Toma Kyrill que te pego

Las últimas veinticuatro horas han sido cachondísimas. La actualidad manda y visto que la grandiosa blogosfera hispana ignora completamente el asunto tendrá que ser distorsiones quien hable del tema. Me parece increíble que tanto mierdoso con ínfulas de estrella repita hasta la extenuación las características técnicas de cualquier mierda que jamás se venderá en Europa y no sean capaces de comentar, discutir o criticar la situación en una gran parte de Europa durante el día de ayer. Una gran ovación y felicitaciones a la blogosfera por su abnegada dedicación y su fracaso como sistema para transmitir información en tiempo real.

A lo que iba. Ayer sabíamos que el día no iba a ser muy bueno pero no nos imaginábamos lo que sucedió. El instituto nacional de Metereología holandés (KNMI) había dicho que tendríamos fuertes vientos y mucha lluvia pero nada más. Lo de la lluvia comenzó a las nueve de la noche del día anterior y duró toda la noche y parte de la mañana. Como había viento y agua pasé de ir a lomos de la Dolorsi a la estación y opté por la guagua. En la línea 8 siempre ponen las dobles que tienen un montón de capacidad pero ayer nos recogió una pequeña que ya venía sin asientos libres. En la siguiente parada (la del Chino) se llenó hasta la bandera y a partir de ahí aquello fue un drama. Cuando el hombre llegaba a un sitio y abría las puertas, entraba más gente y las puertas no se podían cerrar porque sus sensores de proximidad no lo permitían (sí, las puertas de los autobuses holandeses más nuevos tienen sensores …). El conductor avisaba desesperado para que se bajaran pero de allí no se movía ni Dios así que el hombre tenía que parar la guagua completamente, apagar el motor y cerrar las puertas manualmente. Eso durante siete paradas. En el interior el cachondeo padre con risas y mucha sorna, alegría y cosa buena. Una viejilla intentaba hablar conmigo y con un chaval pero yo no la entendía porque lo del holandés hablado sin dentadura es como de nivel muy avanzado. Al llegar a la estación de tren aquello fue el milagro de la multiplicación de los peces, nunca se vio salir tanta gente de un trasto tan pequeño. El tren no tuvo retraso y sin más problemas fui a Hilversum. Desde el tren veía a veces alguna rama volando pero más nada.

En Hilversum tuve que esperar por la guagua para ir a la oficina y me encontré con un ruso que trabaja conmigo. El tío es la élite. Está en el consejo de administración de la sociedad mundial de frikis. Fuma todo el tiempo y le grita a la gente en inglés. Con diez minutos de retraso apareció nuestra guagua y se montó una cola a la entrada. Por supuesto que funcionó la ley de Murphy y la primera en la cola era una puta sucia y rastrera que comenzó a preguntarle cosas al conductor mientras fuera diluviaba, había un huevo de viento y todos nos calábamos hasta los huesos. Después de dos minutos al ruso se le calentaron los huevos y comenzó a gritar que sí aquello era una agencia de contactos y la tipa estaba allí para encontrar un macho que se la ventile. Todos nos descojonábamos de risa y la tipa se puso nerviosa y el conductor le abrió la puerta trasera para que se fuera porque por supuesto no iba a tomar el autobús. Ya en el interior el ruso desveló información confidencial sobre clientes de mi empresa a grito pelado para que todos los pasajeros tomaran nota. Llegamos a la oficina y en la acera de enfrente una casa perdía tejas que caían a la calle como las hojas de un árbol en otoño.

