Un secretillo y algo más

Os voy a contar un secretillo. Algo que muy pocos han sabido. Desde el domingo he estado en Gran Canaria de vacaciones. Ha sido una visita de incógnito. Para recuperar energía, tirarme al sol un montón de horas al día y por descontado, celebrar la noche de San Juan metiéndome en el océano Atlántico a medianoche. No he visto a casi nadie y el único que ha figurado en mi agenda todos los días ha sido el sol y la playa. Vuelvo a lucir un moreno playero, vuelvo a estar con las baterías cargadas y el domingo por la mañana regreso a Holanda para comenzar el verano nórdico.

Cuando acabe la participación holandesa en el mundial distorsiones se pondrá la ropa de verano y aclararemos la casa para que se sienta el fresco. Cruzaremos el verano entre historias cortas, sucedidos de una vida del revés y similares. Esta bitácora no cerrará por vacaciones y seguiremos con nuestro retorcido camino.

De los días que he pasado en Gran Canaria lo que más me choca es algo que ya me temía pero sobre lo que ahora estoy convencido: Yo ya no puedo volver a vivir a España. No soportaría la gente gritando en todos lados, ni los conductores que van de rally por las calles, ni la imposibilidad de ir en bicicleta, no podría ver la televisión española ni escuchar la radio. No me siento identificado con el rumbo que lleva el país y tampoco veo que ninguna de las alternativas valga mucho más que los que están en el poder. Escucho a la gente hablar y el mercado laboral solo se puede defender como una mierda y no tengo paciencia para comer el culo a jefillos incompetentes que abusan de la gente para satisfacer su impotencia. Yo tampoco viviría con los sueldos miserables que se pagan aquí y me niego a pagar una hipoteca que se come tu salario solo para poder comprar un cuchitril en una colmena con paredes de papel que terminarás de pagar el día que los tuyos lloran por ti en tu velatorio.

Seguiré en el norte y en lugar de prorrogar mi estancia allá arriba un año más, como solía hacer hasta ahora, creo que no me plantearé volver al menos hasta dentro de diez años. En seis días se cumplen seis años de mi marcha del país y ya va siendo hora de aprender el idioma del país que me ha adoptado. No necesito mucha más integración porque por suerte gran parte de mis amistades son holandesas. Observaré desde allá arriba lo que sucede en el sur de Europa y seguiré escuchando los lamentos y las quejas de los que quedaron atrás y pese a su insatisfacción no hacen nada por cambiar su país desde la base.

Mañana por la mañana vuelvo a casa.

20 opiniones en “Un secretillo y algo más”

  1. Pues vale, si no quieres volver, lo que no puedes hacer es criticar a los que nos quedamos aquí sin poner remedio a lo que no te gusta.
    Resulta que todos intentamos hacer lo mejor que está en nuestras manos y, por supuesto, no me creo que en algún punto de este planeta, exista un paraíso donde no se deba enfrentar con problema alguno.
    Otra cosa es que, cada uno de nosotros se sienta más a gusto en un punto concreto de este planeta.
    Sin pretender marcar cátedra, la vida me ha permitido vivir en distintos lugares y conocer otros muy distantes y, por cierto, yo he elegido quedarme en España y, a ser posible, en Canarias.
    Tú decides quedarte en Holanda, lo que merece tanto respeto como aquellos que decidimos quedarnos aquí.

  2. Te aseguro que muchos de los que estamos en la base queremos hacer algo por cambiar para mejor la situación, pero sólo tenemos dos opciones :
    A:.Traga mierda por un tubo y sé un perro fiel por cuatro pesetas.
    B:.Agacha las orejas y ve pensando en emigrar.

    Es duro, pero a grosso modo es lo que tenemos de “menú” los jóvenes españoles. =—(

  3. disculpa hector, pero esto

    ::Resulta que todos intentamos hacer lo mejor que está en nuestras manos

    es totalmente falso, el 99.99% de la gente no mueve un dedo por mejorar lo mas minimo, la mediocridad y el gandulismo campan por doquier, y lo que es peor, A MUCHOS NO LES IMPORTA NADA, SOLO QUIEREN PAN Y CIRCO

    cierto?!

  4. Puedes leer La ignorancia de Kundera para conocer mejor en qué estado te vas a encontrar dentro de unos años.
    Yo vivo en un continuo desarraigo.

  5. Priscila, ¿estás usando firefox? Porque en IE 6 está totalmente descuajeringada y no sé si podré arreglarlo. Lo miraré esta noche.
    Héctor, yo no los critico. Expongo las razones por las que me excluyo. España ya no es nada, ni país ni nada. Es una banda de maleantes robando a todos los niveles y un rebaño de ovejas que no se rebelan porque le tienen miedo al lobo. Como dice bleuge, en España nadie está haciendo nada por cambiar la situación. Es una guerra de guerrillas entre bandos que solo quieren el beneficio propio.

