The Omen – La profecía

The OmenPor razones ajenas a nuestra voluntad no pude ir a ver esta película el martes pasado, el día de su estreno. Básicamente estaba agotado y preferí quedarme en casa muriendo en paz conmigo mismo y mis intríngulis. Aún así no he querido dejar correr el tiempo y por si acaso se me escapa ya he visto The Omen conocida en España como La profecía. A estas alturas todos sabemos que es un remake de un clásico de hace treinta años.

El tema está bien trillado. A una pareja de julays metrosexuales de mierda les hacen el timo del tocomocho y les cambian su precioso retoño recién nacido por otro igual de precioso pero un tanto cabroncete. El puto niño crecerá entre putadas, putadillas y putadonas jodiendo a todo bicho viviente que se le ponga a tiro mientras muestra una sonrisa de chandalero de barriada marginal. Para ayudar al puto niño una institutriz más puta que la gallina turuleta se vendrá a vivir a la casa y si no se folla al padre es porque este es más impotente, mariquita y retardado que el legendario Juanito el pionero. Después de un rato de tedio el niño se mete en el Opus Dei, le come el coño a dos vírgenes búlgaras y de la resaca que agarra mata hasta el apuntador en unas escenas espeluznantes. La iglesia católica anda metida en el fregado y mata a destajo usando esos cuervos vestidos de negro que solemos llamar curas.

Como dije, es un remake. No aporta absolutamente nada nuevo a la película original, una soberbia historia que aún veo por la tele cuando la dan y me entra caguelo. Hay partes que han calcado plano por plano sin que les importe un pelo. Por otro lado quizás esta aproximación haga que uno no salga del cine particularmente molesto o engañado. Han puesto ropas limpias a una historia entretenida y la han vuelto a poner en el candelabro para exprimir una vez más la vaca sagrada. El nuevo chiquillo es tan inquietante y cabroncete como el original y la madre tiene la misma cara de viciosa con esos planos en los que parece estar pidiendo a gritos que se le corran en la cara tres docenas de legionarios de Cristo para salvar su alma. El nuevo padre no me gustó mucho. No sé que tendrá Liev Schreiber que consigue caerme mal en todas las películas que sale. Lo veo como un cruce entre caniche, pollardón e hijoputa de cafetería de instituto.

No se puede decir mucho más de esta película. Si os gustó la original esta os resultará entretenida y no creo que os disguste mucho. Si por alguna anomalía en el flujo de energía jamás habéis visto la original igual hasta os puede encantar. No es el tipo de película a la que se va con la piba para practicar unos tocamientos y unos piquitos por lo que tendréis que buscar otro tipo de cómplices y perpetrar la visita al cine acompañados de intelectuales al menos tan descerebrados y faltos de sentimientos como vosotros.
gallifantegallifantegallifante

Technorati Tags: , ,