Torre pendente di Pisa vista desde la base

Esta va a ser una serie un tanto extraña. Pasé por Pisa un par de horas, quizás tres y todas ellas con el único objeto de visitar la torre inclinada de Pisa, la catedral y el baptisterio. Iba camino a Florencia y era el único tiempo que le podíamos dedicar a la ciudad. El día, pese a ser de septiembre, se prestaba con un sol increíble y una luz fantástica al atardecer. Esta era la segunda vez que pasaba por allí ya que al terminar la E.G.B. (algo que muchos ni saben lo que significa) fuimos de viaje de fin de curso a Italia y en aquella ocasión también pasamos por Pisa durante unas horas. Durante las próximas tres semanas veremos un montón de fotos similares, todas hechas en el mismo lugar. En esta primera foto vemos la Torre de Pisa desde cerca, una imagen tomada junto a la base de la misma y que la aísla y separa del resto.

3 opiniones en “Torre pendente di Pisa vista desde la base”

  1. Hace muchos años que fui por segunda vez, y siempre recuerdo un tiempo excelente, pero ya no se en que época fui, solo que estaba inclinada…jajaja
    Nos dejaron subir hasta arriba, lo digo porque he oído que ahora no dejan…
    Salud

  2. La última vez que fui, en septiembre pasado, sí se podía subir otra vez, pero hay que pedir cita previa, aunque yo no he subido nunca, no me llama mucho la atención pegarme un lote de subir a las torres para luego quedarme con agujetas varios días, estoy mayor, qué le vamos a hacer, habrá que resignarse.

  3. Yo estuve en diciembre pasado, y sí que pudimos subir hasta arriba. Lo malo es que llovía a cántaros. Aún así, subí todos y cada uno de los (no sé cuántos) escalones; los conté todos, pero ahora no me acuerdo.

Comentarios cerrados.