  6. IE 6. Tanto en casa como en el trabajo se ve mal. Pero no te preocupes, yo todo lo veo mal. Yo me quiero rebelar en contra de algo, pero no se me ocurre nada. Seguiré pensando. 5 días para las vacaciones. It´s the final countdown!!!

  7. España es un país lento para asuntos serios y eso inquieta a las personas de “culo inquieto”. Sin embargo para el ocio España es muy dinámica. Lo mejor, disfrutar del ocio español durante las vacaciones si se vive en el extranjero y evitar las discusiones sobre qué país es ó no mejor. A nadie le gusta que le machaquen por las decisiones tomadas.
    El desarraigo puede llegar a desaparecer, pero es como una depresión, sólo se combate con mucha voluntad, aceptando la situación y cambiando los malos hábitos.
    Cuando voy a España y me comentan que tengo un acento raro, me rio y no le doy más vueltas.
    Por cierto Priscila tú dónde estás?

  8. Priscila, que en el trabajo uses IE6 pase, pero en casa, POR DIOS, instala el Firefox y pásate al reverso luminoso.
    Psikke, ni en el ocio parecen estar muy acertados últimamente. Tanta crispación, tanta mierda a flote, tanta patera están haciendo mella. En las Canarias a poco que te descuidas te pasan 80 ilegales por encima cuando estás en la playa.
    Yo piso suelo español al menos seis veces cada año porque gracias a Dios no me pagan un sueldo miserable y tengo 39 días laborables de vacaciones. Acabo de volver y ya estoy mirando para visitar Málaga (y ar Dani) antes de fin de Julio …

  9. Sulaco, estoy de acuerdo contigo al cien por cien. Cada vez que vuelvo a España me reafirmo en mi idea de no volver hasta que no me jubile, por todas las razones que ya has comentado tu varias veces y por algunas más.

    Lo único malo de vivir fuera son los momentos como cuando hay un partido como el de esta noche y que sé de antemano que aunque les pateemos el culo al equipo gabacho, no podré irme de fiesta para celebrarlo si no quiero que me partan la cara por ahi…

  10. Buenaaassss…

    Un saludo cordial a todos, en especial al nuestro anfitrión.

    Yo… pues pasaba por aquí, … y sin intención de sermonear al simpático personal, me atreveria a sostener (y sostengo…)… que sólamente quien ha vivido suficiéntemente tiempo fuera de España puede comprender de qué estás hablando, Sulaco. Y solo él puede comprender qué es España. Y sobre todo “qué no es”. Yo entiendo tus palabras menos como una opinión personal que como un fenómeno natural relacionado con la distancia.

    Canarias es un sueño. España igualmente. Pero no es “el mundo”. Incluso Holanda está genial… pero tampoco es el mundo entero. Tu has ganado mucho, has asimilado segúramente muchas cosas, se te han abierto los ojos en muchas nuevas facetas y has aprendido a disfrutar de tu bicicleta (para conseguir que a uno de nosotros en “solo” 6 años ya le guste la bici… necesita el españolito medio porlomenos una aparición sobrenatural de la Virgen Maria, y en el despiste comprometerse por voto… si no, de qué!) y … por eso precísamente… ya no hay -despues de un tiempo- posibilidad de volver. La España que dejaste ya no existe. Nunca hubo una España en bicicleta. Peor todavía: nunca la habrá. Tu has cambiado. España sin embargo no tanto.

    ¿Gandules? Claro, más de los que ningun país se puede permitir. Pero eso no lo explica todo. Me viene a la mente la palabra idiosincrasia (ojo, no confundir con “Indiosincrasia”). (Cuando yo era pequeño era una palabra española por lo menos.) El País donde nacimos y la educación que hemos recibido (… llamémoslo esta vez para entendernos aquí en la intimidad “educación”) nos han marcado mucho más profúndamente de lo que nos gustaría. Solamente con una estancia prolongada en otra parte del planeta está uno fuera del radio de acción de la propia idiosincrasia, y automáticamente expuesto a una nueva cultura, con todo lo que eso conlleva. Ganancias, pero tambien pérdidas… salvo que uno aprenda a ver las pérdidas como ganancias… que tambien es posible, e incluso recomendable y prueba de insondable sabiduría.

    Mi credo educacional fueron cosas muy simples ahora que lo pienso, como por ejemplo: “como en España no se come” y cosas así. Cual fue mi desengaño al enfrentarme en Italia con un plato de Langostinos de tal modo condimentados que ni en los mejores tiempos de la cocina española encuentran su réplica. O ese Risoto de Setas Silvestres (y lo escribo con mayuscula de puro respeto y acongojo al recordarlo) que me sirvieron una vez en un pueblillo de la Toscana italiana, que me hizo comprender de golpe que la Paella Valenciana (con mayuscula igualmente por puro respeto que le tengo) no es la única forma de cocinar un arroz impresionante de dimensiones épico-orgasmicas.

