The Ring Two – La señal 2

No hay nada que me detenga cuando veo una peli de terror en la cartelera del cine. Es algo que no puedo evitar. Siento una necesidad imperiosa y perentoria de lanzarme hacia la taquilla y comprar mi entrada. Sin embargo, para ver The Ring Two, o La señal 2 que es el título por el que un desgraciado la ha traducido al español (¡aunque en el cartel mantienen el título original!) tuve que esperar una semana porque un colega al que le da mucho miedo ver solo películas de terror me había pedido porfa plis que fuera con él.

Así que cuando los astros estaban bien orientados, nos metimos en una sala, bien entrada la noche, a ver como continuaron la historia. Es curioso que aunque The Ring no fue dirigida por su director japonés en su versión americana, si han optado por el colega para la segunda, que tiene un guión propio y totalmente independiente de las secuelas japonesas. Hideo Nakata, uno de los hombres que me ha provocado más sustos en los últimos años y que ha conseguido levantar en occidente un género que parecía acabado, se ha prestado a ordeñar la vaca y sacar hasta la última gota de leche, que es lo mejor que saben hacer en los Estados Unidos. Resultaba muy difícil mantener el nivel y la calidad de la primera y siendo objetivos, han fracasado. La película es buena y está muy por encima de la media, pero ya no hay ese miedo que te entraba por los bajos y te iba subiendo por el cuerpo cuando estabas en el cine asistiendo a un pase de la primera parte. Ahora ya sabemos que es lo que va a pasar y no hay color. Han tratado de dar unas cuantas vueltas de tuerca, pero toda la historia se sujeta con pinzas que no aguantan tanto peso. Se echa de menos una buena historia y quizás el haber dejado en paz el tema y haberse gastado el dinero en algo nuevo y original.

Repitieron David Dorfman y Naomi Watts, que interpretan al niño y a la madre que lo parió, quienes parecen estar vinculados de alguna forma con Samara la mala, ese pedazo de niña con el pelo mal peinado que se mueve a golpe de break dance y que como te coja, te deja chupadito.

Lo mejor son las caras de los colegas que mata la Samara. Lo peor es la decepción por no haber salido del cine completamente cagado de miedo. A pesar de lo que he dicho, merece la pena el pasarse por un cine, ya que se puede ver y es altamente recomendable para los seguidores del cine de terror.
gallifantegallifantegallifante