Bicicleta de bomberos en Bratislava

Bicicleta de bomberos en Bratislava

En Bratislava, en alguna exposición que había en el Castillo de Bratislava me tropecé con la bicicleta de bomberos de la foto. Todos sabemos que yo tengo cierta obsesión con bicicletas así que además de flipar, corrí a capturar esta joya. El concepto de mandar a los bomberos en bici y cargando el equipo me parece fabuloso, sobre todo si de lo que se trata es de llegar tarde y con suerte no salvar ninguna vida ni trabajar. Lo que sí que no entiendo es la presunción de llevar la manguerita con sus diez o quince metros de longitud y esperar que en la zona haya una conexión de ese tipo y que además le llegue para estirarla hasta el sitio del fuego. La bici o es a contrapedales o allí son brutos como arados y no frenan y parece que tiene algún sistema con un timbre sobre la rueda delantera para hacer ruido y que la gente se aparte, aunque no entiendo lo de la cosa esa que cuelga del volante y que no es una corneta pero parece un instrumento de viento, a menos que sea obligatorio apuntarse en la banda de música del poblacho cuando se trabaja de bombero. La bicicleta solo tiene una velocidad y yo que he pasado por Bratislava, allí hay cuestas, con lo que el colega, a poco que el incendio sea en una de las laderas, va a sudar tinta de la más negra. Esto tiene toda la pinta de ser la genial idea de algún politicastro podemita que se quería comprar un casoplón mangoneando dinero del erario público o de la época comunista, que por allí tuvieron décadas de progreso comunista después de la Segunda Guerra Mundial.

Bicicleta Sparta con bandeja de carga frontal

Bicicleta Sparta con bandeja de carga frontal

Mi amigo el Moreno, cuando paseamos por el bosque, está obsesionado con ramas de los árboles que vemos, sobre todo esas que tienen formas especiales o están cubiertas de musgo y siempre que ve una, se para admirarla y quizás a cortarla para llevársela y usarla en el proyecto en el que está involucrado. En mi caso, son fotos de bicicletas y cuando estamos caminando por Hilversum y veo una bici que me llama la atención, lo flipa cuando me ve corriendo a hacerle una foto antes que desaparezca. Fue el caso de la bicicleta Sparta que vemos hoy y que vi un día de febrero. Yo juraría por las uñas negras de las garras de los pies de Mafalda que es eléctrica y que el motor lo tiene en la rueda delantera. Engaña porque con un diseño tan juvenil uno pensaría que los niños aún tienen energía para quemar pero esta generación que se está criando ahora, a fuerza de tenerlos encerrados en sus casas y conectados al mundo a través de las pantallas de sus teléfonos y tabletas, no son de los que buscan hacer ejercicio y puedo creer que prefieran una bici eléctrica. En la parte trasera parece estar el lugar en el que va la batería. La vici tiene una bandeja gigantesca delante del volante, como para llevar cajas de pizza o similares. Esto igual explica lo de la modalidad eléctrica, si vas a contratar a un gandul para que lleve las pizzas a las casas y no le quieres poner una moto, al menos le joderás la excusa para que tarde una vida y más con una bicicleta eléctrica que hace una gran parte del esfuerzo. No tengo ni idea del precio pero la marca Sparta parece que se dirige a un mercado que está dispuesto a pagar por encima de los mil quinientos leuros.

Bicicleta Dutch ID roja

Bicicleta Dutch ID roja

En la temporada escolar, los miércoles siempre voy a clase de italiano, que nos las dan en un colegio que alquila clases fuera del horario lectivo, supongo que para ganarse una pastilla y que los profesores se puedan ir de pelanduscas o así. En una de mis últimas visitas antes de irme de vacaciones a Asia vi una bicicleta que me llamó la atención. Lo de ver es significativo ya que durante la mayor parte del año escolar, estamos en la época en la que entre las siete y las ocho y media de la tarde la obscuridad es casi completa, con lo que paso por allí sin ver las otras bicis. Como muy recientemente, me gustó de la bicicleta que tenía una capacidad pasmosa de llevar carga en el volante, con una megacesta en la que puedes meter a E.T. el extraterrestre y a dos primos-hermanos más. La bici también tiene la parte posterior preparada con un asiento de niño, que tiene un tope abatible y además, en el eje de la rueda trasera hay unos reposa-pezuñas. La bici es una Dutch ID, compañía que en la actualidad solo fabrica bicicletas eléctricas, bastante caras. Este modelo tiene freno a contra-pedal y parece que lleva un cambio de tres velocidades. Por lo demás, la bici se ve bien robusta.

Zarrapastrosa 2.0

Zarrapastrosa 2.0

Ayer confirmaba El fin de una rueda, el tremendo y catastrófico drama que afectaba a La Zarrapastrosa, mi SAMBACLETA para los setecientos metros que separan la estación del edificio en el que me prostituyo ocho horas al día, cinco días a la semana. Se activó el protocolo de emergencia ejecutiva y manipulé ligeramente a uno de mis colegas de la oficina para realizar una operación a ruedas abiertas y trasplantar la misma desde otra bicicleta. Para poder ejecutar esa tarea necesitaba una bicicleta donante y previamente ya había ojeado una que lleva meses abandonada en el complejo de edificios en el que trabajo y a la que le habían puesto una etiqueta avisando que se la llevarían.

Esta mañana, al llegar a la oficina, de tapadillo, pillé la bicicleta donante y la bajé a nuestro garaje y hoy a las doce el cirujano fue a la mesa de operaciones con sus herramientas y en sesenta minutos realizó varias operaciones. La primera fue quitar la rueda trasera a la La Zarrapastrosa, lo cual tomó bastante tiempo. Después, mucho más rápidamente, le quitó la rueda a la bicicleta donante, sobre todo porque tenía un sistema más actual y la cantidad de tornillos oxidados a remover era muy inferior. Después trasplantó la nueva rueda a La Zarrapastrosa y ajustó su posición para que la cadena no esté ni muy suelta ni muy tensa. La nueva rueda tenía un pinchazo pero para eso ya había determinado alguna actividad posterior que puedo hacer yo mismo. Trasplantó la rueda rota a la donante y la mal-conectó ya que el objetivo es deshacerme de ella. Nos quedaba tiempo, así que me propuso hacer un DOBLE TRASPLANTE y cambiar también la rueda delantera, ya que en la otra bicicleta se veía mucho mejor. El trasplante de ruedas entre las dos bicicletas no tomó más de diez minutos. Nos quedaba tiempo así que arregló el pinchazo de la nueva rueda y en sesenta minutos La Zarrapastrosa volvía a estar operativa, transformada, así que ahora, la que tenemos en la foto es la Zarrapastrosa 2.0, sigue teniendo el mismo cutre-aspecto de la primera generación, algo fundamental para que no atraiga la atención de los que afanan bicicletas en la estación, pero ahora tiene candela para unos cuantos años más. Calculo que en un par de días le haremos algunos ajustes, pero serán pequeños detalles para que todo esté perfectamente encajado.

Ahora me tengo que deshacer de la donante y volver a ponerla en el lugar en el que la encontré, solo que bien jodida y mal pagada, que ahora sí que el que la trinque tendrá que currárselo y gastarse guita para ponerla operativa o en su caso, hacerle un trasplante masivo desde alguna otra donante.

En la estación he encontrado una que parece abandonada y que puede resultar interesante y estoy esperando a que le pongan la pegatina en la que avisan que la van a retirar y cuando eso suceda, en las dos semanas que dan para quitarla, me la llevaré y así tengo una bicicleta alternativa, que nunca está de más.