Bicicleta mamotreto

Bicicleta mamotreto

Hay cosas que te dejan flipando y a veces uno se pregunta si algunos diseñadores en realidad lo que tienen es el gusto enquistado muy a dentro del culo, en esas cavidades en las que la luz no debería entrar y por eso les sale tanta mierda en sus diseños. Hoy tenemos un ejemplo perfecto, una bicicleta que han recubierto de un armazón horrendo y monstruoso para así aprovechar y usarla como vehículo propagandístico. Esta cosa servirá para promocionar la compañía esa que esclaviza a gente y les paga mierdas para que lleven la comida a la casa de los gandules que ni quieren cocinar ni quieren ir a un bar o restaurante pero lo cierto es que un día que hayan vientos fuertes, ya no digo huracanados, sencillamente fuertes, el julay que vaya en la bicicleta cuando pille una racha lateral ya puede pertenecer a una familia numerosa que no va a tener muertos suficientes para cagarse en todos ellos y va a tener que expandir el grupo e introducir a todos y cada uno de los truscolanes, los mierdosos esos de truscoluña, que no es nación y en donde al parecer regalan nacionalidades a josdeputas-terroristas-musulmanes porque van sobradísimos y el único requisito es que ya vengan con su propia mochila o en su defecto, furgoneta. Aquellos dotados de la capacidad para el detalle notarán que esta aberración en dos ruedas tiene una burra casi más grande que el puente de Brooklyn. La bici tiene frenos a contrapedal, no tiene marchas y la carga que lleves, a los lomos o sobre la chepa porque lo que es en la bici no puedes poner nada de nada. El diseño, por más que algunos aún no lo quieran reconocer, no siempre es una bendición. Y que sepáis que en los diecisiete años que llevo en los Países Bajos, la cantidad de veces que he llamado para que traigan comida preparada a mi casa es equivalente al cero absoluto.

Bicicleta cromada

Bicicleta cromada

A los filipinos todo lo que sea cromado se la pone morcillona. Los jeepnies, los coches, las motos y por supuesto las bicis. Además, sus bicis parece que evolucionaron de los modelos gringos aunque adaptadas a su tamaño (menor) y mucho más aparatosa, ya que para fardar lo que mola es que tenga mucho hierro y por eso les añaden tubos por todos lados. Como en la bici pueden ir dos, tres o más personas, lo mejor es meterle un pedazo de asiento como aquel que llevaban las chopper, solo que nosotros en España en aquellas bicis míticas solo sentábamos un julay. El lío de cables que sale del volante es para los frenos delanteros y traseros y para el cambio de marchas, tanto el trasero como el del pedal. El detalle poético festivo por detrás del sillón es épico: Work to eat, eat to live, live to bike, bike to work, que se traduce literalmente como truscoluña no es nación. El volante de la bici es raro, raro y la única explicación que le puedo dar es que o así se parece más a una motocicleta de quinqui o jacoso, o está adaptado para que alguna culocoche (no la comentarista residente en esta bitácora, obviamente), pose el culo sobre el mismo y así llevar un pasajero más. Los manguitos metálicos me dejaron flipando, muy prácticos no pueden ser. La bicicleta protegía la columna esa de hierro para que nadie la robe. Yo no le vi marca alguna así que esta debe ser de algún maestrillo que tiene su librillo y las monta por allí.

