Terminator 2: El juicio final – Terminator 2: Judgment Day

Terminator 2: Judgment DayCualquier julay que se jacte de ser un experto en la sulacopedia porque lee con la atención debida el mejor blog sin premios en castellano sabe que la segunda entrega de la saga Terminator está muy pero que muy alta en mi Top 5 de películas de Ciencia Ficción y por eso, cuando anunciaron que para celebrar las décadas y décadas de su estreno volvía a los cines por unos días, aunque fuese en versión TresDé, yo ya no podía ni descansar esperando el momento. Por desgracia, el primer día, el del estreno, coincidió con mis vacaciones en Gran Canaria y no pude ir a esa sesión en la que además regalaban unas gafas TresDé especial Terminator, pero bueno, la vi al día siguiente, que fue salir del avión, llegar a casa y correr al cine. La película se estrenó originalmente en el año 1991 con lo que yo diría que habéis tenido tiempito para haber visto ya Terminator 2: Judgment Day o Terminator 2: El juicio final y al menos en Holanda, la pusieron cuatro o cinco días y volvió al baúl de los recuerdos.

Un julay con pilas alcalinas defiende a un chaval pajerillo de un malaje clavadito al trump

El niño que tanto costó hacer en la primera parte es ahora un adolescente rebelde con su madre metida en chirona y medio chiflada. Desde el futuro, los robots mandan a un chamo nuevo con metales líquidos o algo así a darle el finiquito y los rebeldes mandan a un robot de los viejos, el modelo Schwarzenegger para defenderlo. Una vez en aquel tiempo, el niño se reunifica con su viejo y desconocido enemigo, se hacen amigos y la madre se desquicia, vamos, como siempre.

Esto era, es y será un clásico. Muy pocas veces la ciencia ficción alcanzó tal perfección. La historia es densa y fantástica, con cuatro escenas básicas en las que se desarrolla todo y que son brutales. Tenemos la llegada de los robots, el encuentro con el niño, la liberación de la madre y el ataque a la corporación maléfica con batalla final. No hay más polladas, no hay historias secundarias, toda, toda, toda, nuestra atención está centrada en lo que sucede alrededor del niño este que es como el Mesías pero sin mochila terrorista como el de los joputas-terroristas-islámicos. Esta es la primera vez que veo esta película en un cine con un proyector digital y al convertirla a TresDé le han dado un remozado y se ve FABULOSA. La imagen tiene una cantidad de detalle que ni de coña se podía ver cuando eran rollos de películas en aquellos proyectores ancestrales. Vamos, todavía estoy flipando porque había tanto detalle que se puede ver que el Schwarzenegger tenía pelo en el pecho, que es que no me lo creo, que eso debe ser un nuevo efecto especial. Regresando a este chamo, esta es la mejor película que ha hecho en su vida y aquí está perfecto, es una máquina y al mismo tiempo es capaz de demostrar sentimientos, algo que desapareció en el resto de su carrera cinematográfica. Linda Hamilton también está brutal como la madre esa obsesionada con la matanza y al Robert Patrick le cogí tal tirria cuando lo vi por primera vez hace la tira de años que jamás me ha interesado como actor y por mi que permanezca bien derretido en acero líquido y que no salga nunca jamás de allí. Esto es un festival de acción, diálogos con los que te descojonas y algunos de los mejores efectos especiales que hemos visto en toda la historia del cine. OBLIGATORIA.

Yo la vi como miembro junio del Clan de los Orcos y aullé y pataleé que no veas en el cine con el Clan al completo. También la he visto con sub-intelectuales con GafaPasta y se alteran y disfrutan como los Orcos. Este clásico traspasa todas las barreras y cuando alguien te dice que no le gusta, ya puedes añadir ese nombre a la lista de los truscolanes.

peliculon

Una respuesta a “Terminator 2: El juicio final – Terminator 2: Judgment Day”

Comentarios cerrados.