They Shall Not Grow Old

Se puede decir y hasta yo lo digo que mi palabra vale tan poco como un leuro truscolán, es decir, nada de nada y así, aunque aquí mismo, en el mejor blog sin premios en castellano he jurado hasta por las bragas más sucias de Mafalda que jamás de los jamases pisaría un cine para ver una película dirigida por el detestable director de la sagas del señor de los julandrillos y del jovi, todos sabemos que en el 2010 fui a ver The Lovely Bones – Desde mi cielo, que estaba dirigida por ese chamo y la odié tanto como a él. Cuando vi que había hecho un documental, mi primera reacción fue buscar una iglesia y lavarme la cara en la pila del agua bendita para protegerme pero después de leer un poco decidí darle una oportunidad ya que su mano no está detrás de todo. Esto es un documental, se titula They Shall Not Grow Old, que yo sepa no se estrenará en los cines en España pero es más que probable que acabe en La2 o alguna parecida, ya que incluso en los Países Bajos al parecer ya la han puesto por la tele.

Un puñado de julays se fueron con Mambrú a la guerra

En realidad no hay guión, esto es un documental en el que se ha restaurado un montón de escenas grabadas por la BBC en la Primera Guerra Mundial, se han limpiado, algunas se han coloreado y se les ha añadido sonido para llevarnos de vuelta a esa guerra.

Mucho me temo que aquí tengo que dividirme en dos seres igualmente inhumanos. Si analizo esto desde el punto de vista tecnológico, esto es una pasada, una obra increíble. Han cogido películas en muy mal estado y las han devuelto a la vida y después les han añadido color y sonido tratando de respetar los acentos y usando a la basca que leen los labios para saber lo que decía la gente. Como muestra de lo que se puede hacer con la tecnología actual, es impactante y la recomiendo encarecidamente porque te da una visión completamente distinta de lo que pasaba en las guerras en la época de Genín y Virtuditas. Por desgracia, cuando lo que miramos es al conjunto como película contándonos una historia, pese a la fascinación por lo conseguido tecnológicamente, llegó un momento en el que me saturé y hasta me eché una cabezadita en el cine, dura noventa y nueve minutos y a mí me sobraron diecinueve, el salto continuo de una cosa a otra sin que se repitan escenas con algunos de los participantes hizo que mi limitada capacidad de concentración se diluyera demasiado y para cuando las están pasando putas en las trincheras con el gas mostaza y todo eso, ya me daba igual todo. Quizás si la hubiese visto como un documental de dos episodios la habría tolerado mucho mejor. Aún así, me ha abierto los ojos sobre las guerras ya que esto no es cine con actores, lo que se ve es totalmente real y horrendo, horrible y horripilante. También muestra lo mucho que hemos avanzado, al menos en el tema del cuidado dental, que casi todos los que salen en la película, pese a ser muy jóvenes tirando a adolescentes, cuando abren la boca te dan miedo con esas dentaduras destrozadas.

Si eres un miembro del Clan de los Orcos, supongo que tienes asumido que las limitaciones de tu única neurona te impiden ver algo así. Si eres un sub-intelectual con GafaPasta, todos los que conozco la han visto y les ha encantado, así que esta es tu salsa. Si la puedes ver en la tele en casa, pues mucho mejor.

Una respuesta a “They Shall Not Grow Old”

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.