Una vida a lo grande – Downsizing

DownsizingHay películas que te enamoran por el trailer, te sugieren una historia que realmente quieres ver e inclinan la balanza del deseo del lado adecuado. Eso es más o menos lo que me sucedió con la película de hoy, desde que vi el trailer por primera vez me entraron ganas y cuando en los foros de rumores se decía que era el pre-estreno sorpresa de la semana, me pareció fabuloso y fui con unas ganas tremendas a ver Downsizing, la cual se estrenó en España en navidades con el título que es una traducción literal Una vida a lo grande.

A un julay acarajotado su pelleja le da pero que bien por culo

Unos nórdicos inventan un sistema para hacernos enanos y son muchos los que se apuntan a la coña porque mola mazo o algo así. Un pollaboba muerto de hambre qeu pretende vivir como un ricachón gracias a esto verá como su vida se va a la mierda con el cambio y de alguna manera, acabará recomponiendo su mundo y encontrando nuevos amigos o algo así.

En algún momento de la película te entran ganas de levantar las manos porque en tu cabeza no deja de sonar la cantinela de MANOS ARRIBAS ESTO ES UN ATRACO y es que lo que muestra el trailer, una comedia tonta, no tiene NADA que ver con la película y de hecho hay hasta imágenes en el trailer que ni salen en la película. Lo venden como comedia y resulta que es un drama marrullero de un amargado del copón al que su mujer abandona porque no quiere ser enana y que tiene un vecino rarito, una limpiadora vietnamita aún más rara y que se mete en unos fregados que no veas. El protagonista es el cacho de carne del Matt Damon aunque creo que en algunos planos salía como Mark Whalberg y como soy incapaz de distinguirlos, nunca lo llegaré a saber. Ejercita su único músculo sin flexibilidad facial y da igual que esté feliz o que su hembra lo deje tirado, él no mueve ni una pestaña. Toda la parte cómica está básicamente en el trailer y lo que nos queda es más bien la historia aburrida de un puto perdedor que da igual que sea grande o lo reduzcan, sigue siendo un puto perdedor. Todas las movidas sociales que añadieron no aportan nada y tienden a acentuar la parte dramática de la que la película va sobradísima, solo que le sobra sin que sea el tema principal, son los caracteres secundarios que entran y salen. Son en total dos horas y cuarto y esto con noventa minutos iba más que sobrado.

Si eres un miembro del Clan de los Orcos y entraste al cine engañado por el trailer, no te puedo culpar si destrozaste la butaca. Si eres un sub-intelectual con GafaPasta te acompaño igualmente en los sentimientos esos tan obscuros que te han debido de invadir. Aburre y masca. Cine para ver por la tele, en modo digestión un domingo por la tarde.

04/10

Una respuesta a “Una vida a lo grande – Downsizing”

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.