Tron: Legacy

Tron: LegacyYo no sé dónde estaban ustedes en 1982 pero yo estaba flipando en todos los colores del arcoíris y algunos más con una película que definió y marcó mi vida, que decantó la balanza entre las letras y las ciencias hacia estas últimas y con la que sigo disfrutando como un enano cuando la veo hoy en día. No sé como a nadie no se le ocurrió antes el recuperar esta historia y continuarla. Ahora que ha sucedido, para este grandioso evento elegimos un cine IMAX 3D ya que queríamos la experiencia al completo, el pantallón de mil millones de metros cuadrados que se ríe y se descojona de vuestras cutres-teles en las que os hartáis a ver todo eso que robáis por la red y que después hipócritamente justificáis con mentiras. Compramos las entradas casi siete días antes para ubicarnos en el lugar perfecto de la sala, en el sitio en el que la pantalla abarca todo tu sentido visual y en donde el celestial sistema de sonido logra cuadrar la experiencia. Con estos prolegómenos llegamos a TRON: Legacy, película que se estrenó en España en las pasadas navidades.

Un hijo de julay va en busca de su padre y se encuentra la chocha del martes

Kevin Flynn recibe un extraño mensaje y visita un antiguo local propiedad de la empresa de su padre (y suya). Allí es transportado a otro mundo, uno digital con programas y juegos en el que se reencontrará con su padre, con un clon malvado suyo y tendrá que luchar para volver al mundo real.

No hay ninguna película en cartelera, no la habido y es probable que no la vuelva a haber que meustre una historia en 3D de la forma en la que cuentan esta. Esta tecnología parece que se hizo pensando en esta historia y aquí alcanza niveles gloriosos. Sales del cine con ganas de sacarte el carnet de conducir motocicletas, con ganas de jugar un buen videojuego, con ganas de hostiar al párroco del pueblo y añadir un par de pecados más a tu larga lista y con más que ganas de pillar o a la viciosa rubia o a la morena y empalarla hasta que vomite el clítoris de puro gusto. Acción, aventura, efectos mega-espectaculares y personajes totalmente creados por ordenador orquestan una historia que recupera aquella que vimos hace tanto tiempo y la continúa como si el tiempo no hubiera pasado aunque ambas hablan lenguajes distintos ya que la tecnología que hay disponible hoy en día era un sueño en la época de la original.

El cibermundo jamás ha lucido tan esplendoroso. Si te gusta la ciencia ficción, si estás dispuesto a apuntarte voluntario para ir en las primeras naves que algún día saldrán de este planeta en busca de otros mundos, si eres un explorador nato, si tienes curiosidad para lo desconocido, esta película es toda una experiencia.

Guión muy bien llevado, acción a raudales, un 3D que se ajusta como un guante a la historia, buena música y unos actores en gracia se han conjurado para producir una buenísima película de ciencia ficción. Invoca al clan de los Orcos al completo y ve con todos ellos a verla.

09/10

Una respuesta a “Tron: Legacy”

Comentarios cerrados.