    Siempre pensé que nosotros, los Españoles alegres, audaces e inconscientes como somos muchas veces (pido perdón a los individuos que no encajan en este cliché… y les felicito como excepciones que confirman la regla) nos definimos sobre todo por un tipo de cultura. Una cultura de índole gastronómica. No tiene tanto que ver con leer libros, escribirlos o contribuir de manera activa a aumentar el saber de nuestra especie. Aunque cuando nos ponemos, no hay quien nos pare… pero hay que ponerse… esa es la cosa…

    A lo que iba, que me pierdo: El día que yo haya vivido 6 años en Holanda, y otros tantos en Italia, o en Dinamarca o en Kuala Lumpur… el día que yo haya vivido en todas las culturas del planeta, ese día sabré con mucha más exactitud lo que es España, Y sobre todo, lo que no es y nunca será.

    Y aquellos que se quedarán siempre en casa, sepan que se pierden un monton de cosas por ahí fuera, pero sepan tambien que por lo menos eso que ahora mismo tienen en las manos, no lo van a perder un día de estos sin comerlo ni beberlo… y sin posibilidad de recuperación. Si me dieran a elegir… no sé lo que elegiría. Por suerte la vida le da a uno menos elección de lo que uno se imagina.

    Una coas sé: si es que fuera cierto que todos los caminos llevan a Roma, allí nos veremos tarde o temprano.

    Un saludo, Españoles distorsionaos! Donde quiera que esteis!

    Atentamente desde el sur de Alemania,

    Descastao

  11. Jolín con los comentarios. Voy a tener que volver a echar mano del copy+paste y sacar de aquí una anotación gratuita.
    Descastao, no sé si todos los caminos llevan a Roma pero si es cierto que hay una posibilidad que la visite o pase cerca en dos semanas. O Roma o Hamburgo o ambas en la misma semana. También me han comentado que en Dubai sueñan con ver mi virtuosismo en acción. Si logro empatar dos viajes con KLM antes de agosto me regalarán un huevo de puntos y estaré más y más cerca de mi billete gratuito para Seattle o para Tokyo.

  12. Antes de venir a España pensaba eso mismo sobre el mundo laboral. Llevo unos días a trompicones entre Soria y Madrid y había algo que no me cuadraba. Leer tu post me ha abierto los ojos, ahora me falta asimilarlo y coger el toro por los cuernos. Lo malo es que aunque la gente me da la razon sobre el mundo laboral, todos me bajan la cabeza o me asienten con la mirada. sobre lo otro… no quiero que me despatrien por meterme con este país que “es donde mejor se vive”.

  13. Psikke, yo ya no puedo con la gente gritando por todos lados, la mala educación, los traperos destrozándote el coche si no les pagas por aparcar en “SU” zona y además pagando zona azul, ni con los mendigos por todos lados ni los conductores salvajes y los continuos accidentes de tráfico.

  14. Estuve una vez en Gran Canaria de vacaciones y prometí no volver nunca más. Hay lugares en la Península ideales para vivir, el problema es siempre el mismo: el trabajo, los horarios y la mala educación.
    Lo primero que me impresionó de Holanda cuando llegué fue el silencio… en Amsterdam, que se supone la ciudad más efervescente de Holanda, con eso ya lo digo todo. Yo (IKKE) no vuelvo a España hasta que me jubile.

  15. Querido Sulaco y asiduos:
    Este weekend tambien viaje a Spain, en mi caso, a presentarme a unas oposiciones…Si, soy gilipollas.
    Pense q las cosas habian cambiado, q no habria preguntas no incluidas en el temario, q despues de 30 agnos de democracia habria fair-play, q la gente habia cambiado…

    Mis amigos aqui en albion me advirtieron, q no perdiese mi tiempo…

    Vivo fuera de Spain hace mas de siete agnos y no lo puedo negar: en el fondo quisiera volver. Creo q todos queremos volver, incluso Sulaco. Aqui fuera he aprendido a querer a mi pais, independientemente de ideologias, y a querer lo mejor para los que viven en el.

    Lo triste de esta historia es q, parece ser, la mayoria de los q viven en Spain no sienten asi y prefieren vivir aceptando la corrupcion de los organismos, el enchufismo, salarios fuera de la realidad europea, etc,etc.
    Por estas cosas se me hace muy dificil volver a la tierra del sol aunque, algunas veces, no pueda evitar sognar con ello(big sigh).

  16. Que quede claro que yo hasta el 2016 no tengo maldita intención de volver a pensar en volver. Y a este paso me veo tras la jubilación y comprando una casa en una urbanización con vallas de 5 metros de alto electrificadas y guardias de seguridad armados con metralletas y granadas para neutralizar a los intrusos. El mismo tipo de urbanización que se ve en Sudáfrica.

  17. Solamente unirme a los comentarios de emigrantes que reniegan del Imperio… Yo acabo de comprar una casa aqui en Holanda, y mi intencion mas sincera es no moverme de aqui hasta que me jubile.

    Paso de aguantar mala educacion, despotismo, rateros, criminales y demas fauna. Y que si, que de eso hay en todos lados, pero no punto de comparacion…

Comentarios cerrados.