Uitverkorene o il Scelto según como os plazca mentarme cambió la ruta ibérica y en lugar de pasar por Mandril con liberia, fui directo a Lisboa con TAP, ciudad en la que mismamente había estado un par de semanas antes y que en algún momento de este mes seguro que hay relato por aquí ya que nos saltamos el orden y contamos las cosas como a mí me sale de los mismísimos mondongos, que para algo soy el que paga el tinglado este. El avión salía a las siete de la mañana del viernes y para ello debía facturar a las cinco y uno no es tonto y tras la jugarreta de los taxistas de unos años atrás, ahora soy más de la corriente esa que clama porque les den por culo y como el taxi me cuesta exactamente los mismos leuros que una habitación en el Hotel ibis budget Amsterdam Airport, pues tenía habitación y vine saliendo de mi casa la noche antes.

Habitación en el Hotel ibis budget Amsterdam Airport

Las habitaciones de ese hotel de costo bajo son simples pero muy completas y en realidad tienen capacidad para tres julays. Jamás me quedaría a ir para visitar Amsterdam porque es un coñazo ir a la ciudad pero está a unos seis minutos del aeropuerto en una lanzadera gratuita, lo cual es muy conveniente. En la primera de ellas, antes de las cinco de la mañana, un servidor y una multitud íbamos camino del aeropuerto. Éramos tantos que apilan las maletas en una parte de la guagua y el pasaje va como ganado en la otra. Efectivo si lo que quieres es maximizar la cantidad de julays. Al llegar al aeropuerto facturé y subí a pasar el control de inseguridad y tras eso, desayuné las cosillas que me compré en el supermercado del aeropuerto y me senté a esperar la salida. Un poco más abajo se podrá ver el despegue en un vídeo o más bien se puede ver negro sobre negro ya que pese a lo que diga el comentarista más prolífico, los despegues nocturnos son una puta mierda del copón. En este avión tenía asiento de ventana. Embarcamos en hora y despegamos con una puntualidad increíble. En el avión nos dieron hasta papeo, como en aquellas aerolíneas con las que se movían Genín y Virtuditas por el mundo allá por los sesenta, una cosa como de un pasado muy lejano, casi que de la época del Concilio Vaticano II (palito-palito). ´

El avión de TAP que me llevó a Gran Canaria

El aterrizaje en Lisboa fue espectacular, con un cielo azul y dimos un rodeo sobre la desembocadura del Tajo y pasando por la ciudad increíble, todo superdocumentado en el vídeo que viene a continuación, pero antes de llegar al mismo señalar el avión que se puede ver en la foto anterior y que estaba aparcado junto al que me trajo desde Amsterdam. Resultó que ese fue mi avión a Gran Canaria con lo que a falta de asiento en ventana para ese vuelo, al menos vemos la preciosidad de avión que me llevó, un Embraer 190 o 195.

A continuación tenemos el vídeo que documenta el despegue nocturno de Amsterdam y el aterrizaje a las nueve de la mañana hora local en Lisboa. Está acompañado de la fabulosa canción Rewrite The Stars o truscoluña no es nación traducido al español y que cantan a dúo Zac Efron & Zendaya en el retonnnnnnnno musical de Zac, lo más esperado en el mundo desde que la Cenicienta se mudó a un piso en Móstoles. Obviamente, la canción pertenece a la banda sonora de la película El gran showman – The Greatest Showman que todos hemos ido a ver salvo Virtuditas. Si el vídeo no está por aquí debajo, lo tenéis AQUÍ:

En el aeropuerto de Lisboa aproveché la escala para comprar un par de cajas de Pasteles de Nata de la marca ALOMA, recién hechos allí mismo y que estaban riquísimos y si no que alguien le pregunte a mi madre que se jincó ella sola una caja o a los que se pegaron la otra:

Pastel de nata ALOMA

Ya en la parte del viaje de las vacaciones navideñas yo sigo lo del #MEnot y paso de compartir mi vida con la plebe. Solo un par de detalles. Uno es que estuve en la playa de la Garita y durante un par de horas, yo era el único ser humano e incluso inhumano disfrutando de los veintipico grados, el sol, la brisa marina que sale del fondo del agua del océano y todo lo demás y si no me creéis, a las pruebas me remito:

Playa de la Garita

Bendita sea la tontería esa de los canarios de no querer ir a la playa si no es verano. Toa’pa’mí. Uno de los días bajé a las Palmas de Gran Canaria para una inmersión nocturna que comentaré en una anotación exclusiva y antes de ir al club de buceo aproveché para visitar el tradicional Belén de arena de las Palmas de Gran Canaria, conocido en el universo entero y que se hace porque al contrario que las playas chicharreras, en las Canteras hay un montón de arena y ni siquiera tiene alacranes, como la de la isla picuda. Este año se les fue un poquito la mano con la interpretación de los motivos navideños y casi que parece que hubo la mano de un podemita por detrás de la inspiración:

María, el viejo José y el niño Jesús

Supuestamente los anteriores son María, José y Jesús. Ella tiene un careto de pendón jinameño que no veas, está toda repatingada como si se acabara de fumar un porrillo y todavía no se le ha pasado el efecto. El José se ve claramente que no es el padre porque está muy envejecido y demuestra que ella se casó con él por interés puro y duro. El chiquillo es que casi no cabe en el pesebre, estará recién nacido pero vamos, que para soltar ese cachorrro por los bajos se tuvo que quedar rota para los restos.

Los Reyes Magos de arena en la playa de las Canteras

Otra escena conocida en este portal de Belén gigantesco de arena es la de los tres Reyes Magos de Oriente, nada de travelos o lesbianas como gustan por Mandril a la alcaldesa esa que parece sacada de algún episodio de la Bruja Avería. Estos mayormente el problema que tienen es el de la obesidad, quizás por las cervecillas que se jincaron por el camino y el camello es que podría salir perfectamente en el tercer episodio de la nueva saga de las Galaxias, esa que ha tenido un segundo episodio tan malo. Y esta última referencia me sirve para enlazar con el vídeo ya que la música que acompaña al siguiente y estremecedor documento es el tema Smoke, del maestro entre maestros John Williams y que era el tema del malo de la primera película de la nueva trilogía, el mismo que murió en la segunda y nos ha dejado con un malo acarajotado para la tercera y última. Si el vídeo no está por aquí debajo, lo tenéis AQUÍ:

Por supuesto que tengo más pero como ya esto es muy largo, cortamos aquí.

Rembrandt de noche con su Guardia Nocturna en Rembrandtplein

Rembrandt de noche con su Guardia Nocturna en Rembrandtplein

Sigo procurando hacer alguna foto de aquellos lugares cotidianos por los que paso y que pueden resultar interesantes para el visitante habitual. Anoche mismamente fui a Amsterdam a cenar con mi amigo el Turco y pasé por Rembrandtplein, mi plaza favorita en la ciudad y con la llovizna y que no es el fin de semana, Rembrandt y amigos, a los que vimos por primera vez en éste el mejor blog sin premios en castellano hace más de diez años y además cuando la estatua miraba hacial el sur de la ciudad, estaban solitos. Una de las obras maestras de Rembrandt es la ronda de noche, en neerlandés Nachtwacht que se puede traducir literalmente como truscoluña no es nación o la guardia nocturna. Aproveché la falta de la multitud para hacer esta foto de Rembrandt protegido por su guardia nocturna en una noche otoñal holandesa.