Tormenta de verano

Eran las cuatro de la mañana cuando las persianas comenzaron a golpear las ventanas abiertas. Después de cinco días sumergidos en esta primera ola de calor, lo de las ventanas abiertas y el ventilador a todo trapo se ha convertido en algo habitual. Aunque sudaba a mares, me levanté a cerrar todas las ventanas salvo una y me volví a acostar.

Eran las cuatro y veinte cuando salté fuera de la cama con el corazón desbocado. Estaba un poco perdido y desorientado pero sabía que algo raro acababa de suceder. Entonces oí uno nuevo. Unos truenos brutales, acompañados por sus primos los rayos y relámpagos se habían adueñado del cielo de Hilversum. A partir de ese instante comenzó una sucesión de truenos y rayos como nunca antes había visto por estas latitudes. Pronto les acompañó la lluvia. Corrí a desenchufar todos los cacharros electrónicos para evitar posibles problemas por saltos de tensión. Después me puse a observar la tormenta en la ventana. En todas las casas había gente mirando, todos como yo, en ropa interior o directamente desnudos. Los rayos y relámpagos iluminaban nuestras facciones por unos instantes para luego devolvernos a la oscuridad. A lo lejos, en el horizonte comenzaba a clarear. Aunque ya hemos comenzado a perder más de un minuto de luz por día, aún amanece alrededor de las cinco de la mañana.

La tormenta continúo hasta cerca de las cinco y tal cual vino, se fue. De repente volvió el silencio y la calma. Volví a abrir las ventanas y me metí en la cama a recuperar los sueños interrumpidos.

5 opiniones en “Tormenta de verano”

  1. Buen ejemplo de por qué este blog se llama “Distorsiones”.

  2. Me entusiasman las tormentas de verano, con el olor a tierra mojada, sus truenos y sus relámpagos. Anoche también hubo una por aqui, pero ni me enteré. Besos!

  3. Despues de escuchar un rayo caer a 200 metros de mi casa… les tengo un respeto que pa que te cuento. Saltaron las alarmas de los coche en un radio de 500 metros.

  4. Por esa misma razón yo desconecto todo lo electrónico y me preparo para salir a escape, que aquí las casas son de madera.

Comentarios cerrados.