The Infiltrator

Desde que comencé a ir a los pre-estrenos sorpresa de los martes me pillan todo tipo de películas que en condiciones normales a lo mejor hasta evitaba y en muchas ocasiones son las pelis que antes iba a ver a Amsterdam y ahora solo un día las ponen en mi ciudad y me sirven para ahorrar un viaje. La de hoy es una de esas películas, un drama con criminales y supuestamente basado en hechos reales que yo procuraría poner en mi lista en último lugar porque es el tipo de película que no funciona conmigo. Se titula The Infiltrator y que yo sepa, no está previsto su estreno en España, ni siquiera con el título de truscoluña no es nación.

Un julay nos toca los güevos

Un tipo descubre una trama de lavado de dinero del delincuente colombiano Pablo Escobar y se enrolla que no veas.

Que nadie se lleve a engaño. Esta película tiene sin dudarlo un solo instante el récord en el número de minutos que pasé durmiendo en el cine. Era tal masque que cada vez que me despertaba volvía a caer muerto en unos instantes. La trama es de esas en las que intentan sorprender al espectador pero no funcionaba conmigo y en lugar de acción, aquí hablaban y hablaban y hablaban pero sin decir nada. Es un ejercicio de banalidad protagonizado por alguien que tiene cero carisma con la cámara y dirigido por un director que no sabía como componer las escenas para atrapar la atención del público. Una de las veces en las que me desperté fue por el ruido de una fila completa de espectadores que se marchaban a media película porque aquel tostón los estaba matando tanto como a mi. En ningún momento sentí que la historia merecía que prestara atención. No puedo decir mucho más porque me pareció un tostón de tal calibre que prefiero olvidarlo. Me da la impresión que lo hicieron para la tele porque se hartaron a poner primeros planos televisivos, que en una pantalla pequeña funcionan bien pero en un cine no cuajan.

Cualquier miembro del Clan de los Orcos expuesto a esta bazofia rompe la butaca del cine antes de marcharse y se queda tan ancho. Seguro que tiene un pase con los más pretenciosos de los sub-intelectuales con GafaPasta. Es una especie de telefilm que forzaron a estrenar en un cine sin que se lo merezca.

Una respuesta a “The Infiltrator”

Comentarios cerrados.