Transportista y vendedor con bicicleta en Rangún

Transportista y vendedor con bicicleta en Rangún

Hoy regresamos al pasado, a mi viaje por Myanmar o el país que nosotros conocemos como Birmania. Fue antes de la apertura, cuando en toda la nación no había un solo cajero automático. Por lo que me ha contado gente que ha ido recientemente, los cajeros ahora se reproducen como hongos y la gente no tenía teléfonos móviles. Lo que sí que sigue igual es el odio de los monjes budistas a los musulmanes, organizando alzamientos populares para matarlos, cosa que siguen haciendo hoy en día. Y después algunos te comen el tarro con el budismo y su mierda pacífica. Bueno, volviendo al tema de las bicicletas, hoy tenemos a una que se me escapó y quedó pendiente. Un tuk-tuk tuneado para llevar un montón de carga. Fijaros en la caja delantera llena de garrafas y con más garrafas colgando de la parte inferior. El hombre aprovecha el espacio al máximo y su bicicleta tiene mucha más capacidad de carga que la mitad de micro-coches que tienen mis conocidos. Por detrás de la bicicleta se puede ver a otra que está adelantando y que llevan un objeto enorme. El conductor de la bicicleta se quedó encandilado con el pibote que estaba pasando con su cestita para ir de compras. El colega debía estar pensando: ¡ÑÓS! ¡Tremenda chocha cristiano budista!

Vanraam Easy Rider

Vanraam Easy Rider

Los Países Bajos, siendo una tierra que adora las bicicletas, tiene también algunas marcas de las que se oye poco pero que tienen sus seguidores. Hoy tenemos una de esas bicicletas extrañas, más bien un triciclo para grandullones y que fabrica la compañía vanraam, los cuales están especializados en bicicletas para personas con necesidades peculiares, como los ancestrales y algunos minusválidos, tanto físicos, como psíquicos o parasicológicos. Esta bici permite que personas que pueden caminar poco tengan algo de movilidad. Fijaros que frente a los asientos tradicionales de las bicis, aquí hay un sillón que parece bastante cómodo. La bicicleta, en su modelo más básico creo que vale unos dos mil cuatrocientos leuros pero esta versión con motor eléctrico seguramente esté por encima de los tres mil leuros. Por detrás del asiento hay una caja para llevar algo de carga. La bicicleta se cruzó en mi camino en el municipio de Baarn, poblacho cercano a Hilversum al que vamos de cuando en cuando a la hora del almuerzo porque hay una tienda de alcohol que tiene todas las cervezas que nos gustan a mi y al Moreno y en particular, la maravillosa IJsbok con la que podéis seguir soñando el resto de vuestras vidas y jamás la probaréis dado que es un elixir creado solo para paladares muy selectos y que viven en una zona del universo muy determinada. Estas bicicletas son particularmente alargadas y fijaros en la extraña posición del volante, el cual se puede empujar hacia adelante para facilitar el acceso al trono del usuario de la bicicleta.

Tuk-tuk con cuatro pasajeros por el delta del río Mekong

Tuk-tuk con cuatro pasajeros por el delta del río Mekong

Otra foto de uno de los tuk-tuk que había por los villorrios que visité en el delta del río Mekong solo que en este caso el vehículo está petadísimo de pavas. Que se vean en la foto, el chamo llevaba tres hembras y un niño, o quizás uno de los siete enanitos de Blancanieves. Sigo sin explicarme como la bicicleta no hace un caballito y lanza al ciclista al espacio. El esfuerzo de mover toda esa chicha humana debe ser lo que mantiene al conductor en los purititos huesos. No vamos a hacer comentarios sobre la selección de colores de ropas y gorros. Al chamo lo quería ver yo si se le meten de pasajeras mi madre y su amiga Rosi. NO solo iba a sudar sangre, es que pota los pulmones en los primeros trescientos metros. Con este tipo de transporte, si eres local tienes unos precios realmente asequibles para ellos y cuando un turista le pregunta al chamo, el tipo solo entiende de dólares y en cantidades espectaculares si las comparamos con el precio de los autóctonos.

Chamo descansando en su tuk-tuk

Chamo descansando en su tuk-tuk

Después de haber recorrido un montón de lugares de Vietnam, en el delta del río Mekong me crucé con un tipo de tuk-tuk totalmente distinto y en el blog veremos varias fotos. En esta primera se puede ver que el pasajero va en una especie de carricoche que arrastra la bicicleta y que va unido a la misma a la altura del eje del sillín. Las bicicletas también son con velocidades y van mucho más rápidas. En el caso de la foto era para una persona pero también los vi más anchos y en los que podían ir varios. De hecho, una de las fotos incluirá a cuatro pasajeros más el ciclista que conduce el tuk-tuk y vamos, seguro que si hubiese pasado más tiempo por allí pillo uno con diez personas.