Entro en la oficina y mi compañero de despacho me dice que esto es normal en Holanda, que estamos acostumbrados. Yo flipaba pero como el hombre es raro no le hice mucho caso. Al mediodía, cuando la cosa era ya de película americana el gobierno aconsejaba a la gente que se quedara en casa o volviera lo antes posible pero en mi trabajo no nos dijeron nada. Sobre las cinco y media me voy a la parada de guagua y me llama un compañero para decirme que están anunciando por radio y televisión que el sistema ferroviario se ha detenido completamente por primera vez en décadas. No había trenes. El hombre me dijo que contactara con el Moreno si necesitaba hospedaje porque estaba claro que no iría a casa.
Sin trenes por el Kyrill
En la calle delante de mí se escoñó una mujer en bicicleta a la que el viento desvió contra la parada de autobús. La pobre se levantó, se tragó el dolor y se fue arrastrando la bici. Llamé al Chino para avisarle que estábamos jodidos y mal pagados. Mucho se han reído algunos comentaristas habituales de mi potra pero ayer hizo acto de presencia y mientras hablaba con el Chino un compañero le dijo que iba a cenar con amigos en nuestro barrio y que si queríamos nos llevaba. Salí disparado para el despacho del asiático y de paso apalabré cama y cena en casa de otro colega de la oficina. El viaje lo hicimos por carreteras secundarias. Solo tuvimos que esquivar tres árboles caídos, un par de accidentes y unas planchas que insidiosamente volaban buscando víctimas. En la carretera había un montón de gente haciendo dedo, tratando que alguien les llevara hacia su casa. Nosotros ya íbamos con el coche completo.

En total fueron dos horas para veintidós kilómetros. El hombre nos dejó en Lunetten, nuestro barrio, pero a unos diez minutos de nuestras casas andando, cerca del centro comercial así que aprovechamos para ir a comprar en el super. Aquello fue de película de terror japonesa. Cuando llegamos había dos cajeras. Estaba totalmente vacío. Las tías aprovechaban para despellejar a alguna compañera mientras hacían tiempo. Compramos y nos echamos a andar. De nuevo árboles caídos, vallas de las casas arrancadas y tiradas en el suelo y tejas desperdigadas por la calle. En algunos puntos se veía que habían usado sierras para cortar las ramas de los árboles. El viento cruzado nos desplazaba a veces hasta un metro. Al llegar a mi casa comprobé que el edificio estaba en perfectas condiciones pero parte de la valla del jardín se ha caído. La pusieron mis vecinos el verano pasado y siempre pensé que no hicieron un gran trabajo. Comencé a hablar con los amigos por teléfono y avisar que estaba sano y a salvo y veo que tengo como diez llamadas perdidas de números desconocidos. Próximamente explicaré el concepto para que quede claro de una vez por todas pero se puede resumir en que yo no respondo llamadas de números que no están en mi agenda, mi teléfono no suena y no me interesa hablar con extraños. Así de claro. Tampoco hablo con los amigos a menos que avisen con correo porque el teléfono anda siempre en la mochila, la chaqueta o algún otro lugar perdido. No tengo ninguna adicción al teléfono móvil, no necesito mirarlo compulsivamente cada veinte segundos, no me siento inferior si no hay llamadas y la verdad es que en muchas ocasiones cuando lo voy a usar no tiene batería porque se me olvida ponerlo en el cargador. Llamé a uno de los números y un colega del trabajo me dijo que estaba tirado en la estación de tren de Utrecht y no podía ir a su casa. Vive en Nijmegen, el quinto coño desde aquí y lo invité a que se viniera al Santuario. ?l estaba en el Jaarbeurs, el recinto ferial de Utrecht, lugar que estaban habilitando para que la gente que no podía ir a casa durmiera allí. Llegó un cuarto de hora más tarde y le hice algo de cenar y ya que estábamos nos pusimos tibios a cerveza Jupiler. Me contó que su mujer le había llamado para decirle que parte del tejado de su casa había volado y que tenían un agujero en el techo. El alcohol lo mata todo y después de una buena tanda de cervezas cantábamos la canción de Macarena y nos partíamos de risa con las noticias en la tele. A propósito, el Chino ha perdido completamente la valla de su jardín.

Esta mañana llamamos a nuestro jefe y yo le expliqué que mi madre me ha prohibido ir a trabajar porque en las noticias españolas dicen que hoy continuará el mal tiempo y además quiero ayudar a mis vecinos a arreglar la valla. ?l le dijo que se iba a casa a intentar reparar su tejado. El Chino también avisó y dijo que no iba al trabajo. Ha sido un día increíble y espero que una tormenta excepcional y no algo a lo que nos tengamos que acostumbrar.

La imagen que hay más arriba es de la página web de la compañía holandesa de trenes (NS) avisando que NO había trenes.

