The Trip To Spain

The Trip To SpainSi hay algo claro cuando se trata del cine es que yo soy capaz de vender a Genín por hora y media de aire acondicionado en una sala y así, sabiendo que cuando vi The Trip to Italy la puse a caldo de pota de la peor, eso no me detuvo a incluir la siguiente película en la serie en una de mis visitas a la filmoteca en Amsterdam y aunque me imaginaba que sería un pallufo, vi The Trip to Spain que por supuesto jamás se estrenó en España y ahora no saben que hacer con todos los carteles que imprimieron anunciando que truscoluña no es nación.

Dos julays hooligans van de vacaciones a España para papear y no mojar

Dos chamos ingleses van a España de vacaciones en una ruta de papeo desde el norte hacia el sur, supuestamente para escribir críticas para periódicos y en el camino comen, beben y cachondean entre ellos imitando a otros famosos.

La primera película de estos dos pájaros que vi LA ODIÉ, me pareció una mierda del copón, un trusco, un pallufo y algo que no se merecía ni una zorra rumana casada con criminal evadido truscolán. Nada en aquella película funcionó para mí así que para esta segunda, mi único requisito era que fuese la última de las películas que iba a ver ese día para evitar que el tremendo disgusto influyera en otras pelis. Lo increíble es que, sin ser un clásico, al menos en esta ocasión resultó una película entretenida, un poco falsa, o muy falsa, ya que en ocasiones los chamos reciben llamadas y podemos ver a las personas que los llaman, con lo que todo está muy preparado. Van por distintos lugares de España y pese a que la idea es probar y criticar la comida, se pasan el tiempo hablando y haciendo parodias de actores y políticos británicos, sin parar y algunas son buenísimas y te tronchas de risas y en otras te aburres. En realidad esto es más bien una docu-comedia, una especie de reality show pero en formato de película y probablemente apoyado en la capacidad para improvisar que tienen los dos protagonistas. En muchos momentos lo consiguen pero también la cagan y en otras escenas, comienzan bien pero las alargan demasiado y llegan a resultar pesadas. En el tramo final de la película llegan a Andalucía y allí se separan y cada uno sigue su ruta y en ese tramo, la película comienza a hundirse sin remedio. Está curiosa, pero si no se cruza en tu camino porque la dan por la tele, ni te molestes.

Esto no es ni será jamás cine para los miembros del Clan de los Orcos. Tampoco creo que tengala substancia que buscan con anhelo los sub-intelectuales con GafaPasta.

06/10

El escándalo Ted Kennedy – Chappaquiddick

ChappaquiddickMira tú que yo no me pierdo ni jarto del whisky más barato los pre-estrenos de los martes y sin embargo, con la película de hoy como que preferí quedarme en el jardín disfrutando del buen tiempo y no me molesté en ir hasta el centro a verla porque no me terminaba de convencer el trailer y tuvo que esperar unas semanas hasta que me cuajó en una de mis visitas a la filmoteca en Amsterdam. Se trata de Chappaquiddick, aunque en los Países Bajos se estrenó como The Last Son y en España se estrenará en septiembre con el título de El escándalo Ted Kennedy.

Un julay ricachón y gilipollas la caga bien cagada

Resulta que los Kennedy estaban todos obsesionados con ser presidentes de los gringos o algo así y en esta película descubrimos que el único hijo que le quedaba al viejo después de que le mataran al que llegó a presidente y al que fue a la Segunda Guerra Mundial, en una juerga en una isla para ricachones, mató a una joven que colaboró en la campaña de su hermano y que iba con él en el coche cuando estaba borracho, cayeron al agua y el muy joputa no la sacó, la dejó allí para que se asfixiara y ahogara con gran desilusión y sin fantasía.

Regresamos al universo de las historias basadas o inspiradas en hechos reales. De entrada, con un tipo que es político putero ya la cosa pinta mal pero es qeu además en la película como que lo intentan convertir en una bellísima mala persona, que se va de la fiesta borracho en el coche con una tía guapa no para follar sino para mirar las estrellas y charlar y por culpa de eso se matan. Esto es lo que resulta más difícil de creer, ese intento de hacer como que allí no pasó nada, que la intención de la escapada no era el cogerse a la penca y darle a la zambomba. Una vez tenemos ese elefante en la habitación, el resto es politiqueo, tramas de encubrir información y lo único interesante es que muestra el poder que tuvo la familia Kennedy para manipular los medios de comunicación y crear esa imagen suya de clan que es casi una familia real. Igual resulta interesante para los gringos pero para mi es algo que ni sabía ni me interesaba conocer y terminó aburriéndome y haciendo que perdiera el interés. En un punto determinado de la historia me eché una micro-siesta pero no creo haberme perdido nada. En fin, que esto aspesta a telefilm, a película hecha para poner por la tele y seguramente brillará y encandilará cuando la programen un domingo o un sábado por la tarde en la parrilla de Telajinco.

Esto no es lo que van a ver al cine los miembros del Clan de los Orcos y hasta en el caso de los pedantes sub-intelectuales con GafaPasta, deberían poner un aviso en la pantalla advirtiendo que puede provocar somnolencia. Más que película, es un telefilm y además, uno mediocre.

