The Good Shepherd – El buen pastor

ATENCI?N: Si eres un espíritu sensible mejor te vas a machacártela con algo de porno y no sigues leyendo. ¡Que lo sepas!

The Good Shepherd - El buen pastor¡QUE PUTA MIERDA DE PELÍCULA!

Interrumpimos la programación habitual para comentar un suceso que ha golpeado mi universo con la fuerza de un meteorito. Aunque hoy íbamos por caminos más tranquilos y relajados, la actualidad manda y hablaremos de The Good Shepherd o El buen pastor que es el título que se le dará en España.

¡Me cago en todos los muertos de Robert De Niro, de Matt Damon, Angelina Jolie y toda la gentuza que sale en esta película!

Espero que el mensaje haya llegado alto y claro.

Ayer quedé con uno de mis colegas holandeses para ir al cine. Elegimos este infame título. Primero cenamos en su casa después de cocinar juntos. Estuvimos un rato de tertulia y bebiendo antes de ir hacia la sala, el Euro bioscoop de Hilversum. Llegamos al cine y pagamos el impuesto revolucionario, el cual nos costó 9.6 euros porque al ser de larga duración hay que apoquinar más dinero. Cuando finalmente comenzó la película era como muy lenta, muy de cine de autor.

Era un rollo de un hijoputa con gafas que se casó con Angelina Jolie sin que le gustara porque él prefería las mariconas pasadas de vuelta. El hijoputa estaba interpretado por Matt Damon, también conocido como Mister Paredón por su capacidad para no mover un puto músculo de la cara en dos horas y media de película. Después de diez minutos aquello hacía más agua que el Titanic cuando ya estaba en el fondo del océano. Me quedé transpuesto, es decir, me dormí. Cuando me desperté el hijoputa estaba en una playa intentando follarse a la Jolie, que boqueaba pidiendo polla con esos labios inflados que tiene. Por ahí apareció Robert De Niro que además de perpetrar la película como director se reservó un papel de Señor Barragán agilipollado y seboso que me ponía enfermo. Me volví a quedar transpuesto y cuando me desperté el cabrón del protagonista estaba con otra zorrilla, una que llevaba un detector de micropenes en la oreja y que hablaba raro porque o era alemana, o llevaba un condón metido en la boca. El tipo se la quería llevar al huerto pero ella le decía que de campesina no tenía nada. Habían pasado como cuarenta minutos de película y yo no tenía ni puta idea de lo que estaba pasando allí, sólo sabía que me moría de aburrimiento y el aburrimiento conduce a la modorra, la modorra al sueño y este a los cabezazos de escándalo.

Volví a pasar al otro lado y cuando me desperté Mister Paredón estaba en Alemania o en algún otro lado, volvía a casa y la zorra de los labios hinchados tenía un mini-hijoputa al que llamaba higo porque con esas bembas no podía pronunciar la jota.

Cerré los ojos y más de una hora más tarde me despierto sobresaltado con un grito desgarrador que me llegó a las entrañas. Brinco en mi asiento como lo haría cualquier intelectual en una buena obra de teatro alternativo y miro a mi lado. Mi amigo está golpeando el aire con las manos y después de un segundo grito abrió los ojos y me mira todo desquiciado. Le pregunto que qué le pasa y me dice que se ha dormido y ha tenido una pesadilla con Mister Paredón, que el hombre le quería quitar a su novia rubia guapísima holandesa y cambiársela por una marroquí bigotuda y del tamaño de un Orco, con una ceja única de esas de las que se hacen con rotulador de punta gorda. La otra gente que estaba en el cine nos miraba alucinando y un poco molesta porque mi colega con los gritos los había despertado.

Seguí dormitando hasta el intermedio, momento en el que aproveché para ir al baño, mear y lavarme la cara. Después me tomé un capuchino y decidimos quedarnos para poder criticarla con conocimiento de causa. En la segunda parte solo me dormí dos veces. La zorra bocuda se arrugó como una pasa y se convirtió en la bruja Avería y en los subtítulos yo leía en holandés: No se ría, no se ría, de la bruja Avería. El hijoputa del marido se pasaba el día andando con gabardina y unas putas gafas asquerosas y haciendose el interesante aunque a mí me dormía siempre. El mini-hijoputa del hijo creció y les salió tonto del culo como el padre y subnormal como la madre que lo parió. El Señor Barragán salía de cuando en cuando para cagar la película aún más y había dos o tres personajes de los que no quiero ni acordarme. Al final, cuando ya no sabes ni como pellizcarte los huevos para no dormirte, justo en ese instante y sin que venga a cuento, fundido en negro y salen las letras. No sé muy bien como acabó porque no tiene final claro pero creo que murió un ruso, la novia del mini-hijoputa, el Señor Barragán y espero que también la madre que lo parió.

Del cine se había ido la mitad de la sala a dormir a su casa. Yo me partía de risa recordando con mi amigo como se despertó de la pesadilla repartiendo hostias y la suerte que tuve porque si me pilla me arrea un moquetazo allí mismo, que para algo es tercer DAN de lo que quiera que sea que haga los viernes y los martes en el gimnasio.

Así que si eres uno de mis enemigos, esta película la tienes que ver. Para los demás, ni os molestéis en tragaos este tostón. Rezad para que no os la pongan en un avión mientras cruzáis el océano, esquivadla como lo haríais con una buena bosta de mierda que veáis en la calle y si alguien os invita, rechazad la invitación y añadid a esa persona a la lista de indeseables a evitar.
medio gallifante

Technorati Tags: , ,

10 opiniones en “The Good Shepherd – El buen pastor”

  1. Uish, ya se convierte en una prioridad para mis descargas, vaya…. tal y como la pones no pienso ni ocupar la linea con el título.

  2. Esa es otra película a la que el calificativo de MIERDA se le queda corto. Me acuerdo que hasta alguien se tiró un peo en el cine y casi nos morimos con el pestazo y la discusión en la guagua con un hijoputa que ni siquiera la había visto.

  3. Es verdad, me acuerdo de la discusión.

    ¡¡¡YO TAMBI?N ESTOY INVITADA!!!…¿Que me pongo, que me pongo, que me pongo…?

  4. Yo voto por comprarnos cutre-ropa en modas Mamut e ir de WHITE TRASH para mostrar nuestro disgusto por no tener convite.

    NOTA: He llegado al aeropuerto a tiempo. El avion va lleno de ORCOS … … … contra, si yo soy uno de ellos. Seme habia olvidado. Demasiado tiempo en el pais de los Elfos … … …

  5. Plus, imagino que ya has visitado Barcelona. Es una ciudad de edificios bonitos y orcos por las calles (como en toda la nación).

    Sí, deberíamos ir a la boda de reinonas para fastidiarles las fotos (si es que las va a haber, que a estas alturas ya me lo puedo creer todo de este nuestro amigo el novio).

Comentarios cerrados.