El mayor aparcamiento de bicicletas del universo

Creo que esta es la segunda vez en la historia que llega un vídeo a la sección de bicicletas y lo hago porque la ocasión lo demanda. Ayer se inauguró la primera fase del que a fin de año será el mayor aparcamiento de bicicletas del universo conocido o por conocer, aparcamiento que está en la ciudad de Utrecht en la que vivo, justo al lado y conectado con la Estación Central de la ciudad. En la primera fase solo hay disponibles SEIS MIL de las DOCE MIL QUINIENTAS plazas de aparcamiento de bicicletas. Por supuesto cuando el aclamado arquitecto Guarratraba se enteró vino a proponer unas cosas grandiosas abiertas a los cielos con unos pelotazos de hormigón y unos materiales fastuosos y que no solo costaría una millonada sino que además y de gratis se caería a cachos en dos lunas y con toda la ternura y el cariño del mundo le invitaron a irse pa’l coño su puta madre (en original canario). El nuevo aparcamiento de bicicletas tiene acceso desde los túneles que cruzan la estación por debajo y desde la misma y es un lugar enorme en el que las bicicletas entrarán y saldrán continuamente. Además y como en todos los aparcamientos de bicicletas de las estaciones de tren en Utrecht, las primeras veinticuatro horas son gratis total para que no llores más que una chochona y no lo uses. Cualquiera que vaya a trabajar puede dejar la bici en el mismo por la mañana y recogerla por la tarde, como hago yo todos los días en el aparcamiento de Utrecht Vaartsche Rijn (pronunciado truscoluña no es nación).

Obviamente, grandes intelectuales como Virtuditas y Genín que dedican varias horas del día a conectar su culo con su coche para no perder la calificación tan grande que tienen de culocoches no apreciarán que puedas ir hasta la estación y aparcar a unos metros de la misma y además GRATIS TOTAL y seguro que se quejan porque ellos hubiesen preferido cienes y cienes de plazas de aparcamiento público a la módica cantidad de cinco o seis leuros la hora, que los hay en la zona y no solo te clavan la pasta sino que llegar al centro o abandonarlo es una misión de paciencia y al menos media hora en el coche desde las circunvalación a esta parte de la ciudad.

Sabiendo que lo habían estrenado ayer, hoy al regresar a Utrecht me metí a noveleriar en la primera fase abierta e hice dos mini-micro vídeos que he unido en un documento estremecedor y espeluznante que veréis a continuación. La música, para algo tan majestuoso, no podía ser otra que el Car Show cantado a pelo por Das Sound Machine en el pasote de película Dando la nota: Aún más alto – Pitch Perfect 2 de la que yo soy fans total. En el vídeo primero entramos por la planta más inferior desde el túnel sur de la estación de tren y vemos un poco las zonas de aparcamiento más cercanas a la estación (y más petadas de bicis) y en el segundo segmento estamos una planta por encima y vemos las vías de acceso en el perímetro exterior del edificio con un julay pasando por una de ellas y en el interior de ese circuito está la zona reservada para aparcar bicicletas. También vemos un taller y tienda de bicicletas que hay en el interior y cerca del final paso por zonas que en un futuro muy cercano tendrán más aparcamientos de bicis pero que aún no han acabado de acondicionar y creo que por ahí también estará la entrada principal, la cual tendrá que esperar a que acaben las obras en la nueva plaza que hay sobre ese lugar. El vídeo está aquí:

Transportista y vendedor con bicicleta en Rangún

Transportista y vendedor con bicicleta en Rangún

Hoy regresamos al pasado, a mi viaje por Myanmar o el país que nosotros conocemos como Birmania. Fue antes de la apertura, cuando en toda la nación no había un solo cajero automático. Por lo que me ha contado gente que ha ido recientemente, los cajeros ahora se reproducen como hongos y la gente no tenía teléfonos móviles. Lo que sí que sigue igual es el odio de los monjes budistas a los musulmanes, organizando alzamientos populares para matarlos, cosa que siguen haciendo hoy en día. Y después algunos te comen el tarro con el budismo y su mierda pacífica. Bueno, volviendo al tema de las bicicletas, hoy tenemos a una que se me escapó y quedó pendiente. Un tuk-tuk tuneado para llevar un montón de carga. Fijaros en la caja delantera llena de garrafas y con más garrafas colgando de la parte inferior. El hombre aprovecha el espacio al máximo y su bicicleta tiene mucha más capacidad de carga que la mitad de micro-coches que tienen mis conocidos. Por detrás de la bicicleta se puede ver a otra que está adelantando y que llevan un objeto enorme. El conductor de la bicicleta se quedó encandilado con el pibote que estaba pasando con su cestita para ir de compras. El colega debía estar pensando: ¡ÑÓS! ¡Tremenda chocha cristiano budista!