05/10

En la playa de Chesil – On Chesil Beach

On Chesil BeachHoy tenemos una película de la que no tenía muy claro el tema tras haber visto dos veces el trailer. Mi impresión es que iba a ser una falsa historia de amor en la que el chamo se casa con la intención de empetársela a la hembra hasta los pelos de los güevos y después resulta que le sale tortillera y que solo quiere que sean amigos o algo así y que ella se apaña con un calabacín pero al final resultó otra cosa, que es lo que vamos a ver. Se trata de On Chesil Beach y se estrenó a finales de junio en España con el título de En la playa de Chesil.

Un julay que solo quiere hacer chimpún se frustra todo porque su loba le cuenta que está herida

Un pollardón se enamora a primera y posiblemente última vista de una pava. Resulta que él viene de clase media con madre chiflada tirando a loca por culpa de un accidente y ella es de clase acomodada tirando a rica con padre pollardón. Pese a todo, se casan y en la noche de bodas la tía es como una reprimida que no veas y que en base a lo que leyó en un libro se espera todo lo peor, siempre, a la hora de follar y para cuando va a suceder, está más cerrada que el cine Victoria, que hasta lo tiraron y construyeron en su lugar kelis. O algo así, que tampoco me quedó muy claro.

Vamos, el trailer te cuenta una cosa y lo que nos dan es otra, aburrida, sosa, lenta, un tedio. Me pegué no una, ni dos, sino tres sobadas, es que cada vez que me recuperaba y pensaba que podía llegar al final, me tumbaban de nuevo con otra tanda de aburrimiento. La película dura casi dos horas y le sobra holgadamente una. La historia es estúpida, tanto la parte en la que se enamoran como cuando se van de luna de miel y él se la está camelando para empetársela. Cuando ya nos va quedando claro que no se la va a chingar, que tendrá que pasar una vida de pajotes pese a tener un contrato legal, ambos se emputan, él se coge un berrinche con toda la razón del mundo y como es un ser educado, en lugar de finiquitarla como harían en España, consigue que le declaren nulo el matrimonio. Hasta ahí todo es aburrido pero es que decidieron seguir y seguir y resulta que el tipo sigue enamorado de ella y que la frígida borde y gilipollas después encontró otro rabo que si le molaba y vamos, que seguro que dejó hasta que la enculara o así. Esa parte final fue la peor de todas, si no es porque jamás en mi vida he vomitado, yo habría largado la pota en el cine y les dejo el regalito a los que limpian. Esto es un fiasco de pé a pá.

Me imagino que cualquier miembro del Clan de los Orcos huirá de un cine en el que vea un póster como el de esta película con lo que deberían estar a salvo. Tampoco puedo creer que este tostón sea del agrado de los sub-intelectuales con GafaPasta.

03/10

A la deriva – Adrift

AdriftEl pre-estreno sorpresa de hace un par de semanas era una película de esas que ponen en letras enormes al principio lo de basado en hechos irreales, que parece que ahora tener imaginación es un delito y todo el cine está basado en algo que alguien dice que vio o hizo. En este caso, la historia real es la base de la película Adrift, la cual se estrenó en España a finales de junio con el título de A la deriva.

Una pareja de julays las pasan putas y canutas y sin chimpún

Una chama mochilera y que parece estar recorriendo Sudamérica y pasándoselo bien conoce a un chamo con un velero y se le ponen los pezones duros como piedras de hielo y se enamora de él. Acaban copulando como conejos, todo el puto día, que ni echándoles baldes de agua fría los separaban. En eso que unos que conoce el chamo se encuentran con ellos y le ofrecen llevar su yate a Gringolandia porque ellos deben ir a Europa y por supuesto les pagarán un buen dinero. Aceptan y aparcan sus planes para conquistar el mundo y optan por primero trincar la pasta y cuando están en medio de la travesía, un huracán del copón destroza el barco, hiere al chamo y los deja aislados del mundo. La chama tendrá que tomar decisiones y una de ellas será la de cambiar el rumbo e ir hacia Hawaii o algo así, mientras sufren y sufren y vuelven a sufrir.

Esto es como un drama en tres actos pero con mucho flashback, que es lo que más me toca los güevos y lo que hizo que no me gustara tanto. En este caso, la superposición de momentos dramáticos del presente con momentos felices del pasado no funciona para nada, rompe la película y te impide impregnarte con la historia. En el primer acto teníamos el amor y demás y eso mola un montón, es una película romanticona en la que la hembra de la saga Divergent acaba siendo empetada por uno de los machos de la saga Los juegos del Hambre, que es como el sueño de cualquier creador de saga hecho realidad. Entre los dos me gustó muchísimo más la interpretación de Sam Claflin porque parece tener un registro algo más amplio a la hora de actuar y hasta resulta creíble cuando muestra dolor y eso. Shailene Woodley no lo hace mal pero me recordaba demasiado a otros papeles que ha hecho, es como si siempre hiciera el mismo personaje. La parte de la tormenta está bien pero se ve que no tenían mucho presupuesto y lo hicieron a lo pobre. El tercer acto, en el que transcurre la mayor parte de la película, es el que más estropearon los flashbacks y el giro final antes de finiquitar la historia me pareció algo forzado. En fin, que la podrían haber hecho mucho mejor.

Esto no es cine para los miembros del Clan de los Orcos, que son simples tirando a simplones ni tampoco tiene el empaque que buscan los sub-intelectuales con GafaPasta, con lo que termina resultando una película para todos los demás y además una de esas que se puede ver perfectamente cuando la den por la tele un domingo por la tarde en AntenaTriste.

06/10