The Constant Gardener – El jardinero fiel

The constant Gardener Mientras la mayoría opta por el cine insubstancial y vulgar durante las navidades y se empapa de esas insulsas películas que nos llegan del otro lado del océano con el único fin de exprimir vuestros bolsillos, algunos buscamos otro tipo de historias que por desgracia pasan desapercibidas. Como siempre por estas fechas resulta muy difícil el encontrar películas que te atraigan y te lleven a una sala y hoy me toca hablar de una de ellas.

The Constant Gardener o El jardinero fiel es una preciosa historia de amor ambientada en algún lugar de Kenya. No se cuenta de una forma típica ya que tras una breve introducción hay un suceso luctuoso y el resto de la película trata sobre lo que se puede llegar a hacer por amor, los límites que una persona está dispuesta a rebasar. Como en todas las grandes historias de amor hay tragedia, dolor, pasión y felicidad. Durante las más de dos horas que dura esta peli vamos saltando de un estado a otro sin pausa para respirar, viéndonos inmersos en una trama cuidadosamente contada que en muchos momentos hace guiños al espectador. Los paisajes africanos golpean nuestras retinas con su belleza y al mismo tiempo vemos la crueldad de una sociedad que se está descomponiendo por culpa de la violencia y los desaforados intereses de las multinacionales occidentales.

Hacía falta un capitán muy peculiar para dirigir esta historia basada en un libro de John Le Carré y he de decir que acertaron plenamente con Fernando Meirelles, el conocido director brasileño. Ha llevado la historia de una manera muy sutil y peculiar, dando prioridad a las emociones sobre la acción, dejando que los espectadores también podamos sentir y disfrutar con cada uno de los momentos que nos regala. Hay algo mágico en esta historia tan triste, algo que alza nuestro espíritu y lo zarandea. Pese a todo lo que vemos, salimos del cine pensando que aún queda esperanza, que no todo está perdido y que gracias a unos pocos quizás el verdadero drama de África llegue a buen puerto.

Los protagonistas son un espléndido Ralph Fiennes en un papel por el que merece nominación a los premios de la academia y Rachel Weisz, chica mona que parece haber dejado de lado ese tipo de papeles y haberse decidido a sacar a la actriz que lleva dentro. Ambos están soberbios y en las escenas en las que aparecen juntos el amor parece fluir entre ellos de una forma natural.

Todo esto está envuelto por una música mágica compuesta por el español Alberto Iglesias, el hombre del que han salido las bandas sonoras de las últimas seis películas de Almodovar y posiblemente el mejor compositor de música tierna y dramática para películas. Igual que otros crean excelentes piezas para películas de acción, este señor borda sus composiciones para momentos en los que la lágrima está a punto de salir y los sentimientos los tenemos medianamente desatados.

Si aún posees un cerebro en ese cabezón y eres capaz de apreciar el buen cine, no te pierdas esta historia que a buen seguro no te dejará indiferente. Llévate a alguien a quien aprecies y con quien quieras pasar un momento especial. Si eres un descerebrado al que le gusta el cine de palomitas y sonido atronador, busca otra alternativa porque eso no lo encontrarás aquí.
gallifantegallifantegallifantegallifantemedio gallifante

6 opiniones en “The Constant Gardener – El jardinero fiel”

  1. >cine insubstancial y vulgar durante las navidades y >se empapa de esas insulsas películas que nos llegan >del otro lado del océano con el único fin de
    >exprimir vuestros bolsillos

    Aeon Flux? Los Dos Lados de la Cama?

    muy buen la peli, con un ligero sabor en la historia al paciente ingles

  2. Los 2 lados de la cama: Clásico
    Aeon Flux: Dabuten
    Lo que sí que me niego a ver son mierdas como cierta serie interminable sobre una puta rubia que se la mama a un mono desalmado y termina matándolo después de que se le escapara de la jaula.

  3. No son puñales, es el roce que hace el cariño. Anoche ya estuvimos juntos en el cine y dentro de dos horas repetimos, aunque esta vez cada uno va a una peli distinta porque al chaval no le gusta el cine de terror de calidad infame.

  4. Serenity está en casi todas las listas de críticos americanos entre las diez mejores películas del año, también en la lista de la BBC. Quizás seas tú el que no es capaz de ver el apoteósico homenaje a cierto tipo de películas que se hacían antes.
    Aeon Flux está producido por la MTV y no es más que un puro cachondeo a medio camino entre la Fuga de Logan y las pelis de Chiquito de la Calzada. Diversión a destajo.

Comentarios cerrados.