Un planeta solitario – The Loneliest Planet

The Loneliest PlanetCuando estuve visitando Gran Canaria en el mes de marzo coincidí durante un par de días con el Festival de cine de Las Palmas. Aunque miré la cartelera no me convenció nada pero aún así, el día antes de marcharme decidí no ser tan negativo y darle una oportunidad a una película que tiene un conocido actor latino. Salí de mi casa con tiempo, me fui al barrio de Triana, compré mi entrada y aproveché para comerme un helado en Guirlache y pasear por la zona. Al regresar al cine me compré una bolsa pequeña de cotufas que escondí en el paquetillo, el cual se transformó en el PAQUETAZO ya que en el cine solo se puede comer comida comprada allí por algún motivo mágico e inexplicable. En el vestíbulo del multicines Monopol había una marabunta y cuando llamaron para nuestra película la gente perdió la dignidad subiendo las escaleras y arreándose codazos. Delante mía iba una pareja en la que destacaba la metrosexualidad del tío o directamente su mariquitismo y acabaron sentados a mi lado. La película era The Loneliest Planet y hasta donde yo sé, salta de festival en festival pero no se estrena en ningún país así que no deberíais agobiaros si no la encontráis en la cartelera. Actualización: Parece que se ha estrenado en España en febrero del 2013.

Una pareja de julays se van pa’l quinto coño a caminar y chimpún y se acabó

Una pareja que están de mochileros por Georgia contratan a un guía para hacer una caminata de varios días por las montañas.

Meri Yein, te lo juro por los gallumbos de Snoopy que estuve a un milímetro de marcharme del cine y si no lo hice, fue porque pagué la entrada y no quería sentirme como si me hubieran robado. Antes de comenzar la película la directora la presentó y ya me dio mal rollo cuando dijo algo como que de lo que se trataba era del viaje en sí. Diez minutos más tarde, el metrosexual que se sentó junto a mí y su chama se piraron amargados y no eran los únicos que salían del cine. Esto es un corto salido de madre. La película debería haber durado diez minutos, doce incluyendo títulos de crédito y entonces habría estado bien. Cuando la estiraron como el chicle para sacar casi dos horas la jodieron completamente. Tiene tantas escenas que sobran y se repiten que uno no puede ni enumerarlas. Lo único bueno que sale de esto es la actuación de Gael García Bernal pero no fue suficiente para evitar que el barco se vaya a pique. Las conversaciones son banales y las movidas entre los tres protagonistas no tienen el más mínimo interés. Salvo por el dramatismo que da la región en la que la rodaron, no tiene nada más.

Si te gusta ver paisajes dramáticos y asombrosos, esta es tu película. Eso sí, tómate un Red Bull antes para que no te de un jamacullo y te quedes totalmente sobado en la sala. Totalmente prohibida para los miembros y hasta los candidatos que aspiran algún día a entrar en el Clan de los Orcos. Los intelectuales con gafapasta también deberían abstenerse ya que algunos productos pueden dañar neuronas. No voy a decir más.

02/10

Una respuesta a “Un planeta solitario – The Loneliest Planet”

Comentarios cerrados.