Un domingo de gira turística

El domingo había quedado con un compañero de la división americana de nuestra empresa para enseñarle algo de Holanda. El hombre lleva tres semanas en el país y salvo Amsterdam no había conocido nada. Mucha gente tiene problemas para hacer turismo en solitario, es como si tuvieran una cadena con un gran bloque de hormigón amarrado a la misma que les impide moverse, que los bloquea y les fuerza a quedarse encerrados durante todo el fin de semana. Yo no concibo ese tipo de actitudes pero soy un espíritu libre y que no depende de otra gente para hacer cosas. Me asocio libremente con quienquiera que me interese y hago lo que me place.

Como el hombre me daba algo de pena quedé con él para enseñarle algunos de esos lugares legendarios que jalonan este país. En principio íbamos a ir con su coche pero visto que no ha conducido mucho por Holanda le dije que yo iría a Hilversum y allí nos encontrábamos. Para mí suponía media hora más pero así nos evitamos el que se pierda al venir a Utrecht. Ya he conocido a otros americanos que cuando se enfrentan a las indicaciones de las carreteras holandesas no reaccionan bien. Salí de mi casa y el autobús llegó a tiempo. Una vez en la estación subí al tren a dormitar un rato y a la hora de salir anunciaron que el tren se había cancelado y que teníamos que vaciarlo. Subí con una multitud nerviosa a la estación y allí nos encontramos con una empleada de la empresa ferroviaria totalmente colapsada. En estos días hay obras durante los fines de semana en las vías de tren que van de Utrecht a Amsterdam y a Rotterdam para doblarlas e incrementar la frecuencia y esas obras han de terminar antes del día de la Reina así que los sábados y domingos trabajan a destajo y reducen el tráfico. Todo el mundo le preguntaba a la mujer como llegar a un punto o a otro y ella no podía responder. Decía que había un problema en la línea y que los trenes no podían circular.

Llamé al americano y le expliqué la situación y me contó que justo en el paso a nivel frente a su hotel había un tren detenido con un montón de policías y que habían puesto como un telón enorme para que no se viera nada, que debía haber ocurrido un accidente. Le expliqué como llegar a Utrecht y como teníamos un día soleado me senté en un banco en un parque a hacer la fotosíntesis. Media hora más tarde me llama el hombre y me dice que aún no había conseguido salir de la ciudad, que estaba perdido en Hilversum. Le volví a explicar como salir y cuando me volvió a llamar me dijo que ya estaba en Utrecht. Esta vez le di indicaciones para llegar al centro pero no funcionaron. Cuando me llamó, en base al sitio en el que me dijo que estaba deduje que andaba en un carril solo para autobuses. Traté de corregir su ruta y me dijo que volvería sobre sus pasos. Diez minutos más tarde vuelve a llamarme y está aún más perdido. Mientras hablamos se le acerca un policía y escucho como le dice que está prohibido hablar por teléfono mientras conduces. Aquí se pierde la conexión pero por lo que me contó más tarde el hombre le dijo que la multa era de ciento treinta euros, aunque finalmente por ser extranjero, de Texas y estar en el país de turismo se lo perdonó y lo escoltó con su moto hasta la estación donde nos encontramos. Su moto estaba oculta por nuestro coche y en ese instante un colega decide saltarse un semáforo en rojo frente a nosotros y el policía salió en su persecución.

Decidimos seguir adelante con el plan, activo mi GPS y enfilamos en dirección hacia Kinderdijk, un lugar cerca de Rotterdam famoso porque allí hay unos veinte molinos de viento junto a un canal, una postal idílica de Holanda. El sistema de navegación nos lleva a la autopista y cuando estamos entrando está cerrada por mantenimiento durante el domingo. Es como si el mismo diablo nos hubiera echado el ojo encima. Calculamos una ruta alternativa y de nuevo estábamos en ruta. Cerca de Rotterdam hay una gran marathon en el centro de la ciudad y han cortado el tráfico en un montón de carreteras y particularmente en la autopista que necesitamos para llegar al lugar así que de nuevo hemos de buscar un camino distinto. Doy gracias a Dios porque sin un GPS estaríamos totalmente perdidos. No quiero ni imaginar como sobrevivía la gente en el pasado, hace un par de años o así cuando no teníamos estas maravillas.

