Torrente 4 – Lethal Crisis

Torrente 4 - Lethal CrisisLas circunstancias de la vida me ubicaron en España justo en la semana en la que se estrenaba la gran película que iba a salvar el cine español y por extensión, el universo desconocido. El domingo pasado me acerqué a un cine que no pisaba hace más de dos años ya que todo lo que dan está doblado y masacrado al español para ir a ver Torrente 4 – Lethal Crisis en sobrecogedor Dolby 3D, uno que hasta ahora no había tenido ni el placer ni el privilegio de probar ya que yo suelo ir a cines que usan el Real3D y el IMAX 3D. Digamos que el Dolby 3D es una cagada, con unas gafas que parecen haber sido diseñadas por un tetraplégico cerebral que oscurecen la imagen demasiado, tienen unos cristales demasiado pequeños y terminan por producir dolor de cabeza. Descartada esta parte técnica, sigamos con la película.

El mismo julay zarrapastroso de las tres películas previas se embarca en una nueva cutre-misión en la que todo le saldrá mal y estará acompañado de toda la gentuza que llena las horas de la altamente intelectual televisión que se produce en España

No tengo muy claro el tema pero más o menos es que Torrente acepta un trabajo para matar a alguien y lo trata de organizar con los anormales de la barriada periférica en la que vive pero resulta ser una trampa para culparle a él del crimen ya cometido y meterlo en chirona. Desde allí, removerá los subsuelos para salir de la cárcel y no parará de decir boberías.

Lo primero es, si estás totalmente decidido a verla, el ahorrarte el dinero adicional por verla en 3D y elegir la versión en pantalla tradicional. No hay nada en la película que haga que merezca pagar el 3D. Lo segundo es saber a lo que vas. El guión de esta película está escrito para meter cameos de todos los conocidos y por conocer, gente que normalmente y anormalmente no actúa ni sabe como hacerlo y ahí quedan, patéticos. Desde la pollaboba esa de la nariz torcida que los más subnormales llaman la Princesa del Pueblo (y menudo pueblo de acarajotados tiene que ser para aceptar ese engendro verdulero como princesa) hasta Carmen de Mairena o María la PollaPiedra pasando por Francisco o David Bisbal, es una sarta de patéticas interpretaciones que solo arrancan las risas de aquellos que permanecen pegados a la caja tonta todos los días y que al igual que los Orcos, se ríen porque los ven aunque no digan nada y este es el gran mérito de Santiago Segura, haber hecho un guión pésimo que carece de tensión alguna y que es un plomazo de cojones pero que la gente ríe por los famosetes que salen en el mismo. El premio al peor actor se lo lleva Paquirrín, ese engendro surgido de padres famosos del que deberíamos avergonzarnos los españoles y no ponerlo en una pantalla de cine. El pobre no da. No da. Pone la cara de subnormal con derecho a paga o la cara de subnormal con derecho a paga y bofetón. No tiene más. Tenemos las mismas bromas groseras que se hacían y decían en la primera parte de esta serie y que entonces eran divertidas y ahora son repetitivas y los corrales de famosos que entran sin venir a cuento y de la misma manera se van. De entre los pocos actores de verdad que usaron, el único con el que me reí un montón y que para mí salva lo poco que se puede salvar de la película es Yon González que hace un papel de preso lleno de tics e hilarante. Una lástima que se dieron cuenta que sabía actuar y lo quitaron de en medio con rapidez.

Una saga que se agotó hace dos películas pero que sigue atrayendo a la gente a los cines para ver más de lo mismo, un guión de pena, interpretacionies inexistentes y un 3D que cansa no me parecen algo como para celebrar el renacimiento del cine español. Obviamente la irás a ver con el clan de los Orcos al completo y aullaréis y os lo pasaréis bomba y dependiendo de vuestra adicción televisiva, seguro que hasta nombráis a cada uno de los famosetes y futbolitas que salen. Si tu cerebro consigue evolucionar un poco, algún día te darás cuenta de lo equivocado que estabas.

04/10

3 opiniones en “Torrente 4 – Lethal Crisis”

  1. Darliz, en lo relativo al cine yo discrimino muy poco e igual que veo los tostones para los intelectuales gafapasta veo las comerciales. La línea la trazo en las mierdas basadas en los libros del puto Tolkien, esas si que no

Comentarios cerrados.