Technorati Tags:

17 opiniones en “Toma Kyrill que te pego”

  1. A nosotros nos desalojaron de nuestro edificio en Amsterdam sobre las 14.00, porque volaban cosas del tejado del edificio de al lado (SBS media). En Amsterdam Centraal no había trenes, y me dijeron que tenía que ir a Duivendrecht para, desde allí, poder llegar hasta Utrecht. Todos estuvimos esperando durante horas, hasta que finalmente nos dijeron, sobre las 19.00, que no iba a haber más trenes. Al final opté por una taxi compartido con otras 9 personas, y pudimos llegar a Utrecht sobre las 21.00 (La A2 estaba cortada).
    Pedazo odisea (7 horas para llegar a Utrecht). Por lo menos pude llegar y comprobar que todo el mundo estaba bien.
    Saludos.

  2. Hombre Vilvitens me alegro que lo lograras. Las imágenes por la tele de Amsterdam son de película. En Utrecht pasé junto a la grúa que se desplomó sobre la universidad. Una pasada.

  3. Con algo de viento pero soleado. Me piro al centro a comprarme una aspiradora que la mía se ha escoñado y de paso he quedado con el Chino para tomarnos un cafelito y ver el mercado de la carnaza en viernes laborales por la ciudad.

  4. Gracias, Psikke. Soleado aquí también (Amsterdam). Cielo azul, parece mentira que ayer casi nos voláramos.

  5. Buena se ha montado.
    Cuando hay temporales de este tipo, lo mejor es quedarte quieto. Me alegro de que los que estásis por ahí viviendo y trabajando, y sustos aparte, estéis bien.

    En cuanto a si será o no un hecho aislado, creo que a todos nos gustaría, pero nuestra tierra está enfermita y quiero mimos que nosotros no le damos.

  6. Mi valla ya está reparada. Y de paso me he ido de garbeo por el centro, he ido a Ikea y he visto los destrozos en las calles.

  7. No, si me lo temía… en cuanto ví las noticias del tiempo por esos lares pensé inmediatamente en que excepto en Distorsiones en ningún otro lado leería gran cosa.

    Mmm, pues a principios de la semana que viene tocará por aquí un “lindo” temporal de frío. A ver como termina la cosa. 😉

    Espero que todo bien por ahí. 🙂

    Ah, bonito theme y en azul, un color que me gusta. 🙂

  8. Que pasada!!. Yo no pense que fuera tan grave. Menos mal que llegastes a tu casa y esten todos bien.

  9. Sí que fue grave y si no que se lo digan al pobre que se tuvo que quedar en mi casa sabiendo que su mujer e hija estaban en una casa con un agujero en el tejado y que los bomberos no venían a ayudarlas porque había lugares en peor estado.

    corsaria, tendrás que visitar esto con frecuencia para ver las seis versiones del banner superior. He tenido más temas en azul que en ningún otro color. Yo también acabo siempre o con este o con tonos ocres.

  10. Pues yo me he quedao sin valla como el que no quiere la cosa. Ahi la tengo en el patio medio repuesta con palos en ambos lados apuntalandola…

    Al menos llegue a casa desde Eindhoven a Nijmegen (70km) conduciendo con vientos laterales de 130km/h (de hecho el mayor numero de accidentes de trafico del pais fue en Noord Brabant), y la policia estaba parando los trailers y no les dejaba continuar porque pegaban bandazos de derecha a izquierda cambiando de carril sin quererlo. Vi señales de trafico volando por la autopista… vamos un drama…

  11. Psikke, está super claro para tí. Para mí no es más que una foto.

    Dani, lo que se cayó en tu jardín fue la valla (ya lo he arreglado). Por mi casa hay vallas caídas por todos lados.

  12. Oye tio, me agrada que me mantengas al tanto de tus fechorias y malas costumbres, pero eso de que te llega al huevo contestar llamadas de gente que no conoces, esta medio tenebroso. Me parece que estas un poco paranoico con esto de los celulares, calmate y tomalo mas casual, quien sabe derepente la llamada es de Bush o Zapatero para solicitarte consejo.
    Me alegro que estes bien, ya sabes como es lo de las noticias a lo lejos, las hacen mas dramaticas de lo que realmente son. Ayuda al “Chino” a arreglar la jodida valla y dejate de joder.

    Un abrazo

Comentarios cerrados.