De alguna forma conseguimos llegar y mereció la pena. Es un lugar mágico, con todos esos molinos flanqueando el canal. El americano alucinaba. Después de nuestra visita turística seguimos hacia Delft, una ciudad universitaria muy vinculada a la familia real y que le da mil vueltas a Amsterdam. Es pequeña y coqueta y en la plaza mayor tenemos un duelo de titanes. A un lado un ayuntamiento al que la palabra precioso se le queda corta y al otro una iglesia majestuosa en donde se celebran los funerales y algunas bodas de la familia real. En la plaza aprovechamos para tomarnos algo y disfrutar del día de abril más caluroso de la historia en Holanda y después paseamos un rato por la ciudad antes de visitar Royal Delft, la última fábrica de cerámica azul que queda en Holanda y en donde te explican como fabrican sus piezas. Es algo bastante interesante y que no toma más de media hora.

Por la tarde volvimos parándonos en Gouda, la ciudad famosa por el queso. Cuando buscaba casa pensé en comprarme allí un apartamento pero todos mis amigos holandeses me disuadieron porque decían que es una ciudad invadida por los musulmanes (aunque ellos no usaban palabras tan suaves). Lo cierto es que el centro de la ciudad también es precioso. El edificio del ayuntamiento es aún más bonito que el de Delft y detrás se encuentra el edifico del Mercado del Queso en donde se pesaban los quesos y se subastaban en el pasado. Hoy en día creo que los jueves durante el verano se sigue haciendo para los turistas. Después de ver esa parte de la ciudad fuimos a una iglesia que hay cerca y que tiene unos jardines preciosos y desde allí vimos otra iglesia y un molino así que nos acercamos a hacerles fotos. Era como dos calles más atrás y nos metimos por un atajo. Cien metros más adelante estábamos en otro mundo, un mundo de musulmanes sospechosos y un anciano comenzó a seguirnos, lo cual despertó nuestro recelo. Llegamos hasta el molino y le hicimos las fotos con unos cuantos moros pisándonos los talones y desde allí volvimos atajando hacia la calle principal. Ahora veo que mis amigos tenían razón y que no era una buena idea lo de comprar casa allí.

Desde Gouda cerramos el círculo yendo a Utrecht, aparcamos su coche junto a mi casa, hicimos la gira turística de rigor por mi fastuoso jardín y después nos fuimos al centro de la ciudad para fotografiar el Dom al atardecer. Paseamos por las calles de Utrecht y terminamos cenando en la terraza del Oudaen, mi sitio favorito de esta ciudad. Con los treinta grados la habían abierto y estaba que se caía de gente. Para llegar a la terraza hay que cruzar a través de la cervecería y pudimos ver y fotografiar los barriles en que fabrican la cerveza, algo para lo que normalmente hay que pagar.

La cena fue fantástica y después de la misma buscamos una iglesia, Buurkerk, que con el paso del tiempo, la desgana de los feligreses y la desidia de los protestantes ha acabado convertida en el museo nacional de instrumentos autómatas musicales (National Museum van Speelklok). La mujer de este hombre trabaja en una galería de arte y allí tienen una obra de un pintor holandés de hace doscientos años en la que se puede ver dicha iglesia. Le hicimos unas cuantas fotos y dimos por finalizada esta intensa visita a la otra Holanda de un día. No todo es Amsterdam en este país.

17 opiniones en “Un domingo de gira turística”

  1. Esta historia me ha traído muchos recuerdos. Hace un mes que iba conduciendo y me llamaron al móvil. A continuación, veo, en el coche de delante, un letrerito digital con letras rojas que decía: VOLGEN – POLITIE.
    Al principio me hice el loco y me fui por la izquierda cuando ellos giraron a la derecha, pero al ver que paraban, yo también paré. Me echaron la bronca en holandés, pero les contesté en inglés diciendo que no entendía y me hicieron seguirles. Me echaron otra bronca al lado de comisaría, pero al final, después de comunicarme que la multa era de 130 euros, me dijeron que por esta vez no pasaba nada y que me podía marchar. Vaya que bien 🙂
    En cuanto a la ruta turística, esta es una de mis preferidas cuando viene gente de visita. Delft en verano es una pasada con los canales llenos de nenúfares, y el castillo-ayuntamiento de Gouda también es muy bonito, como los de Exin Castillos.
    Y el sol sigue alumbrando este país. Esperemoso que dure hasta el día de la reina.

  2. Vilvitens, a ver si nos compramos un manos libres que no valen tan caros. Yo para rutas turísticas siempre he preferido la de Zaanse Schans, Alkmaar (en viernes por la mañana con el mercado del queso), Volendam y Marken. Es más folclórica y fotogénica pero esta tampoco está mal.

