Ver de cerca aquello que está lejos

Hace unos años, cuando comencé a comprarme equipo fotográfico, alguien me dijo que eso era tirar el dinero y que para hacer buenas fotos la cámara más cutre era más que suficiente. El consejo vino de un intelectual de la miseria, uno que sabe mucho de nada. En uno de los primeros libros de fotografía que me compré, el autor decía en la tercera página del libro que si quieres soñar con hacer fotos como un profesional te tienes que comprar el equipo que usan los profesionales. En otras aficiones puede que el equipo que uno tenga no afecte al resultado pero en la fotografía, la calidad de la óptica y del equipo es fundamental. Puedes tener delante de tus ojos el paisaje más hermoso que hayas visto en tu vida que si lo único que tienes a mano es la cutre-cámara de tu móvil es más que probable que consigas una cutre-foto. Con los años he ido añadiendo piezas a mi equipo, cada una pensada para una situación determinada. Tengo objetivos para macro, variables, de ojo de pez, extensores, flash, trípode, memorias, anillos de extensión, baterías de repuesto y un montón de parafernalia más. Antes lo guardaba todo en un rinconcito y ahora casi que ocupa un armario completo.

Desde hace un mes he estado tratando de conseguir un objetivo de segunda mano canon EF 400mm f/5.6L USM o uno de 300mm. La razón es que dentro de poco más de una semana me voy a Polonia con un grupo de fotógrafos holandeses y pasaremos cinco días capturando imágenes de águilas pescadoras y aunque no estarán muy lejos, no tengo en mi equipo nada que cubra la distancia necesaria. Después de intentar sin éxito pillar uno de segunda mano esta semana me rendí y opté por comprarlo nuevo. Lo encargué y ayer me lo entregaron.

Canon EF 400mm f/5.6L USM

Canon EF 400mm f/5.6L USM, originally uploaded by sulaco_rm.

El eje central de la expedición a Polonia y de futuras salidas para fotografiar aves y otros objetos que no están cerca es un objetivo enorme, el más grande de todos los que tengo y que produce imágenes de una calidad muy buena. Me ha costado un pastón pero conque logre una sola imagen decente de un águila habrá merecido la pena.

Canon EF 400mm f/5.6L USM

Canon EF 400mm f/5.6L USM, originally uploaded by sulaco_rm.

Otro día haré una nueva foto de familia con todos juntos aunque como me deshice de mi vieja Canon EOS 350D, dependeremos de la mediocre calidad del iPhone para la foto. Ahora que acaba de salir al mercado la nueva Canon EOS 7D me está entrando el gusanillo y como me de un arrebato vendo mi cámara y me compro una de esas.

3 opiniones en “Ver de cerca aquello que está lejos”

  1. Yo siempre he dicho que lo que importa es el ojo del fotógrafo, si no ves la foto, el encuadre adecuado… da igual con lo que dispares.

    Pero claro, para que la foto se vea en su máximo esplendor, su calidad técnica debe ser optima, y eso solo lo dan las buenas lentes y cámaras.

    Total que al final todos los que hacemos fotos, vamos acumulando todo el equipo que nos podamos permitir.

    Con ese nuevo “Lanzamisiles” seguro que vas a disfrutar mucho en Polonia, así que a pasarlo bien y ya nos mostrarás el resultado, buena suerte y buena caza.

  2. Luis, el problema es que si tienes un 70mm y las águilas están a demasiada distancia, da igual el ojo que tengas, conseguirás fotos con vistas generales. Lo puedes suplir comprando un objetivo variable y barato que llegue hasta 400mm pero cuando ves las fotos hechas con un vidrio y con el otro, la diferencia es abismal. En lo que sí que tienes razón es en lo del ojo y ahí yo soy medio bizco porque tengo que tirar diez mil para conseguir una buena.

  3. Lo del ojo lo decía en general, para este tipo de fotos se necesitan lentes como esta, un “lanzamisiles” o casi por el tamaño.

    Bueno si tu necesitas diez mil para una buena, yo ni se sabe. Lo bueno es que los PRO también necesitan un porrón para una buena, o igual es que nos exigimos mucho. El otro día estube en la exposición de un fotográfo hipermega famoso, y si bien es cierto que había unas cuantas geniales, luego había un buen montón “normales”, vamos fotos que podemos hacer cualquiera de nosotros, pero que a veces ni nosotros mismos las consideraríamos buenas, pero claro si lo hace un mega famoso ….

Comentarios cerrados.