Una ventana en las Termas de Caracalla

Al caminar en las ruinas de las Termas de Caracalla uno se siente como si estuviera en un gran templo por las proporciones monumentales del recinto. Estamos hablando de un lugar construido hace veinte siglos y que aún perdura, un templo para el cuerpo.