Tres añitos de bitácora

Los complejos sistemas de medida que se aplican a esta parcela del multiverso hacen complicado el calcular números y cifras sobre esta bitácora. Ayer me di cuenta que ya se han cumplido TRES A?OS desde que Distorsiones abandonó el formato de lista de distribución y adoptó el de bitácora pública. Es un buen momento para felicitar a todos los que lleváis todo ese tiempo e incluso más aguantando mis neuras y leyendo lo que una absurda mente puede llegar a producir en sus horas más bajas. Cuando miro en los archivos las cosas que escribía entonces me sonrojo e intuyo que algo he evolucionado, aunque quizás no en la dirección correcta. Estos tres años se han materializado en novecientas treinta anotaciones y más de tres mil quinientos comentarios. No hay estadísticas de visitas de todo ese tiempo por culpa de los cambios de servidor y de sistemas de medida pero para que os hagáis una idea en el último año visitaron estas tierras ciento nueve mil visitantes únicos y se les alimentó con ciento ochenta y dos mil páginas. Eso dice el señor StatCounter. Las estadísticas de mi servidor sin embargo me cuentan que entre septiembre y diciembre del año pasado se sirvieron trescientas veinte mil páginas y en lo que va de enero llevamos más de ciento tres mil. Como veis los números son muy distintos según quien los recolecta. De todo esto a mí solo me queda el placer de conversaciones con los amigos, de aventuras en países exóticos, de películas vistas sólo o en compañía de otros, copas y veladas en la intimidad y colectivas y un sin fin de instantes que capturé para mi diario público y que cambié, modifiqué, alteré tanto como quise. Dentro de unos años, cuando me siente a repasar mi diario, ni siquiera tendré memorias de la realidad de las cosas y tendré que creerme muchas de las que he escrito.

Este es un momento tan bueno como cualquier otro para recordaos que nada es lo que parece. No os creáis todo lo que aquí aparece y no deis por sentado que sea completamente cierto. Siempre hay unos posos que activaron los resortes adecuados en mi cabezón y desencadenaron el relato pero eso no significa que todo sucediera de la manera en la que yo lo cuento. La imaginación ha sido compañera de viaje desde que nací y no pienso tirarla por la borda ni ahora ni nunca. Lo bueno de contar una historia está en su manipulación, en su adaptación para hacerla más apetecible, más íntima y de esa forma despertar las emociones buscadas. Por estas tierras también aparece de cuando en cuando algún relato que no tiene nada que ver con la realidad. Por falta de tiempo, por pereza y por culpa de la endiablada frecuencia de producción y publicación que me he auto-impuesto ya no son tan frecuentes como antes. Esas historias necesitan tiempo y mimo, algo que no les puedo dar.

Ya que estamos en compañía de amigos, recordar que fuera de esta bitácora tengo vida y trabajo. Soy un ingeniero que se gana los garbanzos gracias a una multinacional europea que me esclaviza y me exprime todo lo que puede. Viajo a casa (las Canarias) tanto como puedo y aún así encuentro tiempo para descubrir el mundo. Quedo con amigos y hacemos todo tipo de actividades que consumen tiempo y que suelen dejarme en un estado lamentable en el que no puedo escribir, así que debo preparar siempre cosas con antelación para que no se noten esos vacíos.

Hablando de amigos, distorsiones es también un lugar por el que se pasan gran parte de mis amigos y familia. Al contrario que otros que gustan de mantener en secreto sus rincones cibernéticos, el mío es bastante público en ese sentido. Por aquí llegan antiguos compañeros de trabajo españoles, la gente de mi actual empresa, ex-colegas de la multinacional americana en la que trabajé anteriormente, gran parte de mi familia y la casi totalidad de mis amigos. No todos entran asiduamente pero se pasan de cuando en cuando. Curiosamente solo unos pocos comentan públicamente y la mayoría prefiere el cara a cara para decirme lo que piensan. Muchos se sorprenden cuando cuento cosas que vivimos juntos por mi capacidad para ver detalles inexistentes o para encontrar el hilo que da vida a la historia. Otros me tienen terminantemente prohibido el hablar de nada en lo que ellos estén relacionados y yo respeto esos bloqueos. Toda esta gente son también la razón por la que a menudo desaparecen comentarios desafortunados e inapropiados. No quiero que mi gente tenga que leer los insultos o exabruptos que cualquier malnacido que cae por aquí después de una búsqueda en Internet y que no sabe nada de la historia de este lugar tenga que decir.

A través de distorsiones he hecho nuevos amigos. Gente que pasó un día y volvieron al día siguiente y en un momento determinado dejaron caer un comentario, luego otro y terminamos expandiendo esa relación asíncrona y encauzándola por los ríos de la vida. Este efecto colateral ha sido totalmente inesperado. Yo no me planteé este sitio para eso. La razón por la que esta bitácora existe ya ha sido explicada y no vamos a volver a perder tiempo con ello.

Tras tanto tiempo en el aire creo que ya no tenemos que preocuparnos por si lo dejaré o continuaré. No hay planes para cambiar esto. Esta es mi casa y como siempre, sois bienvenidos. Mirad en los rincones y buscad aquello que andéis buscando. Si miráis bien puede que incluso lo encontréis. Yo seguiré retorciendo palabras y jugando con mi idioma, buscando los infames límites de mi perversa imaginación y traspasándolos una y otra vez

14 opiniones en “Tres añitos de bitácora”

  1. felicidades maestro!

    Tres años ya y la calidad que tienes!. La verdad es que con mi bitacora desde que conoci la tuya solo intento llegar a tu nivel, tanto reflexivo como pensativo. ^^ adelante maedro sin temor!

  2. Dani, gracias a tí por venir y por un comienzo que seguro que nos llevará a algún lado.
    Muad_did, la próxima vez que vaya a Gran Canaria a ver si no te marchas de la isla y quedamos.

  3. Herzliche Glückwünsch zum Geburstag von Dein Blog und alles gute für Ihr beide in die Zukunft.

  4. Gracias Emo y María disfrazada de reivindicación social. Creo que tenemos que asumir que las camisas y mi carísimo almanaque de tulipanes se han perdido en la mierda de sistema postal teutón.
    Ayer te echamos de menos en el Beers & Blogs & movies María ….

  5. Felicidades Sulaco , por lo buenisismos momentos que nos haces pasar con tus increíbles historias. ¡gracias tío!

  6. gracias a todos. Terminaré sonrojándome. Esta noche comenzamos a dar caña de nuevo que esto parece el programa de Ana Caga-Rosa con tanta ñoñería.

Comentarios cerrados.