La Fuente de Austria

Con la presión de preparar más de veinte anotaciones antes de irme de vacaciones navideñas no me di cuenta que tenía una foto exclusiva y asombrosa de la Fuente de Austria que mencioné en La Fuente de Austria y la Schottenkirche. Hoy subsanamos el problema centrándonos única y exclusivamente en la fuente. La chama que está en la parte superior es Austria y las cuatro pavas debajo de ella son alegorías a los cuatro grandes ríos del imperio Habsburgo, los ríos Danubio, Elba, Vístula y el Po. La fuente es de 1844.

Sede de la universidad de Viena

En el mismo barrio en el que hemos visto varios edificios está la sede de la Universidad de Viena, en un edificio masivo que no me cabía en la foto de lo grande que es. El estilo del edificio está inspirado en el renacentista italiano. Como pasé por allí en fin de semana, solo teníamos a algunos turistas ya que los estudiantes de siempre se sabe que tienen una gran alergia a trabajar en fin de semana y prefieren el copeo y comadreo quizás hasta con forniqueo en lugar de desarrollar su sub-intelecto como deberían. En este edificio está la biblioteca central de la universidad.

Burgtheater

El teatro imperial de la corte es el teatro nacional de Austria. Se le nota en el diseño el ramalazo imperial. Se construyó en 1741 y entre sus méritos tiene que tres óperas de Mozart se estrenaron aquí. La versión actual del edificio es la reconstrucción después de la segunda guerra mundial y de un incendio que hubo en el mismo en abril de 1945. El edificio, visto desde la calle, impone un montón.

Iglesia Votiva

La Iglesia Votiva del Divino Salvador está considerada una de las más bellas de las que se construyeron en el siglo XIX (equis-palito-equis) y pese al tremendo cartel propagandístico que cubre parte de la restauración, se puede ver en la foto. Se diseñó en estilo Neogótico y al parecer se inspiraron en la catedral de Colonia. Cuando yo pasé por allí estaba cerrada y se encuentra en la zona en la que está la universidad, a unos diez minutos andando del centro. Al parecer en su interior hay una vela «la vela Bárbara» que mide cuatro metros de algo, treinta centímetros de ancho y pesa doscientos sesenta y cuatro kilos y que si la encienden al parecer ardería durante cien años.