Trumbo: La lista negra de Hollywood – Trumbo

TrumboLa razón por la que hay cines y filmotecas está clara, son públicos distintos que en cada caso tienen una serie de necesidades específicas. Por ejemplo en los cines se bebe cerveza (los seres humanos normales) y refrescos (si eres joputa-terrorista musulmán de mielda) y se comen cotufas, nachos y similares. En la filmoteca, se bebe vino y té o café, servidos en tazas y vasos de cristal y en el caso del café hasta con su platito por debajo y todos y practicamente todos los julays que toman café allí, levantan el dedo meñique cuando agarran la taza como si fuera el palo ese que conecta a los cochitos de choque con la reja eléctrica que hay en el techo del local. Además, en la filmoteca si no tienes gafapasta te miran mal, razón por la que yo le quité los cristales a unas TresDé y me camuflo por allí. Toda esta bobería es para introducir la película Trumbo, la cual se estrenará en España la semana que viene con el título de Trumbo: La lista negra de Hollywood.

Un julay se la mete sin doblar a toda la chusma y gentuza que lo jodió

A finales de los cuarenta, el guionista más famoso de Hollywood es acusado de ser miembro del partido comunista y además de meterlo en la cárcel, procuran hundirlo. El colega crea un grupo en la sombra que hace guiones y los vende con nombres falsos y hasta ganará un par de Oscars y demostrará a los que crearon la lista negra que no eran más que un atajo de comemierdas guiados por una zorra del copón que tenía una columna en una revista y ayudados por algunos actores mediocres.

Un clásico. No se me ocurre otra cosa que decir. Esta es una de esas películas que te estampan contra la butaca, te agarran por los güevos para que no te escapes y te llevan desde el primer segundo hasta el último en una experiencia que te deja flipando y exhausto. El tema es muy pero que muy interesante, la manera en la que nos lo cuentan es básicamente perfecta y todo el mundo da lo mejor de sí mismo. Bryan Cranston borda su papel como Trumbo, en las escenas en las que lo ponen más joven se pasan un poco con el maquillaje y parece una folclórica pero después ya queda bien. Diane Lane está épica como su mujer y madre coraje. Su pequeña historia argumental, que va en paralelo a la principal, es fundamental para apreciar la historia. Helen Mirren nos sorprende con un personaje que odiamos profundamente. Es una zorra rastrera y despreciable a la que yo no habría tenido ningún problema pegándole un tiro en la nuca. Una de las mejores actuaciones que le he visto hacer. A parte de este trío, tenemos un montón de secundarios en papeles fantásticos, gente que no está allí para recitar sus líneas sino para actuar y colaborar creando una gran historia. Este es uno de esos eventos en los que todo se confabula y acabamos con un peliculón. Cuando comenzó, en los primeros cinco minutos me sorprendí pensando que era una peli de ocho, más o menos a la mitad reajusté y estimé que se merecía un nueve pero es que para cuando acabó, yo ya estaba totalmente convertido.

Si eres un miembro del Clan de los Orcos ni te molestes, no es para ti. Si eres un sub-intelectual con GafaPasta y decides no ir a ver esta película, que sepas que si te me cruzas te escupo a la cara. Fabulosa.

peliculon

3 opiniones en “Trumbo: La lista negra de Hollywood – Trumbo”

  1. Ya la he visto. Bastante entretenida y eso que no me quedó otra que verla en francés con subtítulos en español…. Pese a eso, me ha parecido de buena factura.

Comentarios cerrados.