Un leuro de agua

Un leuro de agua

El secreto más grande de los aeropuertos españoles es el de las máquinas expendedoras dentro de la zona segura. Todos sabemos que el concepto de tiendas libres de impuestos es que al no tenerlos, todo resulta al menos dos veces más caro que en aquellos lugares del mundo en los que se pagan impuestos o quizás hasta más. Un ejemplo de este tema que puedo dar fue en el aeropuerto de Gran Canaria, en donde en uno de los chiringuitos vendían comida española, es decir, ninguna mierda truscolana y tenían, TOTALMENTE LIBRE DE IMPURESTOS, un sobre de cien gramos de jamón 50 por ciento casi Ibérico por la módica cantidad de DIECINUEVE LEUROS Y NOVENTA CÉNTIMOS DE LEURO. El mismo jamón, en una cadena de hipermercados de origen francés, el mismito, valía CUATRO LEUROS Y PICO pero claro, es que es más barato porque tiene impuestos y al liberarse de los mismos, el precio sube como los bitcoin y se desata todo. En las cafeterías del aeropuerto y en algunas tiendas también venden agua, pero debe ser bendita y venir de la mismísima fuente en la que lavaba sus bragas la Virgen María porque la venden a precio de gramo de oro. Si rastreas el aeropuerto, como buen perro de presa, encontrarás el rincón en el que seguramente no llega la luz del sol en el que tienen las máquinas expendedoras y allí, al menos hasta agosto del año pasado, que fue mi último paso por Gran Canaria, se podía comprar una botella de medio litro de agua por un leuro y cuarenta céntimos. El uno de enero, la última vez que pasé por allí, fui a la máquina y me llevé un tremendo disgusto cuando descubrí que la habían subido más de un siete por ciento de precio, hasta el leuro y cincuenta céntimos. Había algo raro en la fila inferior de botellas y por unos instantes pensé que se me había caído la vista o algo así y que necesitaba unas gafas porque no cuadraba la cantidad y prestando atención vi que hay una nueva marca de botellas de agua y que cada medio litro vale UN LEURO o sea, casi un treinta por ciento más barata. Pensé que no funcionaría pero me compré una y la máquina me la dio, con lo que es auténtico total y tal y tal. Supuse que sería agua sacada de las cloacas más siniestras pero no, es una marca granadina y este agüita viene del pueblo de Loja y puedo decir y digo que es todo un lujo de agua. Además, es casi agua de comentaristas ya que el poblacho está a la orilla del río Genil. De mi circuito de aeropuertos españoles, que cubre Madrid, Málaga y Gran Canaria, esta es la botella más barata. Para cuando salgo de Holanda, llevo siempre una botella especial que me compré en mi tienda china favorito y la lleno en los surtidores gratuitos que hay en el aeropuerto, pero ese concepto de dar agua gratis total parece que aún no lo han estudiado en España.

En Internet hay de todo y especialmente porno pero lo que no se encuentra es el listado de precios de botella de agua en dispensadores automáticos en los aeropuertos españoles y eso es algo que alguien se debería currar porque somos muchos los que QUEREMOS SABER.

Una respuesta a “Un leuro de agua”

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.