  3. Sulaco, la verdad es que paso doscientosmil del móvil, y no conduzco nunca o casi nunca, esto era un día especial que tenía que ir a recoger a mi “tapadera” en la estación de Utrecht. Lo mío es la bici, el tren y el tranvía, y luego lo mismo pero en sentido inverso. Ya veremos como me lo monto cuando vuelva a Valencia, seguro que acabo adquiriendo un vehículo y lo uso hasta para ir a mear 🙁
    La otra ruta que comentas no la hemos hecho nunca, pero la tendremos en cuenta para futuras visitas.
    Saludos y descansa un poquito, anda 🙂 que te va a dar un jamacuco con tanto meneo pacá y pallá.

  4. Vilvitens, he borrado el comentario duplicado. Yo como el teléfono está siempre en modo silencio no hay forma de que me entere si suena y si tuviera o tuviese coche no sería un problema. Lo mío también es la bici, tren, guagua.

    Si nunca has estado en Volendam y Markem te pierdes lo más folclórico del país. Lo molón es ir a Volendam y desde allí coger el barco para ir a Markem, ver el pueblo y volver una o dos horas más tardes, que tampoco es tan grande.

    Mañana tengo Cartouche así que acabaré muerto y anoche solo conseguí dormir 7 horas, que son 4 más que la noche anterior.

  5. Gracias por lo del comentario duplicado, la impaciencia me ha podido y lo he “submitido” de nuevo.
    Me anoto lo de Volendam y Markem, tiene buena pinta, y si hay que coger barquito y todo, pues mejor que mejor.
    La semana pasada estuve en Atenas de viaje de negocios. Partí el jueves y regresé el sábado. Balance total de horas dormidas = 11 en 3 días, aún así, el sábado estuve en Utrecht de compras (nada más aterrizar), fuimos a merendar-cenar a un español (El Mundo, Voorstraat) y aún salimos hasta las 4 de la mañana. El domingo estaba completamente roto, sol en el balconcito y relax.
    Hale, a disfrutar, agur.

  6. ¿Y que tal Atenas? ¿Merece la pena ir a Grecia? No me llama la atención como destino turístico de sol y playa pero algún día debería plantearme ir a ver las ruinas y todo eso. Tendría que ser en primavera porque imagino que en verano aquella zona es como las calderas del infierno.

  7. Atenas y Grecia? Hombre, como destino turístico de sol y playa, yo creo que está muy bien, con 16.000 km. de costa y 6.000 islas e islotes, pues, me parece impresionante (aún no he estado en ninguna de ellas, pero todo se andará). A mí me gusta Atenas porque es una ciudad mediterránea y el mar, el clima, la comida y las gentes me traen muy buenos recuerdos.
    La Acrópolis y Plaka, el barrio que está a sus pies, están muy bien, digno de ver y fotografiar.

  8. Miraré a ver si se consiguen billetes de bajo costo a esas tierras, aunque no sé por qué me da que Atenas no está en ese circuito.

  9. Yo he ido a Atenas con Olympic Airlines, alrededor de 300 euros I/V. También puedes ir con KLM, usando millas. Efectivamente, en verano hace un calufo que pa qué.
    Transavia creo que vuela a algunas islas.
    Yo suelo consultar las líneas de bajo coste en esta dirección
    http://www.whichbudget.com
    te sabes alguna mejor?

  10. ¡300 euros! Eso es un robo a mano armada. Por ese dinero me planto en Niu Yolk en donde tengo casa gratis. Por Dios bendito, pero si eso está aquí al lado.

    Me descojono de los puntos de KLM. El otro día estaba mirando para coger un i/v a Budapest con puntos y además de mandarme con otras aerolíneas y haciendo escalas, me levantaban 180 euros en tasas de aeropuerto. Por 160 conseguía billete directo y con todo incluido.

    Vliegtickets tiene enlaces a todas las páginas de viajes que te puedas imaginar aunque yo normalmente uso vueling, transavia, l’tur y los último minuto de neckermann que se pueden ver en el teletexto de RTL 4 y que me sirven para conseguir pasaje a Gran Canaria.

  11. paga la empresa 🙂
    A España siempre voy con Vueling, y encantado de la vida.
    En cuanto a las millas, volamos Ams-Rabat en mayo por 130 euros I/V los dos (no se cuantas millas nos cuesta, pero unas cuantas miles de ellas, vaya)

  12. Eso es en Mayo 2007 o fue en Mayo 2006. Yo intenté Amsterdam – Budapest y era un atraco a mano armada que me hizo desistir.

  13. Corsaria, en España el ex- de una hija de famosa creo que las cobraba en efectivo y se embolsaba el dinero. Y prefiero no contar los chanchullos que vi en los dos años que trabajé en una empresa de telecomunicaciones.

Comentarios cerrados.