Tareas de otoño

Ayer por la tarde, al regresar a mi casa desde Oporto, me esperaba un lecho de hojas como folios en el jardín. La catalpa había decidido que es la hora de dormirse y cuando se emperra en algo, es un árbol radical, en tres días ha dejado caer básicamente toda su carga (o casi toda), con lo que me pasé más de media hora recogiendo hojas del jardín y llenando completamente el contenedor para este tipo de desecho. Supongo que los avisos nocturnos fueron los que la obligaron a tomar la decisión, con noches en las que ya no es raro que estemos a cinco grados o menos y esta semana, el miércoles, si no cambia la previsión, tocaremos los cero grados y lo celebraremos a lo grande, descongelando mi congelador, que ya lo está pidiendo a gritos.

La que ya lleva dentro de mi casa unas semanas es mi piña, que este verano, con el cambio climático, se pensaba que estaba en Tailandia y ha crecido una jartá y además le ha salido una hija por un lado, que también está grandísima. Ahora ya están resguardadas y disfrutando del sol que les llega por la ventana. El año que viene, si todo va bien, llegará la cosecha biológica.

Y siguiendo con los temas variados, el año pasado mi vecino leyó en algún lado o alguien le contó que teníamos que cortar el césped cortísimo justo antes del invierno y me obligó a hacerlo. Según él así crecería mucho mejor al año siguiente pero lo que sucedió fue que lo apuramos tanto que acabamos matándolo en muchos puntos y su espacio lo ocuparon otras malas hierbas, con lo que en la primavera, en lugar de un césped fabuloso, teníamos uno sarnoso y me tomó meses eliminar las zonas malas y después hacer que creciera allí césped del bueno. Este año, paso de todo y lo he cortado como siempre y se quedará así hasta que vuelva a comenzar a crecer. En la próxima primavera cambiaré un poco el jardín posterior, después de la muerte de varios setos que fueron devoradas por una plaga que asoló la ciudad, voy a quitar los dos árboles que rodeaban y que no producen nada que se pueda comer y voy a ampliar el tamaño del césped, que el mantenimiento del césped es menor y como es una parte del jardín que está a la sombra, los árboles frutales allí no funcionan muy bien.

Una respuesta a “Tareas de otoño”

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.